[AUDIO]¿Vendrá la 1ª Guerra Mundial del Siglo 21?

Parte 1

Parte 2

El pasado viernes 1º de agosto se cumplieron 100 años del estallido de la 1ª Guerra Mundial. Los países de Europa llevaban ya un año lanzándose acusaciones unos a otros, todos se declaraban víctimas inocentes y todos le echaban la culpa a los demás de la creciente beligerancia amenazadora.

El 28 de junio, un terrorista serbio mató a balazos al archiduque Francisco Fernando, de Austria, provocando una reacción de acusaciones histéricas comparables a las de ahora por el derribamiento del avión de pasajeros sobre Ucrania.

Pasaron todavía 31 días más, y el jefe de Estado de Alemania, el Kaiser Guillermo II, le declaró la guerra a Rusia. Había comenzado la Primera Guerra mundial.

Cientos de miles de hombres perecieron en una guerra tan inútil como vacía de sentido. Una guerra que resultaba de seguir la inercia de los errores rancios, sin que a nadie se le ocurriera una alternativa pacífica, una alternativa inteligente.

 

 

Hay muchos que ya comparan la destrucción del avión malayo de pasajeros derribado en Ucrania, con el asesinato del archiduque Francisco Fernando. Un hecho generado para hacer estallar una guerra.

Pues bien, en este mismo 1º de agosto, aniversario de la Primera Guerra Mundial del Siglo 20, Estados Unidos y Europa impusieron un nuevo paquete de sanciones contra Rusia, a la vez que, en secreto y a escondidas, acordaban enviar armamento ultramoderno y muchos millones de dólares más, para que el gobierno de Kiev termine de masacrar a los porfiados rebeldes pro rusos del este Ucraniano, y de pasada también a sus familias.

Y mire qué casualidad, fíjese que mañana 4 de agosto, es también un cumpleaños sangriento. Se cumplen 50 años de la repugnante patraña del llamado “Incidente de Tonkín” urdida por el presidente demócrata de Estados Unidos, Lyndon Johnson, acusando a los guardacostas de Vietnam se haber atacado brutalmente a una embarcación de la marina de los Estados Unidos.

Se trataba de una mentira, una calumnia de Estados Unidos, para lanzar la Guerra de Vietnam, que mandó a 500 mil soldados estadounidenses, de los cuales más de 80 mil perecieron y más de cien mil resultaron lisiados en sus cuerpos y en sus almas.

Cuando se supo la verdad de esa mentira, muchos ex combatientes lloraron de rabia y de vergüenza.

 

 

La verdad parece ser que ya los investigadores han reunido evidencias que a apuntan que el avión de Malaysia Airlines no fue derribado por ningún misil disparado desde tierra, sino por uno disparado desde un avión de combate, que en este caso sólo podría haber sido uno de los dos Sukoy 25 de la fuerza aérea de Ucrania que, como se ha reconocido, comenzaron a escoltar al avión de pasajeros en una maniobra inexplicable.

Tampoco se ha mencionado ni por asomo que en los momentos en que el avión fue derribado, a sólo 40 kilómetros de distancia, sobre el Mar Negro, toda una flotilla de buques de guerra de la OTAN estaba realizando maniobras que incluía hacer el barrido con sus radares, sobre todo el espacio aéreo de Ucrania, incluyendo Crimea y el sur de Rusia.

Es del todo inexplicable que en ninguno de los registros de esos potentes radares haya quedado grabada la tragedia y las imágenes tanto previas como inmediatamente posteriores a ella.

En realidad muchos importantes periódicos europeos, incluyendo, por ejemplo, el diario británico The Guardian, ya no disimulan sus sospechas de que una vez más se esté falsificando un casus belli, una justificación de guerra en forma intencionada.

El envío de armamento de altísima potencia al ejército ucraniano, para aniquilar a los rebeldes pro rusos, ciertamente fue considerado por Rusia como una hipocresía traicionera, y por supuesto provocó de inmediato un reforzamiento de las fuerzas militares rusas en la región fronteriza de Ucrania.

Si se materializa la ya detectada táctica de Ucrania y Estados Unidos, de lanzar una arremetida muy intensa para copar toda la franja de territorio entre la zona de Dansk y la frontera, los rebeldes quedarían encerrados donde no podrían recibir ninguna ayuda ni oponer resistencia a la demolición con misiles y bombardeos aéreos.

 

Según las propuestas del gobierno británico, sumadas a los proyectos de ley de los halcones belicistas del congreso en Washington, la OTAN debería rápidamente hacerse presente con tropas en Ucrania y, además mantener guarniciones en pie de guerra en todas las regiones próximas a Rusia.

Y detrás de esas maniobras inocultablemente amenazantes, está la certeza de que una base de la OTAN en Ucrania puede incluir obviamente misiles con ojivas nucleares que podrían llegar hasta Moscú en no más de 10 minutos.

Según lo detectado por la Inteligencia de Rusia y sus aliados, el plan de Estados Unidos contempla lanzar un ataque súbito y demoledor con misiles nucleares, y que todo el aparataje de cortina antimisiles tiene por objeto impedir o debilitar la capacidad de Rusia de lanzar un contraataque nuclear.

Los rusos ya lo saben, y no dejan que nadie sepa cómo se han preparado para aquella apocalíptica coyuntura. Es posible, de hecho, que una respuesta nuclear se produzca antes de que lleguen los misiles norteamericanos… y una vez más, la muerte se Sansón será también la muerte de los filisteos.

 

Y eso no lo saben solamente los rusos. Por supuesto lo saben también los chinos y sus aliados, y lo saben los europeos que ciertamente se llevarían lejos la peor parte. Ya es bien sabido que las cortinas antimisiles tienen una efectividad de no más del 38% de intercepción de misiles enemigos.

¿Se da cuenta Ud. de lo que pasaría sobre Europa, si Rusia lanzara andanadas de misiles hipersónicos, con trayectoria variable y con cabezas múltiples, aunque al principio no llevaran bombas atómicas?

No obstante las declaraciones belicistas más estridentes, éstas siguen estrellándose contra la parsimonia que encabezan dos gobiernos. El de Alemania y el de Italia, que rechazan categóricamente la intervención de la OTAN y la concentración de tropas y misiles amenazantes apuntando a Rusia.

Aunque parecieran sumarse a la retórica de Estados Unidos, llegado el momento ellos paran bruscamente las acciones que llevan a las llamadas “líneas rojas”, que es donde comienzan las batallas.

Algunos analistas occidentales consideran que China quizás no participaría en una guerra apoyando a Rusia, y que más bien esperaría su oportunidad de apoderarse de los riquísimos y vastos territorios de Siberia.

Pero ese análisis resulta harto ingenuo, si vemos que, en otros términos todavía, China también está siendo rodeada por un círculo amenazante.

China cuenta con el poderoso aporte de tecnología militar de Rusia, y tiene perfectamente claro que los intereses sobre la inmensidad del Asia pueden ser compartidos no sólo con Rusia, sino que también con los otros socios incluyendo la India e Irán.

En realidad, tanto la China como Rusia han hecho esfuerzos inmensos refrenando con paciencia las arremetidas desde Europa. Ni Moscú ni Beijing quieren una ruptura que, pasado cierto límite, puede volverse irremediable.

Y eso lo saben muchos gobiernos europeos, especialmente Alemania e Italia. Una enorme integración entre China y Europa, pasando a través de Moscú, es en realidad el premio más codiciado, el premio más rico, no sólo para una Europa que sigue sin poder salir de su crisis económica, sino también para China y Rusia que no están en crisis.

Así, si en Ucrania Estados Unidos y sus socios belicistas llegaran hasta el límite de lo tolerable, es absolutamente posible que Europa pueda negarse a entrar a la guerra.

 

Ya antes, la prensa especializada de Estados Unidos, Europa y Asia, había advertido que la política económica de Estados Unidos no sólo estaba fracasando en superar la crisis, sino que, peor aún, estaba creando las condiciones para que se desate una nueva crisis que sería aún peor.

Esta semana fue desastrosa para la economía norteamericana. De hecho, pese a los anuncios del gobierno sobre el avance en la generación de empleos, esta fue calificada como la peor semana de Wall Street en varios años. Otros economistas han desestimados las cifras de desempleo entregadas por el gobierno, y afirman que en realidad hay un 18 por ciento de cesantes, además de un 12 por ciento de personas que tienen trabajo pero que están sub-empleadas.

Ya la multa multibillonaria al gran banco francés BNP Paribras había provocado alarma por la prepotencia de las autoridades estadounidenses para castigar la desobediencia a sus disposiciones legales, sobre todo en el campo financiero y la aplicación de sanciones políticas del gobierno sobre la economía de otros países.

Pues bien, ahora el fallo en Nueva York del juez federal Thomas Griesa, contra Argentina, provocó una reacción generalizada, tanto de Europa como de Asia y América Latina, donde se acusa a Estados Unidos de imponer castigos y veredictos discrecionales, poniendo las leyes y procedimientos de Estados Unidos por encima de las leyes de los demás países.

De hecho, Argentina había llegado a acuerdo con más del 95% de sus acreedores, y había hecho la transferencia de fondos acordada con ellos para saldar la deuda contraída por Argentina durante los gobiernos derechistas de Carlos Menem y Fernando de la Rúa.

Sin embargo el juez Griesa ordenó congelar los pagos hechos por Argentina y retenerlos hasta que se pague también lo que está exigiendo el 4 y medio por ciento de los acreedores, de los llamados Fondos Buitre.

Argentina buscó una solución negociada, pero los acreedores buitre exigieron el pago de intereses gigantescos, superiores al mil % del capital adeudado. Algunos bancos y economistas de la derecha argentina plantearon que el gobierno de Cristina Fernández podría respaldar los créditos para cubrir las exigencias de los fondos buitre… y para ello, fíjese Ud., proponían echarle mano a los fondos de retiro de los trabajadores, reunidos en la AFP estatal.

¡Por supuesto la presidente Fernández los mandó a freír monos a otra parte!

 

 

Así, el jueves Argentina fue calificada como país en Default técnico, por la calificadora Morgan Stanley, lo que supuestamente deja al país transandino sin acceso a créditos financieros en Estados Unidos. Argentina rechazó esa calificación aduciendo que ya efectuó los pagos, o sea, no está en default, y que fue un juez neoyorkino el que ha impedido que se concrete que ese dinero llegue a manos de los acreedores, provocando así graves perjuicios tanto a los acreedores como al gobierno.

Pero, más grave que ello, dos versiones circularon apuntando al sistema mismo financiero norteamericano. Una de las versiones es la sospecha, fíjese Ud., de que el juez Griesa habría dejado filtrar información privilegiada sobre la negociación con Argentina, permitiendo, entre otras cosas, que los acreedores contrataran enormes seguros contra riesgo de default.

Así, al producirse la calificación de Default técnico, los fondos buitre quedaron en condición de cobrar a las compañías de seguros, las primas multimillonarias que habían contratado. O sea, un negocio más que turbio y basado en la filtración de información privilegiada, eso configuraría algo muy próximo a la complicidad, por parte del magistrado.

La otra fue el contenido de una carta dirigida al Senado de Estados Unidos, que suscribieron más de cien economistas de muy alto prestigio, incluyendo a tres premios Nobel.

En esa carta señalan que conductas como la del juez Griesa con Argentina, aunque no aparezcan como violando las leyes, tienen efectos desastrosos tanto económicos como políticos. Más aún, los economistas advierten que si no se corrigen estos procedimientos, fíjese Ud., la gran mayoría de los países del mundo van a abandonar a Nueva York como centro de operaciones financieras, buscando otras sedes, probablemente en Bruselas o en Shanghai.

Es decir, un golpe demoledor tanto para el control financiero de Estados Unidos, como para la mantención del dólar como divisa internacional.

 

Los países del Brics y la casi totalidad de los gobiernos latinoamericanos ya están apoyando la búsqueda de alternativas en el manejo de las finanzas y la economía. Ya se sabe que, en el hecho, la economía de mercado, la economía neoliberal, ha muerto. Fue reemplazada ya por una economía totalmente sometida a la planificación política y estratégica de los gobiernos en íntima colaboración con las grandes empresas transnacionales.

De hecho, en un comentario de la Deustche Welle, se afirma que la política está completamente por encima de la economía. Oiga, esa es una afirmación que podría haber hecho el propio líder soviético José Stalin.

En todo caso, en una economía alterada y dirigida geopolíticamente, la riqueza en dólares casi no tiene peso. Si se produce el acercamiento a la guerra que parecen anhelar los halcones occidentales, el valor del dinero va a depender de referentes militares. Y, si se llega a una guerra finalmente, el valor del dinero será aquel que fijen los vencedores

Al igual que, según se dice, Rusia ya no tiene espacio de maniobra ante la presión de Occidente, tampoco a Estados Unidos le va quedando espacio de maniobra. En América Latina, ya Estados Unidos y sus socios están mostrando su furia y su desesperación.

En Nicaragua, la construcción del nuevo canal interoceánico que desplazará al Canal de Panamá, implica que Estados Unidos pierde su influencia cediéndosela a China y Rusia, que además tendrán a su cargo la defensa del Canal, posiblemente con bases militares también.

Pues bien ya el 21 de julio pasado, ahí en Nicaragua surgió un grupo terrorista basado en las guerrillas de la contra que financiaba Estados Unidos. Y una brigada de estos terroristas atacó a balazos dos buses de simpatizantes del gobierno del socialista Daniel Ortega que volvían de celebrar el derrocamiento del tirano Anastasio Somoza.

En el asalto, dieron muerte a 5 personas y dejaron malheridas a varias más. Al retirarse anunciaron que las guerrillas anticomunistas de la Contra habían regresado.

Igualmente, el 26 de julio, Estados Unidos manipuló la detención de un diplomático venezolano en Aruba, el general en retiro Hugo Carvajal, al que Washington quería llevarse a una prisión estadounidense bajo unas vagas “sospechas” de cualquier cosa. El gobierno de Holanda ordenó la inmediata liberación del diplomático, y Estados Unidos tuvo que conformarse con decir que estaba decepcionado de los holandeses.

Y, en Brasil, una arremetida estúpida del Banco Santander en contra de la candidatura de la presidente Dilma Rousseff a la reelección, culminó también en un escándalo en que el Banco tuvo que terminar pidiendo disculpas y anunció que ya había echado afuera a los responsables de una carta de terrorismo bancario en que se afirmaba que la reelección de la presidenta significaría la ruina del país.

 

Es decir, se mostró la existencia de toda una mísera arremetida contra los países latinoamericanos más próximos al Brics y a la renovación del orden internacional.

Y un vez más la arremetida reveló escasa inteligencia y pobre capacidad de manejo. América Latina parece estar encontrando un nuevo rumbo que la aleja de la influencia de Estados Unidos.

Pero nada de lo que se está realizando, nada de lo que se está diseñando y construyendo para un futuro alternativo, nada, puede en estos momentos asegurarnos de que los halcones, los amos de la guerra, fracasen en sus intentos.

Los preparativos para la paz van más despacio que los preparativos para la guerra.

Habrá que ver hasta dónde le durará la paciencia al presidente Vladimir Putin.

Hasta la próxima, amigos. Cuídense. Es necesario. ¡Hay peligro!

 

 

Fuente Imagen: http://www.taringa.net/posts/imagenes/10088402/200-imagenes-fuertes-1ra-guerra-mundial.html

 

+ Crónicas:

 

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Herencia de Judas

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Preguntas en torno al avión derribado en Ucrania

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Rusia y Latinoamérica

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: hacia un verdadero colapso

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: Deseos

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: La actualidad en Irak

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Peligro Creciente

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Comedia Humana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Sindicatos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Europa Senil.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Bisagras de la Historia

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: El Verbo.

Crónica Ruperto Concha: Bomba Demográfica

 

Crónica de Ruperto Concha: El Ojo del Huracán.

 

Crónica de Ruperto Concha: El Colapso del dólar

 

Crónica de Ruperto Concha: Mentiras fáciles

 

La Vergüenza

 

Ucrania y Venezuela

 

 

Destino US post Snowden

 

Planeta agonizante

 

Belicismo

 

“Demografía”

 

Decadencia de los Imperios

 

“Lo que dice la ciencia”

 

“Terrorismo”

 

“El Dinero”

“Corea”

 

“Dinero y Guerra”

 

EEUU: Hacia Un Estado Policial

 

“Papa Francisco I”

 

Hugo Chávez caudillo más allá de lo imposible

 

“Reordenamiento”

 

“Malas Señales”

Ajedrez Mundial

Estas leyendo

[AUDIO]¿Vendrá la 1ª Guerra Mundial del Siglo 21?