El desigual y regresivo sistema tributario chileno y las reformas que solo lo fortalecen

Decir que “Chile es un país en extremo desigual”, no es novedad1. Éste problema, que ha sido denunciado por todos los sectores políticos e institucionales, tanto como en el ámbito local y a nivel internacional, ha sido propuesto, en esta ocasión, como un núcleo central en el programa de gobierno presentado por la Nueva Mayoría, coalición de partidos políticos encabezada por Michelle Bachelet.

El índice Gini2 es un indicador ampliamente aceptado para medir la desigualdad en las sociedades. Según las estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)3nuestro país es el que presenta mayor desigualdad4 entre los 34 países que componen dicho organismo. Para el año 2003 el indicador era 0.52 antes de impuestos y subió a 0.53 después de pagarlos5. Si revisamos el indicador correspondiente al año 2006, verificaremos que dicho índice aumentó hasta 0.58, y en promedio estaría en 0.63 ajustado con los datos del Servicio de Impuestos Internos (SII)6. Ante la evidencia aportada por estos números se puede afirmar que la desigualdad viene aumentando de forma sistemática.

Para enfrentar este problema los gobiernos proponen diferentes iniciativas. Una opción es modificar la estructura de ingresos y/o modificar la distribución (Por ejemplo, en Chile en 1971 se aumentó el sueldo de los trabajadores al doble, lo que impactó en la disminución de la desigualdad), mientras que en los países llamados socialistas lo que se modificó consistió más bien en la estructura de la propiedad, eliminando o disminuyendo la propiedad privada. Esta última medida trae aparejada la igualdad no solo el ingreso sino en patrimonio. En los estados capitalistas que han tenido orientación socialdemócrata lo que se ha utilizado con más frecuencia es la redistribución: bajo la figura de gravar con más impuestos a quienes “tienen más” para repartir a los que “no tienen” vía derechos o bienes sociales. Sin embargo, estas medidas “redistributivas” no siempre tienen un efecto positivo frente al problema estructural de la desigualdad.

En estas líneas analizaremos una parte del sistema tributario en Chile y las medidas más relevantes que están planteadas en el actual, controvertido y criticado proyecto de reforma tributaria impulsada por el ejecutivo. Este proyecto abortado de reforma tributaria en algún momento fue establecido por el actual gobierno chileno como una táctica fundamental para disminuir la desigualdad y recuperar recursos para invertir en los proyectos denominados por la misma institución como “sociales”: Educación, salud, etc.

El sistema tributario Chileno es en extremo regresivo:

Uno de los mecanismos utilizados por los estados para enfrentar el problema de la diferencia en ingresos entre ricos y pobres son los impuestos. Con los impuestos recaudados se financia la burocracia, las FF AA y se establecen algunas garantías sociales como salud, educación, vestuario, transporte, etc.

La noción central de estas políticas consiste en que cuando los impuestos gravan a quienes más tienen y el Estado utiliza esos recursos en bienes sociales se “acorta la brecha”. Un ejemplo para ver el impacto de los impuestos en la disminución de la desigualdad podría ser el de Noruega. Allí el índice Gini pasa del 0.45 antes de impuestos a 0.24 después de pagarlos.

Sin embargo, en Chile desde 1984 la situación tributaria no se encamina en ese sentido, más bien lo hace al contrario; cobra mayores impuestos a quienes menos tienen y libera de impuestos a quienes tienen más.

Chile, Cobrar impuestos a los que menos tienen: IVA

El IVA es el impuesto que se aplica a todos los productos de consumo final7: alimentación, muebles, vestuario, viajes, comunicaciones, etc. Como este impuesto afecta a todos los bienes de consumo, implica que afecta en mayor proporción a quienes gastan todo su ingreso. En ese caso la totalidad de lo percibido está afecta a pagar un 20% en IVA. La diferencia es de quienes tienen el poder de ahorrar, invertir, o gastarlo fuera del país.

En un estudio 8 realizado por el director del Servicio de Impuestos Internos (SII) se plantea que quienes se ubican en el 10% más pobre pagan un 34% de sus ingresos en IVA mientras que los más ricos cancelan solo un 8,17% en relación a sus ingresos9. Si notamos que los sectores con menores ingresos gastan la totalidad de lo percibido en consumo de servicios básicos como alimentación, agua, luz, transporte, comunicaciones, etc., sería lógico pensar que al eliminar el IVA para estos productos, el dinero percibido serviría para adquirir un 20%10 más de ellos.

Ejemplo: El sueldo mínimo hoy es de $225.000 (aumentó un 7.1% en el último reajuste). Para el 2016 llegará a $250.000. Si se eliminara el IVA a los productos básicos, la capacidad de consumo aumentaría en un 20%, lo que equivaldría a una capacidad de gasto de $270.000. Sin embargo, la remoción del IVA no se encuentra en la agenda de discusión, ya que en Chile, del total de recursos que percibe el Estado, un 57.5% corresponde a lo recolectado por IVA 11 .

Chile, Liberar de impuestos a quienes más tienen 1: Global complementario.

En Chile existe un sistema tributario integrado. Esto significa que lo pagado en impuestos por una empresa (impuesto de primera categoría) es descontado de los impuestos que paga el empresario (impuesto global complementario). Para ser precisos los únicos que pagan impuestos en Chile son las personas y no las empresas. El supuesto que opera detrás de esta idea, es que si la empresa paga impuestos es el empresario el que los paga ya que es de su propiedad. Los impuestos que se pagan vienen regidos por una tabla que establece un porcentaje según los ingresos o renta anual12.

La operación de pagar los impuestos puede resumirse entonces de la siguiente manera13: Cada mes la empresa provisiona recursos pagando al Estado por concepto de impuesto de primera categoría hasta completar el 20%14 de sus ganancias. En abril, fin del año contable, TODOS: personas y empresas tienen que declarar lo percibido y lo gastado, eso se llama operación de impuesto a la renta. El empresario antes de retirar las ganancias tiene que pagar los impuestos según corresponda. Supongamos que el empresario gana más de $6.160.000 mensualmente por lo que le corresponde pagar un 40% en el global complementario. Al momento de hacer el cálculo se verifica lo que ya aprovisionó la empresa (20%) y se le resta al 40% que tiene que pagar el Empresario. En síntesis: termina pagando 40%-20% = 20% de sus ingresos.

Veamos un ejemplo concreto: alguien que percibe altos ingresos pero que no es el dueño. Si un trabajador percibe ingresos sobre los $6.160.000 tiene que pagar el 40% de sus ingresos ($2.4 millones). El empresario que gana lo mismo descuenta el 20% por lo que termina pagando $1.2 millones.

La contabilidad de una empresa considera dentro de sus costos el impuesto de primera categoría. Este impuesto se recarga al precio final de su producción (es decir, al precio del producto que usted compra). O sea, el empresario traspasa ese 20% al costo a los consumidores. Es decir, el impuesto de primera categoría lo pagan los consumidores finales, no los empresarios.

Una estructura tributaria integrada de esta forma beneficia a los dueños del capital al descontar el impuesto de primera categoría al global complementario. Se descuentan impuestos a los dueños de las empresas o capitalistas mientras que los trabajadores pagan más impuestos por el IVA sin opciones de omisión.

Como a los empresarios no les basta rebajar los impuestos con el sistema integrado, en Chile para el año 1984 crearon el Fondo de Utilidad Tributaria (FUT)15 que es uno de los mecanismos más ampliamente utilizados para eludir el pago de impuesto por los empresarios16.

Chile, Liberar de impuestos a quienes más tienen 2: Fondo de Utilidad Tributaria (FUT)

El FUT es un registro en un libro contable de activos (dinero, acciones, etc.) que no pagan impuestos. Éste opera sobre las ganancias y exime del pago de impuestos a los activos que no son retirados de la empresa, es decir, aquellos que las empresas dicen “reinvertir”. En Chile lo que se retira de la empresa regularmente es el 30% de las ganancias y en el restante 70% se queda al interior de las empresas en el FUT17. Lo anterior implicaría que los impuestos pagados por los empresarios corresponden solo al 30% de las ganancias.

El discurso del empresariado de que la eliminación del FUT afectará la inversión es complementa falaz porque en realidad lo que afecta son sus ganancias. Es cuestión de hacer el ejercicio para ver qué sucede con FUT o sin éste.

Veamos un ejemplo como ejercicio que se aproxima:

A.- Si no operara el FUT:

Una empresa tiene una utilidad de $1000. Según el impuesto de primera categoría paga un 20%, con lo que le queda $1000 – $ 200 = $800. Ahora, las utilidades las retira el dueño y éste tiene que pagar impuesto global complementario según el tramo de impuestos por nivel de ingreso. Supongamos que se encuentra en el rango que más paga, lo que es un 40%. Dado que opera el sistema integrado la empresa pagó el 20% y el empresario paga la diferencia 20%. Así queda $800 – $200 = $600. Al final del periodo contable el empresario cuenta con $600 para hacer una inversión.

B.- El caso con FUT.

Para el ejemplo con $1000 utilidades, la empresa paga 200 en impuesto de primera categoría y el capitalista retira el 20%18. El 20% que retira son $200 y al pagar el global complementario queda un impuesto $40. De ganancias le quedó $200 – $40 =$160 afuera de la empresa. El resto lo deja en el FUT $800-$200 = $600 los que serían para inversión.

En el ejercicio se formuló de tal forma que la inversión en ambos casos queda en $600. Pero la ganancia del capitalista se ve alterada. En el caso con FUT el empresario paga $240 en impuestos y logra hacer una inversión de $600 quedándole como ganancia para su bolsillo $160. En un caso sin FUT el empresario paga en impuesto $400 y podría hacer una inversión de 600 pero no le quedaría nada para su bolsillo.

Debido al FUT o a la estructura impositiva el empresario logró ganar $160 demás. ¿El problema entonces es de la inversión o de quienes quieren ganan más a costa de los impuestos?

Una estructura tributaria que opera bajo impuestos integrados más el FUT va en directa ayuda a los dueños del capital. Al mismo tiempo se debilita la recaudación del estado lo que evidentemente asienta peores condiciones en la brecha entre ricos y pobres.

Chile, cambios en la propuesta de “reformita” tributaria

Las autoridades chilenas del nuevo gobierno plantearon que el corazón de la propuesta inicial de reforma tributaria es la eliminación del FUT. Hoy debemos decir entonces, que el proyecto de reforma tributaria se ha quedado descorazonado o muerto antes de nacer. El FUT en realidad pasará a llamarse de otra forma pero seguirá operando con modalidades de porcentajes cuya única finalidad es generar confusión en los espectadores de este pacto.

Lo cierto es que los empresarios de nuestro país podrán seguir eludiendo el pago de los impuestos, pues la última propuesta de reforma tributaria plantea que todas las empresas que tengan ventas por UF100.00019 anuales podrán acogerse a una nueva modalidad de FUT.

Hay varios cuestionamientos profundos que nos permiten argumentar el aborto temprano de los ideales distributivos de la Reforma tributaria:

Primero, el discurso gubernamental dice que quienes vendan hasta UF100.000 son de clase media lo que significa que esas personas perciben cerca de 54 millones mensuales20. No es necesario ser expertos en remuneraciones o en ganancia de “microempresas”, sin muchos datos precisos podemos afirmar que es inverosímil decir que la clase media se ubique cerca de ese rango.

Segundo, se coloca el tope de UF100.000 para optar por el FUT. Esto significa que se elimina dicho beneficio para las empresas transnacionales pero se mantiene para el empresario nacional.

Tercero, se establecen dos rangos para que opere el FUT con mecanismos diferentes21. Estos rangos que no tienen argumentación alguna, parecieran ser arbitrarios, como si fueran hechos a la medida de las ventas de la industria del vino o de la pesca nacional, u otra “pujante” industria de algún capitalista nacional.

Cuarto, estas medidas fueron negociadas directamente por el gobierno con los representantes del empresariado nacional y el resultado es claramente seguir beneficiando sus ganancias.

Quinto, en un acto de reconocimiento (casi diríamos culposo) del sistema tributario injusto que se sostiene y profundiza con estas medidas, acordaron disminuir el derecho de deducir como crédito a solo un 65% del impuesto de primera categoría (Ya no el 100%).

Chile, la justicia nuevamente tendrá que esperar…

La pregunta ¿a quiénes se busca beneficiar y defender con esta propuesta de reforma tributaria? La respuesta es evidente: a los capitalistas, a los dueños de las empresas. Ahora el gobierno transforma sus argumentos, abandona la retórica igualitarista que le permitió ganar las elecciones y se repliega en torno a la necesidad de 8.200 millones (que sí conseguiría la reforma tributaria) para la implementación del programa de gobierno en los llamados “derechos sociales”: Educación, salud, etc. ¿La justicia? Eso ya dejó de ser un tema por tratar.

Queremos finalizar el presente artículo planteando que en Chile se utilizan mecanismos legales y se controlan las leyes para perpetuar la injusticia. Los grupos económicos inciden en la opinión pública con discursos armados convenientemente, se manipula con información parcial y errada para construir una supuesta aceptación pública. En realidad se sabe y se entiende muy poco, lo que si queda claro, es que en 24 años de democracia no se ha corregido el modelo y se viene reproduciendo mayor injusticia y desigualdad. Ésta formulación de ley está pasando frente a nuestros ojos para institucionalizar lo injusto: la apropiación de los recursos de todos los chilenos por la minoría empresarial.

1 López, Figueroa y Gutiérrez (2013) “La parte del León”. Formato digital. Recuperado de: http://www.econ.uchile.cl/uploads/publicacion/306018fadb3ac79952bf1395a555a90a86633790.pdf

2 El 0 representaría igualdad total el 1 sería mayor la diferencia: el 1% se lleva todo. Datos recuperados de: http://datos.bancomundial.org/indicador/SI.POV.GINI

3 OCDE Esta compuesta por 34 países cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales.

4 Periódico La tercera 03/2014. Aparece citado en el informe “Going for Growth 2013” OCDE. No se indica página

5 Esto es contrasentido ya que la idea es que los impuestos tendrían que corregir en parte la desigualdad.

6 López, Figueroa y Gutiérrez (2013) en su estudio acerca de la riqueza en chile “La parte…” (0p. cit.) plantean que el dato según la encuesta CASEN seria de 0.55 pero que corregido con los datos del SII, utilizando la metodología de Alvaredo, el indicador sube 8 puntos porcentuales.

7 Todos los productos que al venderlos nos dan boleta.

8 Jorrat, Cantallopts y Sherman (2007) Equidad Tributaria en Chile Un Nuevo Modelo para Evaluar Alternativas de Reforma.

9 Si a los productos de primera necesidad como los alimentos y servicios básicos se les eliminara el IVA se produciría un efecto mayor sobre quienes tienen menos ingresos. Al mismo tiempo se podría aumentar el impuesto a la renta produciendo un efecto redistributivo sobre quienes tienen mayores ingresos.

10 Sería equivalente pensar que el ingreso subiría en un 20% para ser utilizado en servicios básicos.

11 Para el 2013 del total de recursos que percibía el estado el 80% provenían de los impuestos. A su vez 46% de los impuestos proviene del IVA. Fuente de estadísticas: SII. Datos recuperados de: www.sii.cl

12 La tabla con los rangos y porcentajes se encuentra en http://www.sii.cl/pagina/valores/global/igc2014.htm

13 Recuperado de: http://www.sii.cl/portales/inversionistas/imp_chile/impuesto_renta.htm La mayoría de los chilenos no pagan el impuesto global complementario ya que sus ingresos están bajo el segmento que empieza a pagar (desde $550.442). De ahí, según aumentan sus ingresos, van pagando un porcentaje que se incrementa hasta un 40% para quienes ganan más de $6.115.800.

14 Hoy corresponde a un 20% de las ganancias. En la propuesta de reforma este porcentaje subiría al 27%. Acuerdo firmado por NM con RN

15 Recuperado de: http://www.sii.cl/documentos/resoluciones/1991/reso2154.htm

16 Sergio Endress G. Fondo de Utilidad tributable: ¿Inversión o Ilusión fiscal?

17 Ídem pag. 71

18 Lo mínimo exigido por ley a repartir es un 20% de las utilidades y lo regular es que en Chile se reparta un 30% de las utilidades.

19 Acuerdo firmado el 8/7/2014 entre RN y Hacienda. Si se considera la UF a $24.000 sería equivalente a $2.400.000.000

20 Pensando que del total de ventas tienen un 20% es de ganancias daría $54.000.000 mensuales.

21 Deducir de impuestos un un 20% o un 50% optando por sistema parcialmente integrado de lo reinvertido con tope UF4000.

http://www.elclarin.cl/web/opinion/politica/12717-el-desigual-y-regresivo-sistema-tributario-chileno-y-las-reformas-que-solo-lo-fortalecen.html

Estas leyendo

El desigual y regresivo sistema tributario chileno y las reformas que solo lo fortalecen