Estudiantes y profesores marchan exigiendo fin a la precarización laboral y rechazo a la Reforma educacional

Alrededor de 100 profesores y estudiantes de pedagogía marcharon este viernes por las calles de Concepción. La movilización corresponde a un llamado nacional del movimiento docente 50/50, el objetivo de esta acción es exigir una modificación en la distribución horaria del trabajo, es decir, igualar la cantidad de horas destinadas al trabajo en el aula (lectivas) y la cantidad de horas destinadas a la producción y planificación de dichas clases (no lectivas).

 

Lo anterior, se vuelve imprescindible para el trabajo pedagógico, ya que un profesor al servicio de las necesidades de los estudiantes y la comunidad debe poseer tiempo para reflexionar sobre su acción pedagógica, programar y contextualizar su clase y tener instancias en las cuales pueda nutrir sus conocimientos disciplinares y culturales.

 

Recordemos que según el Censo docentes realizado el 2012 el 69% de los profesores realizan labores docentes en un horario fuera de su contrato laboral, estos profesores destinan entre 7 a 20 horas  semanales a dichas labores. La UNESCO en un informe realizado el 2005 concluyó que 42% de los profesores ha sufrido algún tipo de enfermedad sicológica, esto último tiene directa relación con la sobre explotación del trabajador, pues no tiene tiempo suficiente para el esparcimiento y descanso.

 

La movilización nacional responde a la necesidad de exigir al gobierno participación real en las decisiones que se toman en relación a la Reforma educacional, actualmente el ministerio de educación presentó una agenda corta al Colegio de Profesores en la cual se plantean las futuras modificaciones al trabajo docente. Esta respuesta del gobierno plantea en relación a la titularidad docente que enviará un proyecto sustitutivo al que habían enviado anteriormente introduciendo “perfeccionamientos” respodiendo a criterios de antigüedad, mérito y calidad de la educación, los docentes critican los conceptos de merito y calidad, términos ambiguos y que se prestan para ser manipulados al servicio de los empresarios de la educación, como ha sido la tónica estos últimos años; en cuanto al ingreso mínimo docente el gobierno plantea un reajuste del 12, 4%, actualmente el ingreso mínimo es de 12.245 pesos por hora, que se ha mantenido durante años, y la mayoría de los profesores están por sobre este valor, por lo que sería una propuesta insuficiente; asimismo en la propuesta del gobierno se habla de un bono al retiro de alrededor de 21 millones 400 mil pesos, por su parte el Colegio de Profesores exige 30 millones, el gobierno dijo que esta era su última propuesta; en esta misma línea, en relación a la exigencia de terminar con el agobio laboral docente y la intervención en las escuelas, el gobierno solo indica que solicitará a la Superintendencia que fiscalice ciertas condiciones laborales de los profesores; en cuanto a las horas lectivas y no lectivas, los docentes exigen una distribución de 50% y 50%, por su parte el gobierno afirma que se elaborará un proyecto de ley, pero aun no tienen la cifra determinada; Finalmente, en relación a la deuda histórica el proyecto del gobierno no la reconoce.

 

Los docentes manifiestan estar en estado de alerta ante esta arremetida del gobierno, no solo por lo que compete a la educación en el plano laboral, sino que también ante las políticas que siguen sosteniendo el negocio de la educación y espacios educativos autoritarios y que no responden a las necesidades e intereses ni de los estuiantes ni de la comunidad en general.

 

Estas leyendo

Estudiantes y profesores marchan exigiendo fin a la precarización laboral y rechazo a la Reforma educacional