Requiem por Serrat y Sabina

Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina han muerto.

Han muerto sin fallecer, han muerto para los que seguimos cantando “Para la libertad/ sangro, lucho, pervivo”,  para los que creemos que es necesario darle libertad al pueblo palestino, para los que estamos contra el genocidio, cualquier genocidio.

Todos morimos. Al poeta nacional palestino, Mahmud Darwish le falló el corazón en agosto del 2008, después de una vida digna. Pero Serrat y Sabina han muerto porque no tienen corazón. No lo tienen para escuchar el pedido de un pueblo, de un mundo, que no entiende como se prestan a ser cómplices de un Estado asesino. Con eso, toda la dignidad que tenían se acabó.

Mahmud Darwish murió en los Estados Unidos, después de varios años en París y Túnez. No podía volver a su tierra, a su Acre querida, porque estaba invadida. Ya había pasado varios años preso. Sin embargo, todos leen sus poemas y algunos hasta los convierten en canciones como hacía Serrat con las de Machado. Serrat y Sabina, ahora que están muertos, pueden sin embargo viajar por todo el mundo. De hecho pronto estarán en Concepción. Pero ¿vale la pena escuchar a un muerto?

Se les había pedido que no vayan a Israel. Se les había pedido que no apadrinen el nuevo disco de la israelí Noa. Les habían contado que se trata de una fiel defensora del Estado de Israel y sus políticas de normalización de la ocupación.

Pero no sólo eso. Hace ya dos años hay una política de boicot cultural contra Israel. Boicot que agrupa a personas tan importantes como el físico Stephen Hawking, los premios nobel Stephane Hessel, José Saramago y Desmon Tutu, la escritora Naomi Klein, el escritor Eduardo Galeano, el filósofo Slavoj Zizek, la activista Beatriz Gimeno, el cantante Luís Pinilla, la artista Carmen Paris o el poeta y escritor Luís García Montero entre otras personas solidarias y comprometidas.

Hay cantantes que han tomado posición a favor de la vida. Es el caso de Eddie Vedder que en el último concierto de su banda (Pearl Jam) habló claro: “Tenemos tecnología, está en nuestras manos. Pero al mismo tiempo de que algo tan positivo está pasando, al mismo maldito tiempo, no muy lejos, se están lanzando bombas”. 
Y a muchos israelíes les molestó más la última parte y su clara alusión a quienes están matando: “Lo juro por Dios, hay gente ahí afuera que está buscando una razón para matar. Están buscando una razón para cruzar fronteras y tomar tierras que no les pertenecen. Deberían salirse y preocuparse por sus propios asuntos”.

Serrat y Sabina han preferido no tomar posición, hacerse los desentendidos. Entre tomar un cheque y tomar partido parece que resulta más beneficioso tomar el cheque ¿Por cuánto habrá sido? ¡Qué poco vale la vida, la dignidad!

+  Lola Mento

¿A dónde va Europa?

A celebrar todo el mes

Todos los negros tomamos café

Siria y la izquierda culpable

Sobre el Premio Pinochet al humor

[Egipto] Sapo o paloma

Bosnia-Herzegovina: El bebé que movilizó dos pueblos

Ríos Montt y sus pocos minutos

Historia de dos museos

Una raya más del tigre

Papa Francisco: Porque estuviste preso y te vine a delatar

Estas leyendo

Requiem por Serrat y Sabina