En Lota

Benjamín Chau mirando a Lota

El año 2010, en el marco de la realización de mi tesis doctoral, tuve la oportunidad de entrevistar a Benjamín Chau Machuca, Director del Centro Cultural Comunitario Pabellón 83 de Lota. Mi intención era poder comprender el impacto de la reconversión laboral neoliberal en Lota, desde la voz de distintos actores. Por ello, entrevistar al “Chino Chau” era una responsabilidad ineludible de todo aquel que se interesara por la historia de Lota. Quiero compartir un fragmento de esta entrevista, porque creo que su visión crítica del pasado y del presente, nos interpela a la recuperación de la política desde distintos frentes y a cuestionarnos las formas en las cuales construimos comunidad hoy y a derribar los mitos frente a los embates del neoliberalismo.

“Sin lugar a duda, esto de estar aquí en este Centro Cultural, nos lleva y nos obliga, a ir creando redes, me entiende, de ir moviéndonos, de ir haciendo alianzas, en fin. O sea, es que objetivamente el trabajo cultural te obliga, no puedes trabajar de forma aislada. Y en estos cinco años, nos hemos ido ganando espacios, nos hemos legitimado, logramos que este edificio, el años 2009, fuera declarado Monumento Nacional, en la categoría de Monumento Histórico, me entiende. Hemos… y  metemos bulla, metemos bulla. Tratamos de ser a pulga dentro de la oreja”.

“Lo primero, es señalarte que, yo siento que la reconversión es un fraude. O sea, claro, hay que hablar de la palabra reconversión, pero una reconversión en ninguna parte del mundo y menos aquí en Chile, se iba hacer en tres meses.

“A ciencia cierta, ‘y eso lo puedes poner, no hay problema’, de que la reconversión o el cierre, fue la gran estafa para el mundo el mundo minero, para la comunidad de Lota. Fue un robo, una estafa de la Concertación, con Frei a la cabeza. Y en ese sentido, yo no tengo miedo de decírselo al resto. Porque una reconversión en tres, reconvertir a mineros que llevan años, en tres meses, en peluqueros, sastres, en taxistas, eso, en ninguna parte del mundo. O sea, hoy día, se demuestra que en lugares como Francia, Alemania, Inglaterra, hasta el día de hoy están viviendo un período de reconversión, y eso que han cerrado hace cinco, diez o veinte años las minas. Aquí sirvió para que sinvergüenzas vinieran a robar en forma legal. Eso es… y con todas sus letras”.

“Si aquí no hubo reconversión, hubo estafa, hubo engaño, hubo robo. Eso hubo, a los cinco mil y tantos mineros me entiende, de forma directa. Que vinieron a Lota, organismo técnicos ejecutores entre comillas a enseñarles peluquería, porque hubo un momento en que ninguna comuna como esta, como Lota, había tenido tantos peluqueros per cápita. Nunca había tenido tantos sastres. O nunca había tenido tantos empleados para trabajar en el sector de hotelería. O nunca había habido tanto taxista. Entonces, no hubo todo un proceso. No hubo un proceso. Entonces, en este sentido, yo debo reconocer la labor que hizo una persona, que fue designada incluso por el gobierno de Frei, para que hiciera un estudio sobre esta posibilidad de reconversión, cuando se veía el peligro de cierre, que fue don Ricardo Barnechea, que es un profesional que está jubilado, el hizo todo un plan sobre como potenciar, porque es todo un proceso la reconversión, don Ricardo, incluso nos planteo a nosotros, tuvimos conversaciones interesantes, escucho a la gente, tenía todo, y no lo escucharon. Y él fue el primero, incluso, siendo militante del partido del Presidente, siendo demócrata cristiano, renuncio, dijo, usted no ha escuchado, porque nosotros teníamos, y esto va a ser un fracaso, y fue así pues.”

“Actualmente Lota es sorprendente. Y es más que una frase, porque hoy día, objetivamente, y ahí me remito a lo que te señalaba anteriormente, es que el neoliberalismo nos carcomió. Y nos carcomió. Y yo creo que sin irme para la casa, nos dejo a todos, nos llevó a una derrota muy grande. Todos los valores con que admirábamos a esta comuna. Que admirábamos de la comunidad lotina, hoy día se ha ido perdiendo el valor de la solidaridad que era tan innato, el valor del compañerismo, del compartir, de lo acogedor, de eso queda muy poco. Hoy día la solidaridad, es la solidaridad interesada. Pero no es la sana. Es cierto que uno encuentra sectores en donde se muere una persona, y donde los vecinos se juntan, hacen la cucha como se dice. Hacen algo, recolectan para llevar la corona, todo eso. Pero antes era mucho más que eso.”

“El problema es que de Lota se hizo un mito. Entonces, porque objetivamente sigue siendo un mito, porque sigue siendo un icono, porque sigue siendo parte de la historia del movimiento obrero, de la “izquierda unida jamás será vencida”, pero que tenemos una UDI que penetra; tenemos unos diputados UDI”

“Entonces, cuando tú me dices, de verdad que está ahí, perdóname que te lo diga, pero yo quisiera tener optimismo, quisiera vislumbrar alguna alternativa positiva para Lota. Y después por otro lado estamos, en diferentes sectores, unos que lloran y lloran, Otros que lo único que hacen es criticar. Pero en el fondo, y qué hacemos nosotros. Qué hacemos para ordenar a los chiquillos; qué hacemos a partir de nuestro Centro Cultural más que entregar talleres, entregar algunos elementos para que ocupen su tiempo libre. Cómo ayudamos a tomar un mínimo de conciencia de que la política y la participación es fundamental para cambiar la realidad de Lota”.

Estas leyendo

Benjamín Chau mirando a Lota