In Memoriam: A nuestro compañero Benjamín “Chino” Chau Machuca

El jueves 4 de septiembre falleció Benjamín Chau Machuca, Director del Centro Cultural Comunitario Pabellón 83 de Lota, activo colaborador de nuestro periódico, hombre de la cultura, la educación popular, el patrimonio, las comunicaciones, la memoria histórica, la ecología, y los derechos humanos y sociales en nuestra región.

Influenciado por la doctrina social de la iglesia, a los 13 años Benjamín ya se involucra en campamentos y tomas de terreno en su Santiago natal. Fue así que, en el contexto de transformaciones sociales que vivía el país, forma parte de un grupo de jóvenes pobladores de vanguardia, que más tarde desembocarían en el Movimiento de Pobladores Revolucionarios (MPR). En este proceso, a muy temprana edad, Benjamín ingresa al MIR, donde es asignado en un grupo de “tareas especiales”; cumpliendo esas tareas lo sorprende el golpe militar de septiembre de 1973.

Como tantos otros miristas, Benjamín se dedica organizar la resistencia popular a la dictadura. Cercada por la DINA la estructura donde el “Chino” milita sufre un duro golpe represivo; su jefe cae detenido, también él es capturado cubriendo un punto de contacto en la calle Esmeralda en Santiago; ambos compañeros son conducidos por los agentes de la DINA hasta el centro clandestino de detención y torturas Villa Grimaldi. Allí, producto de las crueles torturas, su jefe, el encargado de la estructura muere en los propios brazos de Benjamín. Un joven “Chino” Chau comienza así su propio calvario; resiste los tormentos para evitar que el golpe represivo se ampliara al resto de sus compañeros de organización. Luego, junto a otros prisioneros, es trasladado por diferentes campos de tortura y exterminio de la dictadura con la incertidumbre de tortura y muerte sobre sus cabezas: Tres Álamos fue uno de estos destinos inciertos. Luego vino el campo de concentración de Puchuncaví donde fue parte de la histórica huelga de hambre que protagonizaron los presos políticos de este campo en 1975, la primera de este tipo en dictadura, ante la noticia del asesinato de 119 militantes del MIR en la denominada Operación Colombo ejecutada por la dictadura.

Tras su puesta en libertad el “Chino” Benjamín llega a nuestra región, de la mano de su amigo el sacerdote Enrique Moreno Laval. A fines de los 70 retoma su puesto en la lucha anti dictatorial, asumiendo tareas en el frente cultural (creador y fundador de la Casa Azul en Medio Camino) y en paralelo, realiza un trabajo en el Departamento de Comunicación Social del Arzobispado de Concepción (DEARCOS), desde donde se desarrollaron los primeros programas radiales de denuncia contra el régimen. Desempeñando estas funciones vivirá un segundo hecho que marcará su vida: la inmolación de Sebastián Acevedo el 11 de noviembre de 1983. Benjamín estuvo junto a él, antes y después de los hechos. La transmisión de esa noticia por DEARCOS, retransmitida al país por las radios opositoras, impacto a todo Chile. De esos años son también los vínculos con el mundo sindical opositor a la dictadura, de ahí surge su amistad con Jorge Matute, a quien acompañaría cada sábado exigiendo justicia ante el asesinato y desaparición de su hijo Coke.

La matanza de la Vega Monumental en 1984 será otro hecho que le marcará. Develar el montaje que cubría los crímenes fue parte de sus ocupaciones, así como rescatar a los compañeros del MIR que sobrevivieron a la masacre orquestada por la CNI, entre los que se encontraban personas de su círculo más cercano.

En 1985 Benjamín se ve obligado a salir del país, exiliándose en Suiza. En los 90 retorna a Chile, llega nuevamente a Concepción, se involucra en el trabajo cultural y de rescate patrimonial en Lota como director del Pabellón 83. Más adelante, junto a sus ex compañeros del MIR fue parte de la creación de una serie de iniciativas, entre estas la Sociedad Mutualista Bautista Van Schouwen.

Lota entera se volcó a su despedida, en un homenaje que se le brindó en el Pabellón 83 el día viernes 5 recién pasado. La comunidad reconocía en él una figura preponderante en el rescate del patrimonio material e inmaterial de la ex comuna minera. Las sucesivas declaratorias que convierten a Lota en la comuna con mayor cantidad de monumentos nacionales en Chile, se deben en gran parte a la labor de Benjamín y del Centro Cultural.

En sus funerales se pudo ver un enorme abanico de personas que da cuenta de la significación y trascendencia que había logrado su labor y su incansable lucha por construir una sociedad mejor; pero también da cuenta de los afectos que el “Chino” había sembrado y generado en la amplia comunidad penquista.

Estas leyendo

In Memoriam: A nuestro compañero Benjamín “Chino” Chau Machuca