La lista del Schindler chileno y sus nexos con Concepción

El pasado jueves 28 de agosto se efectuó en la casa del arte de la Universidad de Concepción el lanzamiento del libro “La lista del Schindler chileno”, del destacado periodista Manuel Salazar Salvo quien trabajó junto a Ascanio Cavallo y Oscar Sepúlveda en “La Historia oculta del régimen militar”, uno de los libros de investigación periodística más vendidos en la historia de Chile. Salazar es autor, además, de varios libros, entre los cuales se cuentan “Roberto Thieme, El Rebelde de Patria y Libertad” y Guzmán: Quién, Cómo, Por qué. Sus últimos dos libros, fueron “Las letras del horror”, dos tomos que narran la historia de la DINA y la CNI, respectivamente y actualmente trabaja en una investigación sobre detenidos desaparecidos del año 1976.

Salazar no deja de sorprenderse por el éxito y el interés que ha causado el lanzamiento de su libro “La lista del Schindler chileno” y el lanzamiento en Concepción no fue la excepción, la casa del arte se repletó quedando muchos asistentes de pie.

Extrañamente en esta presentación del libro, los presentadores: Bernado Castro, Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Concepción, Ex-Director de la Vicaría de la Solidaridad en Concepción y Maillay Brito, periodista de la Universidad de Concepción, quien ocupara cargos de enlace con la dirección del PC en los años más oscuros de la dictadura, pasaron a segundo plano. El propio autor Manuel Salazar pasó a segundo plano, ante la potencia del testimonio, no solo de Jorge Schindler Etchegaray, lebulence y antiguo funcionario de la Empresa Nacional del Carbón (ENACAR), sino además por la del público, donde habían muchos de los sobrevivientes de esta historia, partiendo por el socio de Schindler en esta empresa, el químico farmacéutico penquista Roberto Ríos.

Por esto la presentación se adentró hasta antes del golpe militar y recreó la lucha contra el desabastecimiento y por la entrega de medicamentos en la ex zona del carbón y sectores populares como Barrio Norte, durante los años de la Unidad Popular.

Schildler y Rios ya se conocían desde Concepción, sin embargo el golpe los encontró en la capital, trabajando en el comité farmacéutico de la CORFO, ciudad hasta la cual llegaron muchos compañeros de Concepción y la ex zona del carbón, tratando escapar de las garras de la dictadura. Fue en este contexto que las farmacias se transformaron en una red de protección, de sobreviviencia y también de resistencia. En ese contexto surgieron relatos vivenciales tan duros como los del ex dirigente del carbón Manuel Rodríguez Montenegro, quien salvo de ser fusilado junto a sus compañeros de la dirección del Partido Comunista de Lota y a quien encontraron en Santiago, sobreviviendo bajo uno de los puentes del río Mapocho. Casos muy similares fueron los de otros dirigentes del carbón como Julián Valdez, secretario político del PC, Rolando Campos ex dirigente de la Federación Minera, Omar Sanhueza del sindicato minero-industrial de Lota, Carlos Pozo Olivares, también dirigente de la Federación Minera de Chile.

Si bien la red protegió fundamentalmente a militantes del Partido Comunista, también lo hizo con otros militantes de izquierda perseguidos, de hecho el propio Roberto Ríos, en esos años militante del MAPU, es hermano de Arnoldo Ríos, militante del MIR asesinado por militantes comunistas en la Universidad de Concepción el año 1970 y velado coincidentemente en la misma casa del Arte de la UdeC donde se realizó este lanzamiento.

A la primera farmacia en Santiago (Villa México), vinieron rápidamente las Farmacias de Urgencia en Concepción, la de O Higgins con Colo Colo y la de Freire con Rengo. Un reconocimiento realizó Schildler al farmacéutico Juan Zurita, dueño de farmacia en Coronel y Lota, hombre sin ligazón política a la izquierda, quien colaboró con medicamentos para la instalación de esta Red de Farmacias.

En entrevista previa al lanzamiento en Radio Bio Bio de Concepción, Schindler señaló que nunca pensó en huir y manifestó una postura critica hacia quienes se autoexiliaban: “veía en forma muy concreta que se estaba arrancando del país, y eludiendo sus responsabilidades, salvo contadas excepciones, y eso fue lo que hizo quedarnos aquí y asumir la responsabilidad de quedarnos en el país, sabiendo los riesgos…la palabra héroes se la dedico a los verdaderos protagonistas de esto, ellos son los héroes”.

Una historia que reivindica a un sector de la militancia comunista que se quedó en Chile, ya que estas redes de farmacias fueron a su vez las bases para reconstitución de este partido en el interior de Chile, para sumarse posteriormente a las protestas contra la dictadura militar. Fue precisamente en ese momento de inicios de las protestas 1979-1980 que los organismos de seguridad de la dictadura detectan están redes y destruyen la red de protección existente.

Fotos:

1.- Schindler y Ríos

2.- Presentadores y Grupos Golondrinos, donde se encuentran 2 hijos de un sobreviviente de la Lista

3.- El público llenaba el espacio, media hora antes del inicio de la actividad.

4.- Parte de los sobrevivientes de la Red en Concepción

5.- Imagen del libro

Estas leyendo

La lista del Schindler chileno y sus nexos con Concepción