En Tomé

Se destraba conflicto con transportistas en Tomé con fuertes críticas a la Alcaldesa Ivonne Rivas.

Tras el anunció de los empresarios del transporte de Tomé de que subirían los pasajes a $900, el conjunto de la comunidad tomecina cuestionó severamente el actuar de lo que denominan la “mafia del transporte”. El costo del pasaje a Tomé es uno de los más caros de la región y tras reuniones entre el Diputado DC Marcelo Chávez, la alcaldesa DC Ivonne Rivas, la intendencia y los empresarios buseros, el pasaje quedó en $850 a Tomé y $1000 a Dichato.

 

La movilización contra el alza de pasajes en la comuna de Tomé ya es algo habitual. Esta vez, hubo pequeños indicios de reactivación de la comunidad que incluyeron la irrupción de estudiantes en el Concejo municipal exigiendo que bajaran el pasaje a los estudiantes y el apedreo de un local de buses. Y ante el nefasto anunció resurgió la eterna promesa a los tomecinos por parte de distintos gobiernos de licitar el transporte hacia la comuna.

 

Son tan solo 30 km desde Concepción hacia Tomé y la comuna, que vive una severa crisis económica debido al cierre de industrias, cuenta con una de las tarifas más caras de la región. Los reclamos de los tomecinos señalan que ha habido obras públicas que han beneficiado al empresariado -como la costanera, calles nuevas y el trayecto desde Lirquén a Qubrada Honda- no obstante no se han bajado los pasajes. Por lo mismo el alza pareció, nuevamente, un descaro.

Hoy estas críticas apuntaron también a la clase política, en específico al parlamentario Marcelo Chávez y a la Alcaldesa Ivonne Rivas, ambos democratacristianos, por haber intervenido por los empresarios frente al SEREMI de transporte y buscar beneficios para ellos, cuando la mayor parte de la comunidad tomecina no quiere más este sistema de transporte y exige hace años licitarlo. Es decir, se les acusa de haber intervenido en favor de la mafia del transporte.

“Cuando llegue el verano lo van a subir igual” señaló un transeúnte a Resumen indicando el profundo malestar de los tomecinos con el transporte. A pesar de pertenecer al Gran Concepción, los buses tienen un recorrido “rural” lo que impide una regulación de los precios por parte del gobierno. “No tenemos la facultad legal para impedir un alza de pasajes en Tomé ” señaló el SEREMI de Transportes a la prensa el día de ayer.

 

La colusión entre la clase política y los empresarios del transporte, permite que entre Concepción y Tomé se cobre $850, mientras que el trayecto entre Talcahuano y Hualqui, que es similar  en cantidad de kilómetros, tiene un valor de $470.

 

Estas leyendo

Se destraba conflicto con transportistas en Tomé con fuertes críticas a la Alcaldesa Ivonne Rivas.