[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Latinoamérica se orienta al BRICS frente a la injerencia norteamericana

Parte 1

Parte 2

Si las grandes noticias de esta semana fuesen cartas de una baraja de naipes, y hubiese una gitana leyéndolas para nosotros, pensaríamos que se nos viene encima un vendaval de mala suerte.

En Ucrania se descubren fosas clandestinas con centenares de rebeldes asesinados, mujeres, hombres, niños, a muchos de los cuales los asesinos neonazis les habían cosechado sus órganos internos para venderlos. En realidad, los detalles de estos crímenes neonazis son excesivamente macabros. Incluso más que los degüellos de occidentales por los extremistas islámicos.

Por su parte en el Medio Oriente, la guerra ya está generalizada, y Estados Unidos, así “pa’callao”, le pidió permiso al presidente de Siria, Basher Assad, asegurándole que no habrá ataques contra el ejército leal.

En China, las protestas de Hong Kong, que según la prensa occidental exigen libertad y democracia, en realidad son protestas iguales a las de los indignados de España y los Ocupy de Estados Unidos. Son gente que está enfurecida por la concentración de la riqueza, por los precios disparados de los arriendos, y por la escasa oferta de trabajos bien pagados, sobre todo para los jòvenes.

Sólo como un detalle en sus peticiones, los que protestan han mencionado que rechazan que el gobierno tenga poder de veto sobre algunos candidatos.

Por otra parte, el virus del Ébola aparece un poquito frenado en sus contagios, pero se teme ahora que ese virus mortal se transmita también por el aire. Fuera de eso, los poquísimos contagiados que han salvado con vida, recibieron tratamientos salvajemente caros, en Europa y Estados Unidos. Es decir, la gente común que se contagia, se va a morir nomás, porque la plata no alcanza.

Y aquí, en nuestra América Latina, la semana culminó el viernes, en Caracas, con el asesinato a sangre fría del joven diputado socialista Robert Serra, y su esposa María Herrera, junto al bebé que ella llevaba en su seno.

Pero, en fin, la racha de noticias malas no debe impedirnos ver las noticias buenas, que son pocas pero importantes y fuertes.

 

 

 

Entre las noticias más alentadoras, se cuenta la que está produciéndose en estos momentos en Brasil, donde 148 millones de personas están eligiendo presidente, más 513 diputados y un tercio de los 81 senadores.

Pese a la intensidad de las polémicas durante la campaña, la jornada se ha iniciado sin complicaciones importantes, y, por la aplicación de un sistema de voto electrónico, se espera que los resultados serán conocidos en forma excepcionalmente rápida.

Según las últimas encuestas, la actual presidente, Dilma Rousseff, cuenta con una ventada de 16 puntos por encima de su principal adversaria, la ex comunista Marina Silva, que ahora recibe el apoyo político y financiero de la derecha, y 21% es la ventaja de Dilma Roussef por encima del candidato liberal Aecio Neves.

La mayoría de los analistas políticos brasileros admiten la posibilidad de que la actual presidente sea reelegida en primera vuelta, y que, en caso contrario, vencerá fácilmente en la segunda vuelta el próximo 26 de octubre.

Y, fíjese Ud. la coincidencia, la segunda vuelta brasilera coincidiría con las elecciones generales de Uruguay, donde también se enfrentarán ásperamente la centro izquierda, con su candidato Tabaré Vásquez, frente al derechista Pedro Bordaberry, quien ha jurado realinear al Uruguay en estrecha alianza económica y política con Estados Unidos.

Volviendo a Brasil, el grueso del apoyo a Marina Silva, además de algunos ecologistas, consiste en grupos heterogéneos, sin mayor definición ideológica pero de sectores pobres e impacientes por cambios sociales. Resulta extremadamente improbable que los votos de centro derecha puedan sumarse a esa candidatura.

En cambio, le campaña de Dilma Rousseff llegó a destino en pleno crecimiento, reforzado por el respaldo fuerte y claro del ex presidente Inácio Lula da Silva, que sin duda es la principal y más popular figura política del Brasil.

 

 

Pero la reelección de Dilma Rousseff se perfila como un paso dramáticamente decisivo tanto para Brasil como para toda América Latina. Por un lado, la economía mundial sigue tambaleándose, y en contracción generalizada, Brasil como exitoso miembro del grupo de los Brics, aparece unido y aliado con China, India, Rusia y Sudáfrica, como el polo que a nivel mundial ha obtenido los mejores resultados económicos y sociales.

En estos momentos, Brasil se encuentra en la necesidad de pasar de su primera etapa del llamado “neo desarrollismo”, a una etapa mucho más avanzada de reformas políticas, estructurales y de economía internacional.

Junto a Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, Perú y Uruguay, además de los países caribeños, Brasil está encabezando un proceso de desarrollo regional que se caracteriza por una intensa orientación integracionista.

Y en términos geopolíticos, América Latina aparece como una fuerza resueltamente orientada a una globalización multipolar, no sólo no alineada bajo el predominio de Estados Unidos. Más allá de eso, la propuesta mayoritaria en América Latina incluye una reforma completa de la estructura de las Naciones Unidas, y un reforzamiento del derecho internacional.

En el caso específico de Brasil, los principales líderes de la centroizquierda y de la izquierda, señalan que este segundo período del gobierno de Dilma Rousseff exigirá cambios dramáticos, comenzando por una gran reforma constitucional a través de una Asamblea Constituyente.

En términos de programa de gobierno, el desafío de ahora es, sobre todo, una política ambientalista verdadera, una reforma tributaria apuntada a corregir la distribución de la riqueza y el financiamiento de una vasta política de educación, reforma agraria y vivienda.

Se estima que el nuevo gobierno traerá consigo nuevas y grandes movilizaciones de masas a favor de las reformas, y que posiblemente habrá sectores fuertes de la derecha que se opondrán a ello y procurarán un realineamiento económico y político con Estados Unidos.

Es decir, lo que se inicia es un período en que van a producirse muy fuertes tensiones políticas, en que las manifestaciones populares se harán sentir, y en que el espectro de un golpe de estado podría quizás asomarse de entre las ruinas del pasado…

Pero es también un período en que pueden definirse y abrirse alternativas ante la recesión mundial y la degradación inocultable de nuestra civilización entera.

 

Uno de los más poderosos precedentes para este nuevo gobierno del Brasil, fue el plebiscito popular convocado por la coalición de gobierno, en términos de exigir una reforma profunda al sistema político y judicial, incluyendo la redacción de una nueva Constitución Política de la República del Brasil.

Pese al carácter meramente consultivo de la convocatoria, ese plebiscito popular se realizó entre el 1 y el 7 de setiembre, a pesar de la furibunda oposición de las cúpulas políticas y de las grandes empresas de comunicación, las radios, los periódicos, los canales de televisión.

Se movilizaron 100 mil activistas y dirigentes de base, que organizaron más de 2 mil comités populares. Concurrieron a votar casi 8 millones de brasileros, y el resultado del plebiscito fue de un 97% de votos a favor de convocar a Asamblea Constituyente para la reforma política de la nación.

Básicamente, aquel plebiscito fue un impresionante acontecimiento de educación política a nivel de masas en la base misma de la sociedad brasilera. Se produjo un despertar de la voluntad de participación masiva en las reformas.

Y en muy gran medida, fue por esa renovada movilización de las bases, que Dilma Rousseff pudo sobreponerse a los ataques enconados de sus dos adversarios y por prácticamente la totalidad del conglomerado de los medios de difusión. Ella logró recuperar el apoyo que por momentos parecía haber perdido, y llegó a la meta con una superioridad indiscutible que en estas horas está haciendo vibrar la política mundial.

 

Mientras tanto, en Venezuela, emergen los detalles cada vez más precisos sobre el bestial asesinato del joven diputado socialista Robert Serra, junto a su esposa María Herrera, y al bebé que ya palpitaba en el vientre de su madre.

Informaciones de fuentes castrenses, que por ahora han exigido anonimato, señalan que Robert y María fueron ultimados mediante certeras puñaladas asestadas con técnica de comandos y utilizando un tipo de puñal o yatagán que es característico de los agentes asesinos israelíes y estadounidenses.

No es ningún misterio que hay instructores de los servicios secretos israelíes proporcionando cursos de capacitación no sólo a policías y guardias de seguridad de Estados Unidos, sino también a gobiernos y empresas paramilitares centroamericanas incluyendo a México.

Los asesinos se deslizaron silenciosa y rápidamente a la casa, poco después de las 10 de la noche, y liquidaron primero, silenciosamente, a María, que se encontraba en la planta baja. Luego subieron al segundo piso, donde Robert Serra, quien era abogado y criminalista, estaba estudiando algunos documentos. Al parecer las víctimas no alcanzaron a oponer ni la más mínima resistencia.

Robert Serra, quien fue elegido diputado a los 23 años, era odiado por los sectores más duros de la oposición, sobre todo porque en los foros de televisión, durante la violenta crisis llamada de las Guarimbas, apareció teniendo invariablemente una abrumadora superioridad ante los dirigentes de la oposición.

De hecho, los dirigentes opositores ya no se atrevían a presentarse en los foros de TV en que participaba Robert Serra, que generalmente los dejaba en ridículo.

 

Algunas semanas atrás, el 9 de setiembre, a pleno día, un comando había secuestrado al concejal Nelson González, del partido REDES, simpatizante con el gobierno. A punta de pistola lo metieron en un vehículo. 17 días después, el 26 de setiembre, apareció el cadáver del dirigente presentando el mismo tipo de heridas que el diputado Serra y su esposa, y también evidenciando que la muerte se había producido pocas horas antes.

También a mediados de setiembre, el líder juvenil del Partido Socialista Unido de Venezuela, y ministro de educación, Héctor Rodríguez, sufrió un asalto mientras se encontraba en su casa. En esta ocasión, los atacantes fueron detectados a tiempo y Rodríguez resultó ileso.

En tanto, se daba a conocer por TV una filmación en que el dirigente opositor Lorent Gómez Saleh, prohijado del ex presidente colombiano Alvaro Uribe, aparecía anunciando que están en condiciones de liquidar a por lo menos 20 personeros relacionados con el gobierno. En sus propias palabras, este Lorent Gómez Saleh aparece diciendo “en 48 horas podemos echarnos a 20 muñecos. Pero lo que nos frena es que tengamos que quedarnos escondidos cuando nos volteemos a los 20 muñecos”.

También uno de los principales voceros de la oposición, el periodista Miguel Salazar, publicó en su columna semanal un titular que decía: “Maduro, ya vamos por ti!” y lo firmaba “Guarimbas Octubre Negro”.

Así pues, toda esa ola de atentados y amenazas había comenzado en enero de este año, con el brutal asesinato de la hermosa actriz y reina de belleza Mónica Spart, y de su esposo el estadounidense Thomas Berry, atacados a balazos en una carretera.

En el asalto hirieron de gravedad también a la hijita de ambos. El ataque se produjo luego de que la actriz, que era de gran popularidad, hiciera declaraciones de simpatía con el proceso revolucionario venezolano.

Siete de los hechores fueron capturados y en su poder se hallaron objetos que habían pertenecido a las víctimas.

 

En realidad, en estos momentos América Latina está volviendo a ser campo de batalla entre los movimientos llamados progresistas o revolucionarios, que en general se orientan a un internacionalismo independiente, y los partidos de derecha, controlados por los grandes empresarios y alineados con la política de Washington.

Y en estas circunstancias cobra mucha importancia el paquete de confesiones y justificaciones que últimamente han estado dando los propios protagonistas de los gobiernos de George W. Bush y Barack Obama.

Ya la semana pasada impactó la confesión hecha nada menos que por el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, cuyo hijo fue puesto como jefe de la principal empresa de hidrocarburos de Ucrania. Entrevistado por el Washington Post, Biden admitió que el gobierno de Obama, fìjese usted, había obligado a los gobiernos de Europa a sumarse a las sanciones contra Rusia.

Admitió Biden que los gobiernos europeos se resistían a aplicar sanciones y por el contrario, procuraban reforzar las buenas relaciones con Rusia y buscar una solución amigable sobre la crisis de Ucrania.

Finalmente Washington amenazó con cerrarle a Europa la totalidad del mercado estadounidense, lo que, por supuesto, precipitaría de inmediato a la Unión Europea a un colapso total e instantáneo. Es decir, la política europea anti-rusa, según la confesión de Biden, no es más que fruto de un chantaje.

Y ahora, en seguida, aparecen las confesiones de la propia senadora Hillary Clinton, ex secretaria de estado de Barack Obama, y presuntamente candidata demócrata a la presidencia en las elecciones de 2016.

En su recién publicado libro de batalla “Hard Choices”, decisiones difíciles, la Clinton reconoció que el gobierno de Barack Obama respaldó el golpe de estado contra el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, proporcionó abundante ayuda a los golpistas y se preocupó de asegurarse de que el presidente Zelaya no pudiera retornar al poder, a pesar de que contaba con el respaldo abrumador de los demás países latinoamericanos.

Para cerrarle el paso y liquidar definitivamente el caso del presidente derrocado, la propia Hillary Clinton se encargó de financiar y dar asesoría para producir a toda velocidad la farsa de unas elecciones bajo la férula de los golpistas, y en la cual sólo podían presentarse candidatos de los propios golpistas.

Además de su confesión, la Clinton agrega la mentira de que el golpe era necesario para impedir que el presidente Zelaya se atornillara en el poder haciéndose reelegir. Ella misma sabe que Zelaya simplemente estaba haciendo una consulta popular para una futura reforma a la constitución de su país, y que, fuese cual fuere el resultado de esa consulta, el mismo presidente quedaba impedido de ser candidato presidencial.

 

 

En fin, la presencia activa del Brics en nuestra América, con lo que implica de inversiones sobre todo de China y Rusia, además de la apertura de los mercados asiáticos a nuestras exportaciones, ya está teniendo efectos evidentes.

Por lo pronto, en Argentina, la presidente Cristina Fernández fue la primera gobernante de que logró enfrentar con éxito el poderío de los jueces comerciales de Estados Unidos. Esos mismos jueces que pocas semanas antes habían impuesto multas por más de 10 mil millones de dólares a tres bancos internacionales de primera magnitud.

Argentina se negó a aceptar el fallo del juez norteamericano, el juez Griesa, sobre el pago de las deudas contraídas durante los gobiernos neoliberales de Carlos Menem y Fernando de la Rúa, que se sumaron al endeudamiento que había dejado la dictadura militar.

La presidente argentina llevó el caso ante las Naciones Unidas, obtuvo un respaldo completo de los países del Brics, aseguró la exportación de alimentos a Rusia, reemplazando a los productos europeos, y finalmente obtuvo el respaldo de todos los sectores de su propio país.

Finalmente, el juez Griesa, estadounidense, optó por cambiar de parecer, no le quedaba otra. Se negó a aplicarle alguna multa a la Argentina, y aceptó que el pago se lleve a efecto como Argentina lo deseaba.

Después de eso, los hombres de negocios del gran mundo comenzaron a darse cuenta de que en Latinoamérica está habiendo más fuerza y más claridad de lo que ellos se imaginaban.

 

Así, pues, vienen potentes elecciones en Uruguay y Bolivia. En Paraguay, el gobierno decidió intervenir militarmente en la economía y someter a férreo control el tránsito de mercancías por el río Paraguay.

Sabemos poco de lo que están haciendo nuestros vecinos y aliados naturales, de lo que está pasando en los países hermanos, pero poco a poco eso parece estar cambiando.

Sin embargo sabemos que todo cambio es peligroso, toda transformación tiene un costo en entropía, y ningún progreso es gratuito.

En fin, hasta la próxima, amigos. Cuídense. Es necesario. ¡Hay peligro!

 

Fuente imagen: http://romain-nacionalista.blogspot.com

 

+ Crónicas:

 

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Estampida hacia el barranco.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Ruina Aclara las Ideas.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Experimento fallido.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El rey Midas se murió de hambre.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha. EEUU: Los que siembran vientos cosechan tempestades

[AUDIO]¿Vendrá la 1ª Guerra Mundial del Siglo 21?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Herencia de Judas

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Preguntas en torno al avión derribado en Ucrania

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Rusia y Latinoamérica

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: hacia un verdadero colapso

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: Deseos

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: La actualidad en Irak

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Peligro Creciente

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Comedia Humana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Sindicatos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Europa Senil.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Bisagras de la Historia

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: El Verbo.

Crónica Ruperto Concha: Bomba Demográfica

 

Crónica de Ruperto Concha: El Ojo del Huracán.

 

Crónica de Ruperto Concha: El Colapso del dólar

 

Crónica de Ruperto Concha: Mentiras fáciles

 

La Vergüenza

 

Ucrania y Venezuela

 

 

Destino US post Snowden

 

Planeta agonizante

 

Belicismo

 

“Demografía”

 

Decadencia de los Imperios

 

“Lo que dice la ciencia”

 

“Terrorismo”

 

“El Dinero”

“Corea”

 

“Dinero y Guerra”

 

EEUU: Hacia Un Estado Policial

 

“Papa Francisco I”

 

Hugo Chávez caudillo más allá de lo imposible

 

“Reordenamiento”

 

“Malas Señales”

Ajedrez Mundial

Estas leyendo

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Latinoamérica se orienta al BRICS frente a la injerencia norteamericana