[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Oscuros Secretos

PARTE 1

PARTE 2

Tan emocionante como su alarmista discurso anterior, fue ahora su discurso tranquilizador sobre el virus Ébola. Me refiero a don Barack Obama, por supuesto. El presidente de Estados Unidos se sintió alarmado por el pánico de la gente ante la amenaza de que el virus se expanda por Estados Unidos. Las encuestas mostraban que hasta los más recios vaqueros de Texas andaban aterrorizados. Y eso, por cierto, se expresaría en miles y miles de votos de repudio a su gobierno y al partido Demócrata en las próximas elecciones.

 

Haciendo gala de su mejor elocuencia, señaló que son casi nulas las posibilidades de que el Ébola se expanda en Estados Unidos, y que , por cierto, los nuevos casos que por excepción pudieran producirse, tendrían muy bajo peligro de muerte pues ya el sistema médico de Estados Unidos está listo para enfrentar cualquiera emergencia.

 

De hecho, ya está claro que con los recursos médicos del mundo desarrollado, la mortalidad del Ébola se reduciría a un 30% aproximadamente. O sea, de 10 contagiados, 7 se salvarían.

 

Pero el optimismo presidencial no ha parecido convincente. De partida, ya se supo que la torpeza del manejo de los tres primeros casos abrió la posibilidad de que en estos momentos haya más de cien contagiados de Ébola en Estados Unidos.

 

Y, muchísimo peor que eso, hay un informe que fue difundido el viernes por la publicación Web Government Slaves, en que se denuncia que los enfermos de Ébola y de otros gravísimos contagios virales, son enviados desde todos los puntos de Estados Unidos al hospital Emory, de Atlanta, Georgia, que está bajo control de la Marina de los Estados Unidos.

 

Ese hospital está vinculado a los laboratorios biológicos del Pentágono, y supuestamente es la vanguardia científica para la guerra biológica.

 

Pues bien, de acuerdo a los datos denunciados, ese súper hospital naval, fíjese Ud., descarga los residuos orgánicos de todos los enfermos, hacia un vertedero de reciclado, donde desechos humanos líquidos, sólidos y semi-sólidos son sanitizados siguiendo unas técnicas aprobadas hace ya más de un siglo.

 

 

 

El Servicio de Salud Pública, controlado por la Marina de Estados Unidos, ha asegurado que el recinto hospitalario tiene una seguridad y un aislamiento totales. Pero no se mencionó ninguna seguridad para los aerosoles que se generan durante el tratamiento de las aguas sucias y el fango.

 

Esos detritus quedan en contacto con más de un centenar de virus de diversas clases, incluyendo los filovirus como es el del Ébola. Y tanto el agua reciclada como los residuos en forma de lodo, son distribuidos para regar parques y jardines, incluyendo los de las escuelas, y también como abono incluso para cultivos comerciales de hortalizas. La entrega de esas aguas recicladas es del orden de los 400 mil galones diarios, o sea, alrededor de un millón y medio de litros.

 

El Congreso de Estados Unidos, desde 1912, autorizó el tratamiento de los desechos orgánicos haciendo uso primero de fermentación mediante bacterias y luego por calor, ya que se había determinado que prácticamente la totalidad de los virus y las bacterias peligrosas mueren a temperaturas del orden de los 50 grados Celsius.

 

O sea, según el Hospital Emory, el reciclamiento de aguas, semisólidos y sólidos evacuados en los tratamientos, sería seguro y eliminaría los virus peligrosos. Pero, fíjese usted, ahora la Agencia de Protección Ambiental del gobierno de Estados Unidos, la EPA, emitió ya un informe taxativo, señalando que ese tratamiento de aguas contaminadas, fíjese Ud., no elimina los virus peligrosos.

 

 

 

No se sabe por ahora cómo la Marina de Estados Unidos enfrentará ese abrumador informe de la Protección Ambiental. Pero este caso se suma a las sospechas que han surgido del hecho de que toda la reacción de Estados Unidos ante el Ébola se ha canalizado a través del Pentágono, con un recién nombrado Zar anti-Ébola, al mando de un general, varios coroneles y alrededor de 4000 soldados.

 

Entre los más sórdidos documentos desclasificados de Estados Unidos, se cuentan los referentes a sucesivas series de experimentos, utilización militar de enfermedades y defensa en el caso de que un enemigo utilice ese tipo de armas.

 

Tanto en Estados Unidos como en América Central, los biólogos militares sometieron a centenares de civiles a una situación de conejillos de indias para horrorosos experimentos, incluyendo observar cómo eran destruidos por ciertas enfermedades como la sífilis, por ejemplo.

 

De allí que ganen credibilidad las denuncias formuladas incluso por médicos africanos, en el sentido de que esta cepa del virus Ébola habría sido desarrollada en los laboratorios de guerra biológica que tiene Estados Unidos en sus bases militares de Liberia y Sierra Leona.

 

Una de las más dramáticas denuncias formuladas por profesionales africanos, es que existiría un proyecto para disminuir mediante enfermedades la población del África negra, donde, a pesar de todos los programas de planificación familiar, la tasa de natalidad sigue siendo de 4 hijos por mujer. O sea, cada 10 parejas africanas nacen 40 hijos.

 

Por cierto, ese supuesto plan resulta excesivamente tonto. Actualmente, en África subsahariana, la llamada África negra, cada año mueren 5 millones de personas por enfermedades como SIDA, influenza, diarrea, malaria y desnutrición. Un total cercano a diez millones de muertes por enfermedad.

 

Frente a esas cifras de millones, los 4 mil muertos de Ébola certificados, carecen por completo de incidencia demográfica.

 

Pero, ¿hay algún otro oscuro secreto militar de Estados Unidos, que no ha sido suficientemente bien escondido? ¿Un secreto que habría que proteger con miles de soldados y férreo control territorial?

 

 

 

Por fortuna, las Naciones Unidas tomaron en sus manos gran parte de las acciones realmente médicas en la lucha contra el Ébola. Y entre las novedades alentadoras, se cuenta ahora el proyecto presentado por los médicos cubanos, de contratar a los propios africanos que sobrevivieron a la enfermedad, para que reciban entrenamiento de paramédicos, aprovechando que aquellos que sobreviven al Ébola, quedan inmunizados contra el virus.

 

Hasta ahora, existe el proyecto de contratar a unos 650 sobrevivientes inmunes que pueden sin peligro entrar en contacto y trabajar incluso en los lugares de contagio máximo.

 

¿Por qué la gran prensa mundial no está entregando información tan importante?… En realidad, prevalece el tan conocido contubernio de cúpulas políticas y grandes financieras. Es decir, la fórmula de mantener al público alejado de aquellas informaciones que pudieran conducir hacia el pensamiento crítico, y rebeldía ante la manipulación publicitaria.

 

Según información dada a conocer por el diario británico The Guardian, el gobierno de Estados Unidos mantiene alrededor de 4 millones 500 mil documentos, relevantes para el conocimiento de la realidad, secuestrados en calidad de “información clasificada”. Es decir, datos y hechos que el gobierno mantiene ocultos para la ciudadanía.

 

 

Oiga, 4 millones y medio de información relevantes, y esto sólo durante el gobierno de Barack Obama. 4 millones y medio de elementos de juicio que se le esconden a la gente precisamente en estos momentos de creciente incertidumbre y de peligro cada vez más inocultable.

 

Siempre en el campo de la medicina, se mantiene casi completamente amordazado el hecho de que hay un aumento del 500% de los contagios de enfermedades comunes que ahora son producidas por súper-bacterias resistentes a los antibióticos. O sea, enfermedades que ahora son incurables.

 

Y que en los últimos 25 años no se ha desarrollado ninguna nueva clase de antibiótico… Y que los sistemas de empleo de antibióticos para sanitizar aguas servidas, o para estimular industrias como las salmoneras y las lecherías, finalmente ellas son verdaderas fábricas de súper bacterias y súper-virus capaces de sobrevivir a esos tratamientos.

 

Básicamente, el motivo de aquel secretismo, del ocultamiento de la realidad, tiene por objeto favorecer el lucro de los grandes operadores financieros, fingiendo que hay una normalidad y, sobre todo, que la economía mundial está recobrándose de la crisis de 2008.

 

Y sin embargo, ¿cuál es la realidad? Esta semana, la bolsa de Wall Street, en Nueva York, sufrió un desplome catastrófico que se mantuvo hasta el mismo viernes. La razón básica fueron las noticias privilegiadas sobre la verdadera situación económica mundial, desde el Japón hasta Brasil y desde Moscú hasta Nueva York.

 

En Estados Unidos, la producción fabril cayó a niveles desalentadores, mientras las ventas en el comercio detallista se reducían a pesar de que los precios ya fueron reducidos al mínimo por las tiendas.

 

Según el Fondo Monetario Internacional, la economía mundial no ha logrado recuperarse de la crisis y, más aún, es posible que ya nunca se recobren las expectativas de crecimiento anteriores a la crisis.

 

 

 

Sin embargo, la visión pesimista generalizada abarca únicamente el mundo en que se mantiene el capitalismo a la antigua, irrestricto al gusto neoliberal. Al parecer, siguen cobrando fuerza los economistas disidentes, los que buscan salidas alternativas.

 

De hecho, también causó impacto que el economista francés Jean Tirol haya sido galardonado con el Premio Nobel, precisamente por sus trabajos en sistemas políticos de control sobre empresas de gran envergadura. Aquéllas que en Estados Unidos se consideran “demasiado grandes para dejarlas ir a la quiebra”, y que finalmente reciben de los gobiernos aportes de sumas gigantescas para salvarlas con el dinero de los contribuyentes.

 

El lunes pasado se supo que economistas de los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña habían realizado verdaderos juegos de guerra, escenarios de batalla, simulando situaciones en que determinadas empresas gigantes, sobre todo bancarias, colapsan inesperadamente.

 

En ese juego de guerra económica participaron nada menos que el Ministro de Hacienda de Estados Unidos, Jack Lew, el Canciller de Hacienda británico George Osborne, la presidente de la Reserva Federal Janet Yellen y el Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. La explicación sobre ese simulacro fue simple. La posibilidad de una catástrofe así, es una posibilidad real, y, claro, ellos quieren saber cómo habría que hacerle frente ahora sin cometer los errores que se cometieron anteriormente.

 

También esta semana, Gran Bretaña por primera vez emitió bonos soberanos, es decir, Pagarés de crédito internacional, fíjese Ud., en moneda china. En Renmimbis o yuanes, dejando de lado por completo al dólar como moneda mundial. En el hecho, Gran Bretaña está pidiéndole a China créditos de inversión, de financiamiento, y de comercio. Y ante eso, Estados Unidos debe contentarse con quedarse mirando.

 

 

 

De las cifras desalentadoras de la economía mundial, se ha destacado mucho una supuesta decadencia de la economía china, que, según todos los observadores, este año alcanzaría un crecimiento del 7 por ciento o un poco más. ¡Oiga! Un 7% de crecimiento en la economía más grande del mundo, en momentos en que Estados Unidos hace figuritas tratando de exhibir un crecimiento que no llega al 2%.

 

En realidad, no se puede contemplar el fenómeno que se está produciendo en Asia y con los países del Brics, con la misma vara con que se mide la ya envejecida economía que llegó a ser la fórmula neoliberal.

 

Para comprender el fenómeno que están protagonizando los nuevos colosos, China, la India y Rusia, es necesario atenerse sólo a las cifras netas, sin interpretación ni teoría. La semana pasada, el presidente Barack Obama se refirió despectivamente a la economía de Rusia, afirmando que bajo la conducción de Wladimir Putin, está cayendo en la ruina. “En Rusia no se fabrica nada”, dijo Obama, y agregó que ya no llegan inmigrantes a buscar oportunidades en Rusia, que la expectativa de vida es de sólo 60 años, y que las sanciones económicas tienen a Rusia en una situación casi agónica.

 

Sin duda a Obama le habrá gustado mucho decir todo eso, y quizás él mismo haya creído que todo eso era cierto. Pero tales afirmaciones de Barack Obama no eran más que una sarta de falsedades.

 

El informe, fíjese usted, más reciente del instituto Russia Insider, datado el 15 de este mes, señala que el crecimiento económico ruso ha sido el más rápido de los últimos 5 años, con un aumento del 3,6% en la producción industrial, más de un 11% en aumento de producción agrícola, y un 14% en su comercio internacional, en que ha reemplazado con creces su anterior comercio con Europa y Estados Unidos.

 

Simultáneamente, Rusia ha comenzado a transferir sus reservas en dólares, invirtiéndolas en pagos ventajosos, y reemplazándolas con depósitos en oro y en moneda china, o bien en transacciones en moneda nacional con países como la India e Irán.

 

El último gran desembolso fue de 20 mil millones de dólares hace un mes, canjeados a moneda china. Es decir, Rusia avanza muy velozmente a independizarse por completo de la moneda y de las presiones y de los procedimientos de Estados Unidos.

 

En tanto, la alianza entre China y Rusia contempla enormes inversiones en plantas industriales sobre todo en la región siberiana, a la vez que se asegura no sólo el abastecimiento de materias primas de alto valor, sino también de tecnología de última generación que incluye de armas ultra avanzadas, como los sistemas interceptores S-400, supuestamente superiores a los Patriot de Estados Unidos, y los aviones SU-35, de quinta generación, que ya fueron probados como superiores a los F-35 de Estados Unidos.

 

La entrega del nuevo armamento ruso a China quedará completada antes de mayo del año próximo.

 

Y un último detalle de la falsedad de la información de Barack Obama sobre Rusia. Según él, la expectativa de vida en Rusia sería de 60 años. Pero según la propia documentación de la CIA sobre Rusia, en realidad la expectativa de vida en Rusia es de 70 años y 6 meses.

 

 

En el Oriente Medio, Turquía sigue dejando en ridículo a Estados Unidos. Simplemente ignora las presiones, las amenazas y las súplicas para que se integre a la coalición de guerra contra el Estado Islámico. Ni siquiera ha aceptado que los aviones de Estados Unidos y Europa hagan uso de los puertos aéreos de Turquía para sus acciones de bombardeo.

 

En cambio, aviones y helicópteros turcos atacaron devastadoramente emplazamientos de los separatistas kurdos que sí están combatiendo contra los islamistas.

 

Pero aun más sorprendente es la maniobra de Arabia Saudita, dirigida principalmente contra Estados Unidos y sus esperanzas de riqueza petrolera mediante la extracción por fracking.

 

Supuestamente, Estados Unidos se convertiría de nuevo en gran productor y exportador de petróleo y de gas natural. Pero, con el sistema de fracking, los yacimientos de petróleo y gas tienen un costo de extracción de 80 dólares por barril, o su equivalente en gas. Pues bien, en estos momentos Arabia Saudita y Kuwait bajaron unilateralmente los precios de su petróleo, que en estos momentos ya perdió un 28 por de su valor normal y está por debajo de los 80 dólares críticos. Es decir, ya tiene a las petroleras norteamericanas trabajando a pérdida y en rumbo a la bancarrota.

 

Tanto Arabia saudita como los demás petroleros del golfo, pueden mantenerse incluso con precios más bajos, hasta de 50 dólares por barril, lo que sacaría por completo del mercado a prácticamente todos los demás productores de petróleo del mundo. Pero la maniobra aparece solamente como un recurso furibundo o desesperado, y su efecto más directo puede terminar siendo sólo el fin de los petrodólares. Es decir, el fin del respaldo en petróleo al valor del dólar.

 

 

Como vemos, conocer los hechos netos, saber a tiempo qué es lo que está ocurriendo, no sólo es conveniente. Es asunto imperioso, para saber oportunamente qué es lo que se nos está viniendo encima.

 

Si nos tomamos en serio las palabras del ministro de guerra de Estados Unidos Chuck Hagel, y otros voceros de Washington, Estados Unidos se está preparando para una guerra contra Rusiadentro de un futuro muy cercano, a la vez que realiza ejercicios de guerra con sus aliados asiáticos, en una situación de guerra desatada contra China.

 

Obama, por su parte, afirmó ante las Naciones Unidas que Rusia es la segunda principal amenaza para el mundo. Claro que también afirmó que Estados Unidos es una nación totalmente pacífica. O sea, que las guerras, los derrocamientos y las masacres con drones, son sólo maneras de defender la paz.

 

Según un analista australiano, así como se dice que Afganistán es la tumba de los imperios, podríamos decir que Estados Unidos es el imperio de las tumbas.

 

Es posible que el próximo año de veras estalle la Tercera Guerra Mundial. Esa guerra que, según Albert Einstein, no sabemos con qué armas se luchará.

 

Pero, agrega el sabio Einstein, sí sabemos con qué armas se luchará la guerra que venga después. Se luchará con palos y piedras.

 

 

Es tanto lo que se nos ocultan esos políticos que parecen tenerle terror a la gente, sobre todo a las personas inteligentes. Frente a eso, hay que buscar y encontrar los hechos que son concretos y significativos, más allá de opiniones y teorías.

 

Y hablando de verdades y hechos concretos, tengo que pedirles perdón por haberme equivocado en mi crónica del domingo 12, al mencionar al mal de Chagas como una enfermedad de filovirus. Me equinoqué, debí decir el Mal del Nilo. El de Chagas no es un virus, es un protozoo.

 

Fue gracias a una aclaración de nuestro auditor, don Ricardo Elsner, que me di cuenta de mi metida de pata. ¡Muchas gracias, don Ricardo!

 

Y será hasta la próxima, amigos. Cuídense. Es necesario.¡Hay peligro!

 

Imagen: BBC.COM

CRONICAS ANTERIORES

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: la crisis del Ébola

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Latinoamérica se orienta al BRICS frente a la injerencia norteamericana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Estampida hacia el barranco.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Ruina Aclara las Ideas.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Experimento fallido.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El rey Midas se murió de hambre.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha. EEUU: Los que siembran vientos cosechan tempestades

[AUDIO]¿Vendrá la 1ª Guerra Mundial del Siglo 21?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Herencia de Judas

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Preguntas en torno al avión derribado en Ucrania

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Rusia y Latinoamérica

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: hacia un verdadero colapso

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: Deseos

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: La actualidad en Irak

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Peligro Creciente

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Comedia Humana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Sindicatos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Europa Senil.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Bisagras de la Historia

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: El Verbo.

Crónica Ruperto Concha: Bomba Demográfica

 

Crónica de Ruperto Concha: El Ojo del Huracán.

 

Crónica de Ruperto Concha: El Colapso del dólar

 

Crónica de Ruperto Concha: Mentiras fáciles

 

La Vergüenza

 

Ucrania y Venezuela

 

 

Destino US post Snowden

 

Planeta agonizante

 

Belicismo

 

“Demografía”

 

Decadencia de los Imperios

 

“Lo que dice la ciencia”

 

“Terrorismo”

 

“El Dinero”

“Corea”

 

“Dinero y Guerra”

 

EEUU: Hacia Un Estado Policial

 

“Papa Francisco I”

 

Hugo Chávez caudillo más allá de lo imposible

 

“Reordenamiento”

 

“Malas Señales”

Ajedrez Mundial

Estas leyendo

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Oscuros Secretos