Fallo contra Minera Los Pelambres es “un monumento a la justicia y la verdad”

“Es un fallo de humanidad, de derechos humanos, no solo ambiental”, explica a Semillas de Agua la abogada Sandra Dagnino, representante del pueblo de Caimanes, en referencia al fallo que entregó la Corte Suprema que obliga a Minera Los Pelambres devolver las aguas al cauce natural o demoler el tranque de relaves El Mauro, en el valle del Pupío, región de Coquimbo.

Este fallo es muy importante, pues reconoce lo que es justo y “lo que venimos diciendo hace seis años” en referencia a que efectivamente las aguas subterráneas del Valle del Pupío fueron cortadas por la construcción del Tranque El Mauro, aguas absolutamente fundamentales para abastecer a la población del líquido vital. Además, “este tranque genera daño en la población e impide el escurrimiento de las aguas”, asevera.

La jurista explica con detalle que la Resolución de Calificación Ambiental fue revocada hace seis años atrás, pero un avenimiento entre algunos ex dirigentes, FIMA y Minera Los Pelambres, “le devolvió la vida” al tranque de relaves El Mauro. “Nosotros -explica la abogada- siempre sostuvimos que la construcción del Tranque era una “obra nueva”, y que la obra, por el hecho de estar construyéndose, generaba un daño irreparable a la población. Ese daño se traduce básicamente en el hecho de que al levantarse el muro de contención, se impide el libre escurrimiento de las aguas. Es decir, que se ha cortado del lecho del caudal el 80% de su aporte permanente. Esto porque, las aguas del Estero El Pupío que fluyen, o que fluían por el estero, tienen un origen que es subterráneo en un 80% y un origen en lluvias, y el hecho de que la zona esté dentro de un sector de escasez hídrica, implica que ese 20% de aguas que son el aporte que hacen las lluvias, sea muy poco permanente y  muy poco estable. Luego, la mayor importancia del colchón de agua que hay bajo la tierra que es el que permite que el caudal fluya y que no se pierda en la tierra es el aporte que hacían las aguas subterráneas y que fueron cortadas precisamente por la construcción del tranque”, explica Dagnino.

Pero este miércoles 22 de octubre, el fallo de mayoría 3 a 2, la Corte Suprema de Justicia da la razón a toda la lucha que el pueblo de Caimanes ha sostenido durante estos seis años de resistencia, en que incluso hicieron una huelga de hambre que puso en serio riesgo la vida de los caimaninos. Ahora, desde la Corte Suprema, Minera Los Pelambres debe “devolver el agua a sus causes naturales o demoler el tranque”.“Hoy día eso ha sido reconocido como un daño, ha sido reconocido como una afectación a las garantías constitucionales, y ha sido reconocido como una afectación al medioambiente en su totalidad”, expresa Sandra Dagnino, quien agrega que durante estos seis años de tramitación del fallo “se produjeron todos los efectos negativos que nunca debieron producirse”. Esto porque la autorización ambiental de los organismos sectoriales fue revocada por la Corte de Apelaciones de Santiago, pero esa revocación fue objeto de un avenimiento entre particulares y Minera Los Pelambres, y sin el conocimiento de los vecinos, “le devolvió la vida a una autorización que estaba irremisiblemente viciada”, pues la Corte ya había dicho que esto no podía construirse, y “hoy día que han pasado seis años de aquello, ha quedado claro que la Corte no estaba equivocada. Es decir, todo lo que en aquella oportunidad se dijo que ocurriría, ocurrió, y eso es terrible”, lamenta la abogada, pues los daños son irremediables.

“Nadie puede estar contento con el fallo”

La abogada Sandra Dagnino, espeta que “nadie puede estar contento con este fallo”, pues estos seis años fueron de un “daño irreparable” tanto en el ambiente local como personal, y reitera en que “este fallo es muy importante porque retoma todo lo que se dijo hace seis años en los fallos anteriores”, pero aclara que “ha sido un proceso sumamente doloroso”, porque además en la zona “ha implicado la pérdida de la actividad económica local”.

Por eso manifiesta que “este fallo es un monumento a la justicia y la verdad”, pues “no hay justificación para traspasar a una comunidad”. Además, reflexiona que cualquier actividad debe ser sustentable y debe respetar los derechos. “Ahora estamos a la espera de que Minera Los Pelambres cumpla como cualquier chileno lo haría”.

Parece que “La Minera no entiende que hay una contaminación real que la produce ella y que a estas alturas es impresentable pretender que hay agua donde no la hay, es decir, no es necesario ser perito para asomarse y ver el estero el pupío y ver que está absolutamente seco. Y es impresentable decir que no hay agua por causas naturales cuando toda el agua está dentro del tranque, está ahí, está ahí y no puede fluir precisamente porque está cortada”, asevera Dagnino.

La defensora de Caimanes explica que “cualquier actividad lícita además de generar los beneficios económicos que genera, debe además respetar los derechos fundamentales de las personas, y dentro de esos derechos, el derecho al agua, el derecho a la vida, a la salud y una serie de derechos que a través de esta obra se han visto conculcados respecto de los habitantes de Caimanes”.

Dagnino también explicó el proceso en que Minera Los Pelambres criminalizó la defensa de los abogados acusándolos de asociación ilítica, lo que conllevó a que los abogados defensores de Caimanes, estuviesen obligados a ser representados por otros abogados para poder defender en última instancia a la comunidad. “Frente a eso, lo único que me queda por decir es que es impresentable y es algo que no se puede permitir y es algo que nuestros tribunales vinieron a reparar”. Para Dagnino lo más grave, más allá del costo personal, fue que “a través de esa vía se desmejoró las posibilidades de defensa de una comunidad y eso no se puede permitir”.

Sin embargo, se expresa aliviada cuando asegura que “el triunfo de hoy está amparado por la justicia”.

La espiritualidad de la resistencia

Además, Maricheli y Sebastián Cruz, integrantes de la defensa del agua y la vida en el valle del Huasco, parte activa de la resistencia contra Pascua Lama, dan a conocer sus impresiones sobre la actividad que se realizó en Santiago el sábado 18 de octubre en el centro de yoga, Ananda Marga y apoyar la lucha que dan contra la minera Barrick Gold.

Ambos narran sus vivencia personales y cómo, pese a lo desgastante que es enfrentarse a un gigante como la minera canadiense, saben que con amor y amistad podrán revertir la situación.

Punilla del Viento entra por los sonidos de este Semillas de Agua a contarnos cómo se vive la defensa del territorio también.

Estas leyendo

Fallo contra Minera Los Pelambres es “un monumento a la justicia y la verdad”