Queman alcaldía en protestas por desaparición de 43 estudiantes en México

Centenares de manifestantes que exigen la aparición con vida de decenas de estudiantes de magisterio rural desparecidos desde hace 26 días, quemaron la tarde del miércoles con bombas molotov la alcaldía de Iguala, ciudad del estado mexicano de Guerrero, donde fueron secuestrados.

En esa ciudad rodeada de zonas montañosas e infestada de mafias de narcotraficantes, fue atacado la noche el 26 de septiembre un grupo de unos 80 estudiantes, con saldo de seis muertos 20 heridos y 43 desaparecidos.

Los incidentes en Iguala (200 km al oeste) la tarde del miércoles , sin víctimas hasta ahora, ocurrieron mientras el Procurador General de México, Jesús Murillo, informaba en conferencia de prensa n Ciudad de México, que el alcalde prófugo de Iguala, José Luis Abarca, fue quien ordenó atacar a los estudiantes de una precaria escuela normal rural.

El alcalde buscaba evitar que los jóvenes, quienes habían ocupado tres autobuses, no sabotearan el informe de trabajo de su esposa, quien “es pariente en grado directo de operadores de Guerreros Unidos”, un cartel de narcotraficantes, dijo el Procurador.

El experto en temas de narcotráfico José Reveles, autor de varios libros sobre el tema, afirma -consultado por Nóvosti-, que ese grupo es un fragmento del cartel de los Hermanos Beltrán Leyva, que pelea por la ruta de Iguala.

El último miembro de ese clan, Héctor, apodado El H , fue detenido 5 días después de los ataques, en la ciudad de San Miguel de Allende, en el centro de México.

Policías detenidos del municipio de Iguala, por haber participado en los ataques contra los estudiantes, confesaron que el alcalde Abarca pidió refuerzos al municipio vecino de Cocula para los ataques.

Los policías de ambos municipios atacaron a los estudiantes y detuvieron a los que ahora están desaparecidos.

Los policías entregaron a los detenidos al grupo narcotraficante Guerreros Unidos, que los ha desaparecido, de acuerdo con la reconstrucción oficial de los hechos,a basada en confesiones.

El procurador dijo que el alcalde Abarca, pagaba hasta tres millones de pesos (230 mil dólares) al cartel Guerreros Unidos, y unos 600 mil pesos (unos 45 mil dólares) eran para la pagar la complicidad de la policía municipal de Iguala.

Los investigadores federales han capturados a 52 policías y narcotraficantes, pero la prioridad es “encontrar y castigar a los autores intelectuales” y evitar la infiltración del crimen organizado en Guerrero, dijo el Procurador.

El alto funcionario federal dijo que aún se esperan los análisis de forenses argentinos para determinar si 28 cuerpos encontrados cerca de Iguala son restos de los estudiantes, por que los primeros estudios forenses pueden contener “errores”.

La Conferencia de prensa del Gobernador coincidió con una jornada nacional de protestas en varias capitales de América y Europa, para exigir la aparición de los estudiantes, bajo la consigna “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Dentro y fuera de México crece la presión para que el caso sea resuelto y sean castigados los culpables, entre exhortaciones de EEUU, la ONU, la OEA, la Unión Europea y organismos humanitarios.

Fuente: http://sp.ria.ru/international/20141023/162634694.html

Estas leyendo

Queman alcaldía en protestas por desaparición de 43 estudiantes en México