[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El desolador futuro de los jóvenes

Parte 1

Parte 2

En todo el mundo, desde las súper potencias hasta los paisitos más pobres, los políticos y la prensa están de acuerdo en decir que el eje maestro de toda sociedad nacional o regional, es la llamada Clase Media.

Pero ¿qué es realmente eso que llaman la Clase Media, qué le está ocurriendo ahora a esa Clase Media? Y, sobre todo, qué les espera a los hijos de la Clase Media?

Dejando de lado las antigüedades históricas, el término Clase Media se comenzó a emplear en Gran Bretaña en 1913, a partir de un informe estadístico redactado por el señor TH Stevenson, refiriéndose simplemente al grupo de gente ubicado entre la clase trabajadora, es decir, la clase obrera, y la clase dirigente, es decir, los ricos.

Para la izquierda y el marxismo, la clase media eran los burgueses pobretones, aunque siempre se admitió que los líderes revolucionarios, casi invariablemente, surgían de esa clase media a menudo tan menospreciada.

 

 

 

A lo largo del siglo 20 se perfiló una descripción más o menos generalizada de cómo es la familia de esa clase media. De partida, los miembros activos de clase media tienen educación en un nivel terciario o superior. Tienen títulos técnicos o profesionales, y, en su defecto, exhiben claras calificaciones de otros talentos, principalmente artísticos.

Y, tengan o no una educación avanzada, se consideró que también los políticos en general son gente de clase media, así como los empleados públicos de cierto nivel. Y en eso incluyen a los oficiales de las Fuerzas Armadas y Policía.

También la Clase Media se caracteriza por vivir en determinados vecindarios ya ocupados por otras familias de clase media, lo que implica que son familias que ganan un buen sueldo.

Y, algo muy importante: tienen un estilo de vida, gustos y una manera de hablar y unos modales que los distinguen del grupo más modesto. Y eso trae por corolario que tienen un círculo de amigos y relaciones sociales aprobadas por los estándares de ese grupo social de clase media.

Ya a finales del siglo 20 y comienzos del 21, en el mundo desarrollado, entre el 75 y el 80 por ciento de las familias se consideraban de clase media. Y de ellos, muchos no escondían su temor por la posibilidad de sufrir un retroceso social, un descenso.

 

 

 

El diario británico The Economist, de tendencia neoliberal, afirma que la clase media está formada por gente que no es ni rica ni pobre, es decir, que están en algún nivel intermedio, algunos más arriba y otros más abajo. Y que se definen no sólo por el dinero de que disponen, sino por diversas actitudes ante la vida que resulta cuando, a diferencia de la gente pobre, la familia comienza a disponer de dinero para gastar a discreción, más allá de los gastos indispensables.

Hacia el 2008, el ingreso medio en Estados Unidos era de 45 mil dólares anuales por familia, es decir, 3.750 dólares al mes. Un millón 800 mil pesos chilenos mensuales. Y en esos años se suponía que con ese sueldo, la familia podía disponer de mil dólares mensuales para gastarlos a discreción.

Pero ahora las cosas han cambiado. El economista Bill Maher señala que hacia 1970, en Estados Unidos el empleador más importante del país era la General Motors, donde los trabajadores ganaban un salario equivalente a 50 dólares por hora, en moneda actual. En cambio, ahora, el empleador más importante de Estados Unidos es la red de multitiendas WalMart, que paga sólo 8 dólares la hora, frente a los 50 que pagaba la General Motors, esto hablando en moneda de valor actual, en dólares de hoy.

O sea, en términos del dinero disponible, al menos en Estados Unidos y Europa, el concepto de clase media ha cambiado bastante. Ahora hay una clase media inocultablemente empobrecida, que en parte se consuela al ver que más abajo hay un conglomerado de gente que está bastante peor. De hecho, hay 58 millones de estadounidenses que están viviendo en condiciones de pobreza.

Estadísticamente, ya un 54% de la gente de clase media ya no puede salir de vacaciones como antes. Incluso a menudo, para poder tomarse una mini temporada de vacaciones en alguna parte, tienen que suprimir otros gastos que antes realizaba.

A ello se agrega un endeudamiento creciente mediante tarjetas de crédito, lo que agrega el costo de intereses. El promedio de las familias de clase media mantiene un endeudamiento de más de 15 mil dólares en tarjetas de crédito, a lo que se agregan por hipotecas, créditos estudiantiles, planes de salud, etcétera, varios miles de dólares más. O sea, las deudas de la gente de clase media están aumentando bastante más que los ingresos.

De ahí que, pese al optimismo de las financieras y las bolsas de valores, la opinión preponderante es que la clase media está empobreciéndose y absorbiendo toda la amarga realidad de la crisis económica mundial.

 

 

 

Lo más característico de la Clase Media del siglo 20, era la estabilidad de la dinámica familiar. Las familias tenían dos o tres hijos cuya educación se iba asegurando en forma previsible. Mientras aún estaban estudiando en las ya se les perfilaban sus expectativas de trabajo, y al graduarse comenzaban casi de inmediato a percibir los ingresos previstos.

Pero, a partir de la hegemonía político-militar de Estados Unidos y la hegemonía financiera del neoliberalismo, se produjeron cambios muy grandes que la gente no había previsto. Por un lado, en el mercado del trabajo, la oferta de trabajadores superó muy pronto la demanda que abrían las empresas. De hecho, un número inmenso de trabajadores altamente capacitados y educados, surgieron en muchos de los países que antes sólo podían ofrecer materias primas.

Sobre todo en Asia, la oferta de los trabajadores entró a competir con los estadounidenses y europeos, y con ello las fábricas mismas y las empresas de servicios emigraron masivamente hacia aquellos países. Fue entonces que, sobre todo en Asia, surgió una nueva y vasta clase media que resultaba baratísima por comparación, aunque su productividad era perfectamente competitiva con la de los países desarrollados.

A ese momento se agregó también un período de grandes y rápidos avances tecnológicos, que permitieron reemplazar a gran número de trabajadores con nuevos y eficaces sistemas automáticos y robóticos.

De hecho, estudios realizados en Europa y Estados Unidos prevén que en un futuro extremadamente cercano, hacia el 2030, la captación de trabajo humano por las grandes empresas, va a disminuir en un 50% o más.

O sea, al menos la mitad de los actuales puestos de trabajo desaparecerán al ser ocupados por máquinas y sistemas automáticos.

Estábamos hablando de las familias de clase media. Los niños que este año comienzan su educación formal, se encontrarán al terminar sus estudios con que el campo laboral para el que se prepararon puede haberse reducido a la mitad.

 

 

 

Al margen del fracaso de las políticas tradicionales para enfrentar la crisis económica que estalló en 2008, de hecho la economía neoliberal de libre mercado y mínima intervención política, ya no existe, se desechó por fracasada. Toda la gran economía del mundo, toda, está siendo planificada, controlada y aplicada según los programas, las normas y los recursos que los gobiernos resuelven.

Y todavía más, en estos momentos gran parte de las decisiones sobre economía se toman atendiendo a propósitos que no son económicos sino netamente políticos y estratégicos, como ha sido el caso de las sanciones impuestas contra Rusia luego del golpe de estado que derrocó al presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, o la manipulación del precio del oro, así como, en estos momentos, la manipulación del precio del petróleo.

Sin entrar a analizar las noticias económicas del momento, tenemos que Alemania sigue al borde de la recesión, o, en el mejor de los casos, del estancamiento… Y eso siendo Alemania la más exitosa de las economías europeas.

Insistiendo en las fallidas recetas monetaristas, el viernes pasado se dio a conocer que Alemania no sólo mantendrá el control monetario. Además, fíjese usted, aplicará una tasa negativa de interés por el crédito financiero.

El gobierno alemán anunció que las inversiones, los depósitos, en documentos financieros no sólo dejarán de ganar dividendos por intereses, sino que, a partir del sábado pasado, de ayer, los depósitos bancarios de negocios y ventas, superiores a 500 mil euros, no sólo no cobrarán intereses sino que tendrán que pagar un cero coma 25% por el sólo hecho de tener ese dinero.

Por supuesto, se teme que esa medida provoque deflación. O sea, que los precios de los productos disminuyan por aumento del valor del dinero y los empresarios ya no logren recibir ingresos suficientes para reposición de esos productos, y menos para generar utilidades.

Esta semana también se detectó que la confianza de los empresarios y hombres de negocios de Alemania y toda Europa, ha caído a los niveles más bajos. Y oiga… aunque Ud. no lo crea, fíjese que…

Por instrucciones del Banco Central europeo y el Fondo Monetario Internacional, los gobiernos de todos los países miembros de la Unión Europea deben arreglárselas para arrojar cifras optimistas de crecimiento económico, que afirmen las expectativas de recuperación.

Por eso, en varios países, incluyendo España, Francia y Bélgica, las estadísticas están incluyendo los dineros que estimativamente estarían ganando los traficantes de drogas, los vendedores ambulantes y la prostitución, calificándolos como una renta negra presunta que se aplica para elevar las cifras de ingreso medio per cápita.

 

 

 

Esta semana, la Organización Internacional del Trabajo, la OIT, de las Naciones Unidas, entregó un informe desolador sobre las condiciones laborales y la cesantía entre los menores de 25 años.

Y esto, en toda la gama de preparación y capacitación de los jóvenes. Al margen de que la cesantía neta oscila entre un 19 y un 34% de los jóvenes según la región, se informa que aquellos que logran encontrar trabajo casi invariablemente deben aceptar condiciones precarias y remuneraciones mínimas.

Un 40% de los jóvenes se desempeñan en labores que nada tienen que ver con lo que estudiaron. Ingenieros, abogados, economistas, etc., están trabajando como vendedores de tienda, camareros de bar o en otros trabajos insatisfactorios.

Estos son los datos sobre la realidad económica y laboral que ya están experimentando los jóvenes de la clase media en el mundo desarrollado. Y esos mismos jóvenes, ciertamente se dan cuenta de que la situación no está dando señas de mejorar a corto plazo.

La encuestadora P.E.W., la Pew, especializada en tendencias de opinión en el mundo, entregó esta semana un sondeo según el cual sigue habiendo una mayoría de gentes que mantienen la esperanza de que sus hijos finalmente podrán estar económicamente mejor de como están ellos ahora.

Pero esa opinión esperanzada se centra principalmente en las personas mayores, que, dándose cuenta de las vacas flacas y de la adversidad que están viviendo, mantienen la fe en que las cosas pueden mejorar por sí mismas en el futuro.

La opinión de los jóvenes es considerablemente más pesimista. Y, oiga, los hechos noticiosos referentes a los jóvenes, incluyendo a los niños, aparecen como síntomas de que esos espíritus, esas mentes y personalidades, están recibiendo una contaminación oscura y cargada de una bronca que finalmente se canaliza en hechos muy dramáticos.

Han sido principalmente los jóvenes, tanto negros como latinos, anglosajones y asiáticos, los que han protagonizado las incesantes protestas en Luisiana, por la brutalidad y los homicidios de la policía.

La represión policial afectó incluso a varios pastores protestantes, sacerdotes católicos y rabinos judíos que reclamaban una respuesta moralmente sana por parte de las autoridades.

En tanto, una encuesta de la Universidad de Harvard, reveló que, asombrosamente, en estos momentos una mayoría absoluta de los jóvenes menores de 25 años se declara en contra del gobierno de Barack Obama y anuncia que votarán en favor de los republicanos.

Esto, de cara a las elecciones del próximo martes, donde se prevé que el gobierno de Obama va a perder su mayoría en el Senado y que los republicanos no sólo controlarán también la Cámara Alta, sino que aumentarán su mayoría en la Cámara Baja, de diputados.

 

 

 

En Europa, las noticias juveniles son caóticas. El 30, el diario The Guardian revelaba que el abuso sexual sobre menores, incluyendo a niños y niñas todavía impúberes, ya se ha convertido en una práctica “normal” en gran parte de Inglaterra.

No sólo hay un flagrante y hasta ostensible acercamiento erótico por parte de adultos a los niños. Más allá de eso, los mismos menores, de ambos sexos, se muestran cada vez más desinhibidos e incluso suben a internet selfies, fotográficos o de video, en que se muestran desnudos o semidesnudos y en actitudes provocativas prácticamente pornográficas.

A más de eso, de 13 mil casos de abuso sexual denunciados a la policía en el último año, únicamente mil llegaron a juicio, y se sabe que los casos no denunciados a la policía son innumerables. Como admitió una niña de sólo 12 años, la gente de su edad prefiere que los policías y los adultos no se metan con ellos.

En Alemania, esto en otro campo, 3 chiquillas estadounidenses menores de edad fueron interceptadas cuando trataban de tomar un avión hacia el Líbano, donde pensaban unirse, como combatientes del Califato Islámico.

En Estonia, un colegial de 15 años asesinó a balazos a su profesora de literatura, mientras en el estado de Washington, un popular y deportista estudiante agarró a balazos a 5 condiscípulos y luego se suicidó, porque estaba muy deprimido.

En Francia, se puso de moda que los jóvenes se disfracen de payasos terroríficos y ataquen brutalmente a personas mayores. En Perú, el Ministerio del Interior informó que sólo este año han sido detenidos más de cien chiquillos entre 14 y 19 años, que se dedican al oficio de “sicarios”, o sea, asesinos a sueldo, y se estima que hay alrededor de 5 mil otros menores dispuestos, por una tarifa que no es muy alta, a asesinar o a brutalizar a otras personas.

Y en Ucrania, donde tanto los rebeldes del sudeste como los milicianos de Kiev, son en su mayoría extremadamente jóvenes, las esperanzas de que se cumpla un acuerdo de alto al fuego resultan vanas.

De hecho, voceros de los milicianos nacionalistas neonazis, entrevistados por la France Press, anunciaron que por ahora se concentrarán en pelear contra los rebeldes, pero que en cualquier momento se lanzarán contra el gobierno de Kiev, para barrer con esos viejos políticos corrompidos y, fíjese Ud., para dar un golpe de estado e imponer un régimen social-nacionalista

 

 

 

En fin, hay muchos, muchos jóvenes y niños que están enojados, desorientados y no sienten que puedan confiar en un mundo de adultos que ya los ha traicionado.

Está claro que, hacia adelante, toda esperanza para las nuevas generaciones dependerá de la educación que se les proporcione, una educación que sea capaz de prever la realidad en que esos niños y jóvenes tendrán que desempeñarse.

¿Qué clase de reforma educacional será capaz de proponer nuestro Chile? ¿A quién querrán imitar ahora nuestros copiones de la nueva o de la vieja mayoría?

Si de veras amamos a nuestros niños y jóvenes, y sentimos lealtad hacia ellos, tenemos la obligación de exigir a los políticos propuestas inteligentes y reales, y obligarlos a dar la cara en discusión pública.

Ah, pasado mañana podré enviar a los amigos que se interesan, un nuevo dossier realmente espectacular precisamente precisamente sobre este tema.

¡Hasta la próxima, amigos! Cuídense. Es necesario.

 

 

+ Crónicas:

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Oscuros Secretos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: la crisis del Ébola

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Latinoamérica se orienta al BRICS frente a la injerencia norteamericana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Estampida hacia el barranco.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Ruina Aclara las Ideas.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Experimento fallido.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El rey Midas se murió de hambre.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha. EEUU: Los que siembran vientos cosechan tempestades

[AUDIO]¿Vendrá la 1ª Guerra Mundial del Siglo 21?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Herencia de Judas

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Preguntas en torno al avión derribado en Ucrania

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Rusia y Latinoamérica

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: hacia un verdadero colapso

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: Deseos

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: La actualidad en Irak

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Peligro Creciente

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Comedia Humana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Sindicatos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Europa Senil.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Bisagras de la Historia

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: El Verbo.

Crónica Ruperto Concha: Bomba Demográfica

 

Crónica de Ruperto Concha: El Ojo del Huracán.

 

Crónica de Ruperto Concha: El Colapso del dólar

 

Crónica de Ruperto Concha: Mentiras fáciles

 

La Vergüenza

 

Ucrania y Venezuela

 

 

Destino US post Snowden

 

Planeta agonizante

 

Belicismo

 

“Demografía”

 

Decadencia de los Imperios

 

“Lo que dice la ciencia”

 

“Terrorismo”

 

“El Dinero”

“Corea”

 

“Dinero y Guerra”

 

EEUU: Hacia Un Estado Policial

 

“Papa Francisco I”

 

Hugo Chávez caudillo más allá de lo imposible

 

“Reordenamiento”

 

“Malas Señales”

Ajedrez Mundial

 

Estas leyendo

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El desolador futuro de los jóvenes