Están vivos

El titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, de que los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos entre el 26 y el 27 de septiembre en Iguala habrían sido ejecutados, calcinados y arrojados a un río y un basurero en Cocula. Pero nadie le cree. Nadie le cree a la clase política mexicana y ya es hora de que un recambio total se produzca en México.

Los 43 desaparecidos entre el 26 y el 27 de septiembre seguirán en esa condición en tanto no se aporten pruebas inequívocas sobre su paradero. Es increíble que para el gobierno todo este “esclarecido” porque un grupo de delincuentes ha hecho una declaración. O sea, yo saco a tres asesinos de la cárcel, los llevo a la televisión, dicen cualquier estupidez y eso detiene las investigaciones. Así no es maestro.

Los familiares de los estudiantes son los que menos le creen. “Hoy nos quieren sorprender diciendo que hicieron cenizas a nuestros hijos. Pero hasta que no tengamos pruebas fehacientes y no les vamos a creer. Para nosotros siguen vivos” dice un padre de Ayotzinapa.

Y sí. Están vivos en el grupo de muchachos que prendió fuego en el Palacio Nacional de México porque si nos quieren quemar nosotros también podemos quemarlos. Pero también en la gran mayoría de marchas pacíficas que se están dando en todo el país. Perdón ¿dije país? Mentira, en todo el mundo.

Pero sobre todo están vivos porque las flores que sembraban están vivas. Porque ellos producían vida en un mundo donde la muerte parece primar. El vídeo que sus compañeros de estudio han difundido a través de Univisión, donde se les ve en plena faena es una muestra de esta apuesta por la vida. Lo difundimos en Resumen porque aquí somos parte de la misma apuesta.

Video:

{youtube}5qmXRdNX6VI{/youtube}

Estas leyendo

Están vivos