Izquierda latinoamericana extendió su mano al independentismo catalán

La izquierda latinoamericana extendió su mano al independentismo catalán y a la consulta de pasado mañana como «defensa del proceso que debería ser democrático». La diversidad de la sociedad catalana se ve reflejada en el apoyo masivo que ha llegado desde distintos colectivos a lo largo del país y que ayer se materializó en una conferencia con representación del PSUV, el Partido dos Trabalhadores,el Frente Amplio y el MAS

La conferencia, organizada por Esquerres pel SíSí y celebrada en la sede de CCOO de la capital catalana, contó con la presencia de Yosjuan Piña Narváez, miembro del PSUV venezolano; Flavio Carvalho, sociólogo y militante del Partido dos Trabalhadores de Brasil; Juan Chabkinian, miembro del Frente Amplio uruguayo; y Solang Terceros, representante del MAS boliviano. Todo ello bajo la dirección de David Minoves, que forma parte de la delegación catalana en el Foro de San Paulo.

Carvalho justificaba la presencia de solidarios de todo el mundo en un proceso que considera ausente de democracia: «Algo básico en cualquier movimiento de izquierdas es el derecho de autodeterminación». Asimismo, quiso hacer hincapié en la ausencia de información que ha provocado el bloqueo unionista. En una vía de doble dirección, la información de lo que pasa en Catalunya llega a unos reducidos núcleos políticos del continente americano, al igual que lo que ocurre al otro lado del Atlántico llega aquí con filtro.

El derecho a decidir es un debate superado por los cuatro representantes de la jornada de ayer: «Estamos hablando del derecho del pueblo catalán. Las personas deben expresarse libremente sobre cómo desean construir el futuro de su país», afirmó el sociólogo brasileño. Entiende que en Catalunya el debate sobre la autodeterminación está ya superado y que el siguiente paso debe ser cómo ponerlo en marcha ante las trabas del Estado español.

Desde Bolivia, Terceros remarcó el carácter plurinacional de su país: «Todos los ciudadanos somos reconocidos. Esto debe ser un ejemplo». Lamentó la cascada de prohibiciones y dijo que le recordaba «a otros años en Bolivia». Y añadió que el papel que ha jugado el Estado español en el proceso catalán dista mucho del ideal, incluso en términos de rentabilidad electoral: «Podrían haber tomado la iniciativa y preguntarse qué quiere el pueblo catalán».

Chabkinian hizo hincapié en que «no pasa nada por votar». El trabajo de base de muchos años ha llevado a Uruguay a estar a dos semanas de poder renovar por tercera legislatura consecutiva el gobierno del Frente Amplio. «Una democracia sana no puede impedir a sus ciudadanos expresarse», dijo. Y Terceros se sumó: «En mi pueblo sorprende que un Estado de Derecho no deje votar».

Piña, por su parte, trajo al recuerdo el cambio de Constitución que Venezuela votó en 1999: «Pasamos de un formato democrático a un formato participativo. Independientemente de lo legal, debemos apostar por lo legítimo», concluyó.

¿Reconocimiento pionero?

Los focos están fijados en el domingo, pero el camino no acaba, ni mucho menos, en el 9N. De hecho, el miembro del Partido dos Trabalhadores brasileño entiende que los primeros reconocimientos «de lo que pase» podrían llegar de Latinoamérica.

En épocas pasadas, fueron los patrones y terratenientes quienes decidían por muchos de los miembros que ayer acudieron al acto y así lo recordaron. Ahora son ellos quienes invitan al pueblo catalán a tomar las riendas de su futuro. Minoves celebró la solidaridad: «Es un valor a recuperar a dos días de una revolución democrática», aseguró.

Estas leyendo

Izquierda latinoamericana extendió su mano al independentismo catalán