En Salud

BREVE HISTORIA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD: De la Opresión a la Lucha por sus Derechos

Este 3 diciembre se celebró el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Para ahondar en este tema que ha estado en el debate nacional, luego de la realización de una nueva versión de la Teletón, hemos publicado el trabajo de nuestro colaborador Luciano Valencia, quien desde Argentina envía esta investigación para enriquecer el debate al respecto. [Nota de Resumen]

El presente trabajo se propone realizar un breve recorrido en torno a la situación de las personas con discapacidad a lo largo de la historia. Desde la Antigüedad las personas con discapacidad han sufrido la opresión y la discriminación que recae sobre lo considerado “diferente” de acuerdo al paradigma dominante de la “normalidad”. El destino ha ido variando en las diferentes sociedades (desde su aniquilamiento hasta la incorporación subordinada al sistema de producción), pero siempre manteniendo esta relación de opresión. Esto ha comenzado a ser cuestionado a partir de la segunda mitad del siglo XX gracias al surgimiento de movimientos sociales de personas con discapacidad que, basándose en el Modelo Social y el Paradigma de los Derechos Humanos, reclaman ser tenidos en cuenta como sujetos de derecho en la elaboración de políticas de inclusión (“Nada sobre nosotros sin nosotros”).

Utilizamos en este artículo el concepto «personas con discapacidad», ya que supone primeramente otorgarles un estatuto de persona, es decir de “sujetos de derecho”, y porque alude primeramente al sujeto antes que a la Discapacidad misma. Por otra parte se refiere a que tiene una discapacidad y no que es un discapacitado, valorando las posibilidades del sujeto para decidir y hacer su presente y su futuro, sus vocaciones e intereses, más allá de las limitaciones que pueda presentar debido a su discapacidad (1).

La palabra «discapacitado», que aún se utiliza en muchos lugares, oculta las posibilidades de la persona. La Real Academia Española define a la «discapacidad» como “cualidad del discapacitado”, y «discapacitado» como persona “que tiene impedida o entorpecida alguna de las actividades cotidianas consideradas normales, por alteración de sus funciones intelectuales o físicas” (2). El diccionario de uso del español de María Moliner señala que el prefijo «dis» transforma la palabra a la que se une en su opuesto: “su sentido es peyorativo ya que proviene del griego dys (mal, trastornado)” (3). En este Diccionario la Discapacidad aparece emparentada con «Minusvalía» a la que define como “detrimento o disminución del valor que sufre una cosa” (4). Etimológicamente significa “menos válido”. Por ello rechazamos estas expresiones por su carácter negativo y discriminatorio al igual que otras utilizadas a lo largo de la historia tales como «deficiente», «defectuoso», «anormal», «enfermo», «deforme», «incapacitado», «inadaptado», «lisiado» o «inválido».

Por otra parte tampoco consideramos correctas expresiones que se utilizan con carácter positivo tales como «capacidades diferentes» o «personas con necesidades especiales». Respecto a la primera, debemos considerar que el estado de salud del que parte la discapacidad supone el daño o acotamiento de algunos órganos o funciones corporales, que pueden verse afectadas o reducidas, por lo que no hay una “capacidad diferente” sino una limitación o aminoramiento de las capacidades de la persona. Además el concepto “diferente”, al requerir de un promedio con el cual medirse, termina poniendo el acento en la carencia o diferencia antes que en la persona. Por ende estas personas no presentan una capacidad diferente como sería volar o atravesar las paredes, sino una “discapacidad”, pudiendo ser diferente la forma en que se desenvuelven en el entorno familiar, social, económico o cultural. En cuanto al concepto de «Necesidades Especiales» puede llevar a creer que las personas con discapacidad tienen necesidades que deben ser satisfechas en espacios segregados (como las escuelas “especiales”). En rigor a la verdad, presentan las mismas necesidades que el resto de la población (fisiológicas, alimenticias, de seguridad, afectivas, sexuales), aunque pueden presentar ciertas dificultades para satisfacerlas (5).

Socialmente la discapacidad se percibe en dos sentidos: una relacionado a su origen congénito y el otro como resultado de un accidente. La valoración social en ambos casos es diferente, ya que en primero se hará más difícil cambiar la imagen en términos sociales que tiende a verlo como sujetos dependientes, mientras que en el segundo su “estado natural” se verá modificado pero nunca borrado por completo. Esto demuestra que más que la discapacidad, es la imagen social creada lo que condiciona la realidad de las personas con discapacidad (6), como se verá a lo largo de este trabajo.

Es importante destacar esto ya que la opresión que sufrieron y sufren las personas con discapacidad se debe principalmente a que no se corresponden con el mito de la “perfección corporal e intelectual” o al ideal del “cuerpo perfecto”. Estas ideas tienen su origen en fenómenos materiales y culturales que es necesario conocer. Debemos tomar consciencia de que los prejuicios no son algo inevitable de la condición humana sino el producto de un determinado desarrollo social y cultural, a fin de poder desmontarlos para luchar por una sociedad más justa e inclusiva para todos y todas.

Descargar el trabajo completo

(1) Pantano, Liliana; “Personas con discapacidad: hablemos sin eufemismos”, en: La Fuente, Córdoba, Año X, Nº 33, 2007.

(2) RAE; Diccionario de la lengua española, 20° edición, tomo I, México, Espasa Calpe, 2001, p. 831.

(3) Moliner, María; Diccionario de Uso del Español, tomo I, Madrid, Gredos, 1997, p. 1010.

(4)Moliner, María; Diccionario de Uso del Español, tomo II, Madrid, Gredos, 1997, p. 420.

(5) Pantano, Liliana; “Personas con discapacidad…”.

(6) Hernández, Elsa; “Desarrollo histórico de la discapacidad: evolución y tratamiento”, en: http://www.iin.oea.org/Cursos_a_distancia/cad_guia_disc_UT1.pdf.

Estas leyendo

BREVE HISTORIA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD: De la Opresión a la Lucha por sus Derechos