Declaración Ecosocialista de Lima

Declaración Ecosocialista de Lima

¡Nuestras  vidas valen más que sus ganancias!

Declaración de la Red Ecosocialista Internacional frente a la COP-20 en Lima Perú (diciembre 2014)

La inminente crisis climática que enfrentamos en la actualidad amenaza gravemente la preservación de la vida en el planeta. Diversos trabajos académicos y políticos han confirmado la fragilidad térmica de la vida en el planeta, unos cuantos grados pueden ocasionar-y están ocasionando- una catástrofe ecológica de incalculables consecuencias. Actualmente experimentamos graves efectos de esta situación. El deshielo, la contaminación de la atmósfera, la elevación en el nivel del mar, la desertificación y la creciente intensidad en fenómenos meteorológicos son prueba de ello.

Desde este punto resulta fundamental preguntarnos quién o qué ocasiona que el cambio climático siga su curso. Para nosotros existe una necesidad urgente: desenmascarar las respuestas abstractas que intentan culpabilizar al ser humano genéricamente. Desligando así la situación actual de la dinámica histórica que emergió con la industrialización, basada en energías fósiles (carbón, petróleo, gas) que propician el calentamiento global, y de la lógica del capitalismo sustentada en la apropiación privada de la riqueza, en la conquista de la ganancia a costa de explotación social y devastación ecológica: dos caras de un mismo sistema que es responsable del desastre climático.

Frente a este panorama las Conferencias de las Partes (COP), organizadas por diversos estados y auspiciadas por grandes empresas confirman la responsabilidad del capitalismo ante la crisis climática, llevando adelante eventos vacíos sin resoluciones efectivas capaces de solucionar el problema. Incluso es posible verificar un retroceso expresado en los ridículos “bonos verdes” que lucran abiertamente con la contaminación. Una dinámica que lamentablemente se profundiza mediante la actitud que múltiples gobiernos sostienen, facilitando la contaminación y colocando por encima del bienestar de las personas las ganancias de las grandes empresas. Eso puede admirarse con mayor contundencia en los países del Sur, pues resulta fundamental comprender que la dinámica del sistema tiende a descargar la crisis ecológica global sobre los hombros de los oprimidos y explotados del mundo.

Es vital destacar la importancia de diversas luchas socio-ambientales que en todo el mundo se han propuesto frenar el cambio climático y la crisis ecológica desde la lógica de la solidaridad. Vale la pena agregar que muchos de estos procesos son impulsados y dirigidos por mujeres. Sin duda, América Latina es un escenario ejemplar que mezcla resistencia, autogestión y procesos de transformación fundamentados en proyectos capaces de ligar nuevos planteamientos con cosmovisiones ancestrales. Un ejemplo puede encontrarse en las valiosas luchas de los indígenas y campesinos del Perú y, de manera particular, en la resistencia emprendida en contra del proyecto de mega minería Conga. En este mismo sentido es útil poner atención a la experiencia del Parque Yasuni que fue una iniciativa de los movimientos indígenas y ecológicos para no explotar el petróleo en una amplia región de bosques amazónicos, a cambio de una indemnización de los países ricos al pueblo de Ecuador. El gobierno de Rafael Correa asumió la propuesta por varios años,  pero recientemente decidió abrir el Parque a las multinacionales petroleras, ocasionando importantes protestas. Otro caso puede encontrarse en los proyectos que actualmente pretende implementar el gobierno brasileño y que implicarían la destrucción de buena parte de la amazonia.

Desde esta perspectiva hay muy poco que esperar de la COP 20 que se realizará en el mes de diciembre en la ciudad de Lima en Perú. Si existe una salida definitiva al cambio climático y a la crisis ecológica global ésta deberá emerger desde los esfuerzos de lucha y organización de los oprimidos y explotados del mundo, comprendiendo que la lucha por un mundo sin devastación ecológica debe conectarse con la lucha por una sociedad sin opresión ni explotación. Un cambio que debe emprenderse desde ahora ligando las luchas particulares, los esfuerzos cotidianos, los procesos de autogestión y los intentos de reforma para frenar la crisis con una mirada centrada en un cambio de civilización capaz de conquistar una nueva sociedad en armonía con la naturaleza. En ello reposa el planteamiento central del proyecto ecosocialista como alternativa a la catástrofe ecológica actual. 

¡Cambiemos el sistema, no el clima !

Argentina: Manuel Ludueña, Paulo Bergel.

Bélgica: Christine Vanden Daelen.

Brasil: Joao Aflredo Telles Melo, José Corrêa.

Canadá: Jonatas Durand Folco (Quebec), Terisa Turner.

Estado Español: Esther Vivas (Cataluña), Jaime Pastor, Justa Montero Mariano Alfonso, Manuel Gari. Jorge Riechmann, Joaquin Vega

Estados Unidos: Ariel Salleh, Capitalism, Nature and Socialism (Revue, USA), Joel Kovel, Jorge Riechmann, Leigh Brownhill, Qunicy Saul , Salvatore Engel Di Mauro, Terran Giacomini.

Francia: Christine Poupin, Dominique Cellier, Henrique Davi, Mathieu Agostini,  Michel Bello,  Michael Löwy,  Vincent Gay. Sophie Ozanne

Grecia: Yorgos Mitralias.

México: Andrés Lund, Samuel González Contreras. José Efraín Cruz Marín

Noruega: Anders Ekeland.

Perú: Hugo Blanco.

País Vasco: Iñigo Antepara, Josu Egireun,  Mikel Casado, Sindicato ELA. Ainhara Plazaola.

Suiza: Juan Tortosa, Mirko Locatelli. Anna Spillmann, Félix Dalang.

Estas leyendo

Declaración Ecosocialista de Lima