Ley de Biodiversidad y Áreas Protegidas: ¿Un nuevo trato con el medio ambiente?

Chile, siempre fascinado por los rankings y estadísticas, aparece en un top ten bastante bochornoso: es una de las 10 naciones que menos invierte en la conservación de su biodiversidad (60 centavos por hectárea), al mismo nivel de Irak y Etiopía, y bastante lejos de lo que hacen países que destacan por su compromiso medioambiental, como Costa Rica (16,5 dólares por hectárea).

Esto podría cambiar con la reciente aprobación en general del proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP). La legislación es un avance importante, considerando el vacío institucional y de información sobre la biodiversidad en nuestro país, y que debería ser una prioridad en el desarrollo de estrategias para enfrentar el cambio climático.

Uno de los grandes problemas que enfrenta la biodiversidad en Chile es que el ciudadano promedio no sabe nada de ella. Aunque parezca inaudito, nuestro país carece de un inventario de ecosistemas adecuado, aprobado por diferentes instituciones académicas, y de consulta abierta a las personas.

Justamente, el proyecto del ley pretende crear un sistema nacional de información de biodiversidad que servirá como base para la toma de decisiones en temas medioambientales, y cuyos datos serán de acceso público. El sistema se alimentará de información recolectada por redes de monitoreo a largo plazo, que son esenciales para medir el impacto del cambio climático en nuestro territorio, el grado de afectación de especies invasoras en Chile, y el conteo de especies endémicas.

Sin embargo, generar esta verdadera base de datos de la biodiversidad no es tan fácil. Se requiere del compromiso a largo plazo de instituciones como la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT), el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), y el Servicio Aerofotogramétrico de la Fuerza Aérea (SAF), que trabajen de manera conjunta en la generación y georreferenciación de información sobre biodiversidad que sea útil en todos los ámbitos y que nos permita transitar hacia un desarrollo sustentable.

Lograr tal nivel cooperación y mantener el entusiasmo inicial en el tiempo podría ser uno de los desafíos más complejos para la nueva institucionalidad. Por ello, nos parece acertada la decisión del Ministerio del Medio Ambiente de crear un comité técnico científico que asesore de manera permanente al SBAP en el cumplimiento de sus funciones, una de las garantías para que éste se mantenga independiente de los intereses políticos del gobierno de turno.

Sin duda, la aprobación de la idea de legislar es el primer paso de un largo camino por recorrer en temas de conservación y protección de nuestro patrimonio natural. Solo con el compromiso autoridades, científicos, y también de los ciudadanos, podremos brindarle a la biodiversidad nacional el nuevo trato que necesita para seguir sustentando nuestras vidas por mucho tiempo más.

Imagen: zoom50.files.wordpress.com

http://eldesconcierto.cl/ley-de-biodiversidad-y-areas-protegidas-un-nuevo-trato-con-el-medio-ambiente/

Estas leyendo

Ley de Biodiversidad y Áreas Protegidas: ¿Un nuevo trato con el medio ambiente?