Pena irrisoria por crímenes de tortura, asesinato y desaparición a militantes de izquierda en Coronel

“Muchos jueces son incorruptibles, nadie puede inducirlos a hacer justicia…” Bertolt Brecht

El ministro especial para causas de derechos humanos Carlos Andana, “condenó” a 541 días de pena remitida al ex coronel de carabineros Sergio Arévalo Cid, a momentos del golpe militar jefe de los servicios de inteligencia de la institución policial (SICAR) por los casos de Zenón Sáez Fuentes, chofer de ambulancia y dirigente de los trabajadores del Hospital de Coronel y del radio operador de la Maestranza de Schwager Hernán Quilagaiza Oxa.

Cabe señalar que ambos trabajadores fueron violentamente torturados, ejecutados y desaparecidos por los organismos de seguridad, sin embargo este crimen amerita para el juez Aldana tan solo 541 días de pena remitida. Hay que señalar que Aldana realiza un cierre maratonico de causas por crímenes contra la humanidad y violación de los derechos humanos, los cuales han concluido en general con muchos sobreseimientos y exiguas condenas, pero este caso sin duda constituye una afrenta para las víctimas de las violaciones a los derechos humanos ya que incluso se rechazaron las acciones civiles reparatorias para los familiares. Quienes desde su desaparición recorrieron recintos policiales , militares y tribunales en busca de los detenidos. Ya el 22 de agosto de 1975, se presentó ante la Corte de Apelaciones de Concepción un recurso de amparo, rol 3510-75, por Zenón Sáez.

De acuerdo a los antecedentes reunidos en la investigación que encabezó el mismo Aldana fue posible acreditar que: “el 3 de octubre de 1973, patrullas de militares y Carabineros, se constituyeron en el Hospital de Coronel, en donde detuvieron a un grupo de 25 funcionarios, entre los que se encontraba el conductor de la ambulancia y militante socialista, Zenón Sáez Fuentes, siendo trasladado a la Séptima Comisaría de Carabineros de Coronel”.

Desde dicha unidad, continúa, “(…) alrededor de las 21 horas del mismo día, fue sacado conjuntamente con los detenidos Rodemil Galindo, Joel Galindo y Bernardino Espinoza, por funcionarios de Carabineros y trasladados hasta el Retén Lo Rojas, donde se les interrogó bajo apremio, permaneciendo en ese lugar entre 2 a 3 días, pues Carabineros del retén recibía de parte de los familiares de Sáez Fuentes la vianda para él”.

En el fallo se explica que de “ese lugar fue sacado el detenido Zenón Sáez y llevado a la Casa del Huésped de Enacar, lugar donde se encontraba también detenido Hernán Quilagaiza Oxa, que había sido aprehendido alrededor de las 9 horas del 6 de octubre de 1973 en las oficinas de la Maestranza de Schwager de Coronel, por Carabineros”.

Ese mismo día, “Sáez Fuentes, Quilagaiza Oxa y Mardones Garcés, fueron subidos a una patrulla de Carabineros, por orden del teniente coronel de Carabineros Mario Cáceres Riquelme, iniciando su trayecto por el camino de Lota en dirección a Concepción llegando a la Cuarta Comisaría de Carabineros de Concepción, hoy Primera, lugar donde Quilagaiza Oxa y Sáez Fuentes fueron sometidos a interrogatorios por el teniente coronel Cáceres”. La camioneta Ford roja del año 70 en que habrían sido trasladados los detenidos coincide con el vehículo en que se asesino un año mas tarde al técnico de la maestranza de ENACAR Lota Óscar Arros.

Posteriormente, “ambos fueron derivados al Servicio de Inteligencia, donde nuevamente fueron sometidos a interrogatorios por parte de sus funcionarios”, detalla la resolución que agrega que “en la unidad policial señalada fue el último lugar desde donde se tuvo noticias ciertas y comprobables de los detenidos Quilagaiza Oxa y Sáez Fuentes y que para evadir su responsabilidad el teniente coronel Cáceres informó falsamente a la prensa que dichas personas habían quedado en libertad ese día”.

En el considerando quinto de la resolución, se detalla que no obstante la negativa del acusado Sergio Arévalo Cid, el sentenciador adquiere convicción de su participación culpable, en base a una serie de pruebas testimoniales y documentales “y que, a la fecha de ocurrencia de los hechos, era el jefe del recién creado Servicio de Inteligencia de Carabineros, Sicar”. Además, en una causa paralela en la que Arévalo Cid se encuentra procesado, reconoce que a la fecha de las detenciones estaba informado de la investigación respecto de la existencia de armas en Lota (en la que se vinculaba a las víctimas).

Artículos relacionados:

Justicia argentina envía a la cárcel a diez nuevos represores de la dictadura

Ministro Aldana dicta sentencia por homicidio de Óscar Arros.

Estas leyendo

Pena irrisoria por crímenes de tortura, asesinato y desaparición a militantes de izquierda en Coronel