Proyecto gasífero/energético GNL Penco recibe absoluta negativa del Consejo Regional del Bio Bío

Con una votación unánime de los Consejeros Regionales de la región del Bio Bío, se decidió rechazar con 26 votos el proyecto de la empresa BiobioGenera, GNL Penco, más conocido como Octopus, que pretende construir un terminal marítimo y gasoducto para transportar gas hacia Bulnes y de esta manera alimentar la mayor termoeléctrica a gas del país; la también controvertida Central El Campesino. A pesar de la votación, esta por si misma no representa peligros para el proyecto, pues puede seguir su tramitación para lograr su emplazamiento.

Las organizaciones agrupadas en las distintas coordinadoras contra los proyectos de terminal marítimo, gasoducto y termoeléctrica -Talcahuano, Penco-Lirquén, Tomé y Bulnes- recibieron como una victoria la votación en rechazo (26 contra 0) al proyecto por parte de los consejeros regionales. Si bien se reconoce que la decisión no impedirá que el proyecto se desarrolle, al menos hay antecedentes acerca del rechazo de la comunidad local y todos los consejeros regionales contra la iniciativa energética. Es decir, lo ven como un triunfo simbólico que ayuda a legitimar la lucha contra el proyecto energético.

La oposición al proyecto ha existido desde que los vecinos averiguaron por si mismos la existencia de la iniciativa gasífera/energética. Las desconfianzas hacia la empresa son evidentes, pues actuaron durante meses solapadamente. No obstante aquello, los habitantes de las diversas comunas afectadas por el proyecto lograron constituirse en coordinadoras y han producido varias actividades informativas y movilizaciones que han puesto en evidencia el malestar de las personas con la empresa y la creciente oposición hacia este tipo de proyectos. BiobioGenera habría ingresado modificaciones al último EIA ingresado al SEA hace unas semanas, pero las coordinadoras han señalado que no hay modificaciones sustantivas y que un proyecto de esta envergadura causara muchos perjuicios y peligros a los habitantes de la bahía de Concepción, relacionados con la intervención de espacios protegidos, contaminación de la flora y fauna marina, riesgos de explosiones, desaparición del polo gastronómico, etc. La oposición en Bulnes a la termoeléctrica apunta hacia la contaminación del aire, y la extracción de agua del Río Diguillín, en una zona rodeada de localidades que se abastecen con camiones aljibe debido a la escasez del vital elemento.

Foto: Comité Bulnes Sin Termoeléctricas

Estas leyendo

Proyecto gasífero/energético GNL Penco recibe absoluta negativa del Consejo Regional del Bio Bío