[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La sombría crisis económica se solapa bajo el discurso de Obama.

El Mensaje Presidencial de Barack Obama este año causó poca impresión, pese a sus anuncios de que no se resignará a ser un simple “pato cojo” y que, por el contrario, dedicará el tiempo que le queda en llevar a cabo realizaciones de gran envergadura, para las cuales espera contar con el apoyo también de parlamentarios republicanos.

Sin embargo, afirmó tajantemente que aplicará el veto contra cualquiera ley que contravenga su programa de gobierno, y que impondrá también todos los decretos presidenciales con fuerza de ley que considere necesarios.

Para halago de los nacionalistas, Obama reiteró que en el planeta debe haber un líder claro, y que ese líder supremo mundial tiene que ser Estados Unidos. Lleno de orgullo dijo que Estados Unidos ya superó por completo su crisis económica, y que en cambio Rusia está económicamente en andrajos. Insistió en que Estados Unidos es el defensor de los derechos humanos y de la libertad de prensa, y enfatizó que es el protector que evitará siempre que los países grandes se porten como matones sobre los países chicos.

 

 

 

Por supuesto tales afirmaciones exuberantes provocaron bastantes risitas contenidas tanto en Estados Unidos como en Europa y el resto del mundo. Nadie deja de recordar los matonajes, a menudo sangrientos, de Estados Unidos contra países chicos y débiles, como fue la invasión a Panamá, el 20 de diciembre de 1989, en que bombardearon hasta aniquilar barrios enteros donde suponían que la gente apoyaba al dictador y ex agente de la CIA, Manuel Noriega, que se les estaba poniendo algo chúcaro… o la invasión a la diminuta república de Grenada, o a Vietnam, o al Líbano, o al derrocamiento de gobiernos legítimamente elegidos, como en Argentina, Haití, Bolivia, Chile y Ecuador, entre tantísimos otros.

Pero en fin, la gente, muy educadamente, prefirió entender que Obama se refería a que Rusia es bastante más grande que Ucrania.

Y fue precisamente en ese tema de la guerra económica contra Rusia, que el mensaje de Obama provocó reacciones de mucho temor tanto en Estados Unidos como en Europa

De partida el analista económico Jonathan Marshall, del gran diario Huffington Post, señaló que fanfarronear y alegrarse por las dificultades que está enfrentando Rusia, es, fíjese Ud., una actitud de lunáticos.

Marshall concordó con las observaciones del analista Pepe Escobar, de Asia Times, en que la economía de Rusia es gigantesca, que los 142 mil millones de dólares que ha perdido hasta ahora, no llegan a ser un 7% de su producto interno bruto, y son menos de una cuarta parte de sus reservas en divisas.

Pero que, si de algún modo se consiguiera presionar a Rusia lo suficiente para llevarla a default, o sea, a suspensión de pago de sus créditos internacionales, ello provocaría una catástrofe financiera para los bancos acreedores, que son todos europeos y estadounidenses.

Es decir, señala Marshall, sólo un lunático fuera de sus cabales podría alegrarse de que Rusia esté en una situación financiera “harapienta”, como dijo Obama.

También el analista económico Thomas Friedman, del New York Times, expresó su alarma, enfatizando que la economía de Rusia se expande sobre una gran parte del mundo, y que una depresión real de Rusia golpearía a toda la economía mundial.

 

 

 

De hecho, los líderes de las principales economías de Europa, Alemania, Francia, Italia y Austria, reunidos en Bruselas, proclamaron que todo daño que se inflija a Rusia repercute con igual fuerza en la misma Europa.

Y a su vez, otros líderes tan relevantes como los presidentes de Francia, François Hollande, y de Estonia, Thomas Ilve, declararon que Rusia no tiene ninguna intención de invadir países europeos. Holland enfatizó que respecto de Ucrania, lo que Rusia exige es que no se incorpore a la OTAN, esa alianza militar encabezada por Estados Unidos.

Por su parte el economista Ian Bremmer, presidente del Grupo Eurasia de inversiones y proyectos, señaló en la revista Time que la mayor amenaza económica para el 2015 es el unilateralismo agresivo de Estados Unidos que ya está provocando reacciones peligrosas en todo el mundo.

Particularmente, está provocando una creciente resistencia a las propuestas norteamericanas de Tratados de Comercio, tanto con Europa como con 11 naciones del Pacífico.

También Bremmer mencionó el riesgo de que el dólar pierda su monopolio de facto como divisa del comercio internacional, lo que dejaría a Estados Unidos enfrentándose a una catastrófica desvalorización del dólar.

En ese mismo sentido apuntan los terrores de los inversionistas estadounidenses, particularmente en el tema del petróleo, que no da signos de recuperar su precio, aunque los sondeos a los inversionistas especializados en petróleo indican que un 89% de ellos consideran que para fines de este año el petróleo habrá subido a un rango entre 60 y 80 dólares el barril, o incluso un poco más que eso.

 

 

 

Pero, ¿por qué la caída del precio del petróleo es tan desastrosa para la economía mundial, incluyendo la de Estados Unidos?… Por un lado, la brutal caída del petróleo en estos momentos ha comenzado ya a paralizar las industrias que elaboran productos del petróleo, refinándolo para combustibles y reactivos, y como base para la elaboración de innumerables otros productos, incluyendo prácticamente la totalidad de los plásticos.

Como ejemplo, se menciona el caso de la mayor empresa elaboradora de petróleo de Estados Unidos, la Schlumberger, que desde diciembre hasta ahora ya ha despedido a 9 mil trabajadores, por la caída del precio de sus productos. Y no se trata de pérdida de puestos modestos de trabajo, como son los vendedores de tienda o los garzones.

No. Estos 9 mil cesantes son ingenieros, planificadores de operación, gerentes de logística, en fin, cargos muy bien remunerados, ocupados por gente de clase media acomodada.

Así mismo, las empresas que atienden a las petroleras, maquinaria de excavación, insumos químicos, abrasivos de arena, administración y reciclado de agua, maestranzas, servicios de transportes, producción de tuberías especiales, en fin, están todas contrayéndose velozmente y su impacto en la economía de Estados Unidos parece más que alarmante.

Y, ojo, aquí ya no se trata de altibajos financieros y especulativos de la bolsa y la banca, no. Se trata directamente de la economía real del país y de su gente.

Según la mayoría de los analistas económicos, la aventura del fracking petrolero sobre todo si llegara a alcanzar el éxito soñado por el gobierno, puede tener el efecto desastroso de convertir a Estados Unidos en un estado petrolero, como Arabia Saudita o Venezuela, en donde la dependencia de la extracción conlleva paralización de la producción con alto valor agregado.

 

 

 

 

Esas sombrías previsiones económicas ya opacaban mucho el tono lírico del mensaje presidencial de Barack Obama… Pero faltaban todavía otros hechos que llegaron a producir caos, desconcierto y desprestigio a uno y otro lado del espectro político.

Lo más impactante, en términos de opinión pública, fue el desatinado contubernio republicano-israelí, armado por la AIPAC, la organización del lobby judío en el Congreso, apuntado a desacreditar y a humillar al presidente Barack Obama, a desbancar las negociaciones de paz con Irán, y a darle un impulso al primer ministro Benjamín Netanyahu, que está viendo a mal traer sus posibilidades de ser reelegido en los próximos comicios israelíes del 17 de marzo.

Según el diario Huffington Post, el plan fue urdido por el embajador de Israel en Washington junto con el millonario Sheldon Adelson, de la AIPAC, y fue aprobado entusiastamente por el diputado republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes.

Se trataba de que, omitiendo por completo al Presidente Obama quien es el responsable absoluto de la diplomacia estadounidense, el presidente de la Cámara iba a extender una invitación oficial al primer ministro israelí, donde se le invitaría a pronunciar un discurso respecto de las negociaciones de paz con Irán.

Justo antes de que Obama emitiera su mensaje presidencial, el diputado Boehner pronunció un vehemente discurso anunciando que, por acuerdo de las bancadas republicana y demócrata, la Cámara de Representantes había extendido la invitación para la visita de Netanyahu en febrero.

El primer ministro israelí aceptó con entusiasmo y en Israel contó que eran las bancadas demócrata y republicana las que por unanimidad lo habían invitado.

Por lo pronto, de inmediato los diputados demócratas desmintieron haber aprobado aquella invitación, sobre todo si la estaban formulando a espaldas del presidente de la república y sin tomar en consideración las decisiones de la diplomacia de Estados Unidos.

La maniobra se vio agravada también al conocerse que agentes del Mossad, el servicio secreto de Israel, habrían propuesto hacer lo que llamaron “lanzar una granada” en las negociaciones con Irán.

La maniobra consistiría en que la Cámara de Representantes aprobara de urgencia una ley imponiendo nuevas y duras sanciones contra Irán. Con ello, se suponía que Irán tendría que retirarse de las negociaciones sin que pudiera haber resultados de conciliación.

 

 

 

Por supuesto, la gruesa falta al protocolo internacional, del presidente de la Cámara y el lobby judío, evitó a tiempo que se intentara la maniobra para destruir la negociación sobre el programa nuclear de Irán.

Pero la situación creada fue desastrosa. De partida Barack Obama anunció que no va a recibir al primer ministro Netanyahu, particularmente porque no se prestará a ser parte de la campaña electoral en Israel.

Pero, de hecho, Barack Obama, su gabinete de gobierno y la mayor parte de los parlamentarios, se han mostrado indignados con el oportunismo de Netanyahu y las intrigas del lobby judío con el representante republicano John Boehner.

Según publicó el diario israelí Haaretz, el gobierno de Estados Unidos sintió que, ante el mundo entero, Netanyahu le había lanzado un escupitajo al rostro.

Incluso analistas judíos de Estados Unidos, como Michael Cohen, de The Boston Globe, señalaron que Netanyahu se pasó más allá de la raya, demostrando su odio al presidente Obama, a pesar del leal apoyo que Obama le ha dado a Israel, vetando que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reconociera al estado palestino, y bloqueando las investigaciones de la Corte de Justicia Internacional sobre crímenes de guerra perpetrados por Israel contra los palestinos.

Para esos analistas judíos norteamericanos, la actitud del primer ministro Netanyahu ha sido desleal y tendrá un efecto muy pernicioso para las relaciones de Israel con el más importante de sus aliados y protectores mundiales.

Y bueno, ya antes Benjamín Netanyahu había dado un espectáculo muy desdoroso durante las manifestaciones por la masacre contra el periódico satírico Charlie Hebdó, donde, a codazos logró meterse en la fila de los gobernantes invitados, y se lanzó con un discurso, pese a que el propio presidente Hollande le había pedido que se abstuviera de hacerlo.

De hecho, cuando Netanyahu se puso a discursear, todos los demás jefes de gobierno abandonaron el lugar.

 

 

 

Ahora, varios analistas estratégicos de Europa se están preguntando si acaso no existirá un sector político importante en Israel que se propone abandonar la alianza con Estados Unidos y buscar en cambio una nueva alianza hacia Oriente, con Rusia, la India y la China…

Se ha destacado que Israel, siendo miembro conspicuo y destacadísimo de la alianza llamada “occidental”, sin embargo se ha negado invariablemente a sumarse a sanciones o declaraciones anti rusas. Incluso en el conflicto de Georgia, cuando ese país invadió militarmente la región autónoma de Osetia del Norte provocando la respuesta armada de Rusia. En esa ocasión, Israel no sólo se abstuvo de condenar la intervención del ejército ruso. Además, retiró a los instructores militares que se desempeñaban para capacitar al ejército georgiano.

En fin, en estos momentos de enorme confusión y de convulso panorama estratégico, hay un gran número de perspectivas nuevas, que antes habrían sido consideradas fantasiosas o paranoicas, pero que ahora muestran que tienen bases amargamente reales. La verdad que era negada ahora va pareciendo verdadera.

Y eso está también mostrándose tras la muerte del rey Abdullah, de Arabia Saudita, que coincide con el fracaso de la campaña de Estados Unidos en Yemén, donde Al Qaeda por un lado, y la mayoría shiíta pro iraní, por otro, han derribado al gobierno impuesto por Estados Unidos y Arabia Saudita.

No se sabe qué puede surgir ahora de las luchas secretas por el trono Saudita, ya que el actual heredero es un anciano muy enfermo, y su hijo, de 71 años, no parece contar con mucho apoyo.

Y para aumentar la confusión, el nuevo rey, Salman Abdul Aziz, ya invitó, fíjese Ud., al presidente de Irán, a los actos solemnes de la coronación. ¿Es que hay ahora un inesperado acercamiento entre los sunnitas y los shiítas, cansados ya de destrozarse unos a otros mientras los ateos y los cristianos sacan todo el provecho?

 

 

 

A todo esto, la crisis sobre Ucrania recrudeció a sangre y fuego. Mientras el gobierno de Kiev eludía tomar compromisos con los rebeldes federalistas pro-rusos, había lanzado una furiosa arremetida contra la ciudad de Slaviansk, un bastión ocupado desde el principio por los rebeldes.

Tras un ataque demoledor, con cohetes y artillería pesada, se esperaba el asalto de las tropas ucranianas. Así, las fuerzas rebeldes acordaron entonces evacuar la ciudad a fin de parar la destrucción y las bajas de población civil.

Los rebeldes se retiraron a la ciudad de Kramatorsk, unos 15 kilómetros al sur, y de inmediato el presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko, ordenó la ocupación de la ciudad de Slaviansk donde izaron la bandera de Kiev.

Pero esa victoria resultó efímera, y las fuerzas rebeldes contraatacaron súbitamente poniendo en fuga a las tropas que mantenían el control de parte del aeródromo de Donetsk, y capturaron numerosos prisioneros, incluyendo mercenarios dotados de armamento estadounidense y muchos de ellos con uniformes de la OTAN.

Por iniciativa de Estados Unidos, se llevó ayer al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una propuesta de condena en contra de los rebeldes. Por supuesto, Rusia vetó el proyecto, en que se acusaba a los rebeldes de violar el cese del fuego, sin mencionar para nada que las operaciones de guerra habían sido iniciadas por el ejército ucraniano.

 

 

 

Así pues, la crisis de Ucrania obviamente demuestra que no va a haber solución por la vía militar, y que Kiev tendrá que aceptar los términos del acuerdo de Mink, que establece una línea de separación entre las fuerzas de Kiev y los rebeldes, a una distancia de 15 kilómetros a cada lado de la línea divisora.

Entre el viernes y ayer sábado, nuevas posiciones se han hecho sentir en Europa. De partida, la OTAN declaró la necesidad ahora de retomar contacto y diálogo con los altos mandos militares de Rusia.

Y, para asombro de todos, la primera ministro de Alemania, Angela Merkel, declaró abiertamente que su país, oiga, desea llegar a una integración comercial y diplomática con la Unión Euroasiática. Es decir, con Rusia, con Khasakhstán, Mongolia y la China, más las presencias de Irán, Armenia, Turquía y la India, como observadores asociados.

Por supuesto, la señora Merkel especificó que para ello será necesario previamente encontrar una solución a la guerra civil de Ucrania. ¿Qué tal?

 

 

 

Así está la cosa. La guerra y la paz están al alcance de la mano, y poco a poco las verdades van asomando sus caritas que cada vez se ven más verdaderas. En estos momentos Grecia está jugando su destino en la Unión Europea y en términos de su propia independencia.

¡Hasta la próxima, amigos! Cuídense, es necesario, Ud. lo ve, hay esperanza pero también hay peligro…

 

 

Foto: EFE

 

+ CRÓNICAS:

 

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Descalabro económico de Occidente.

Crónica de Ruperto Concha: De Nueva York a París, la policía como ejército de ocupación.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: ¿Van las cosas peor que antes?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: ¿Puede alguien sentirse inocente?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: ¿Es Rusia la que está en Crisis?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: “la sombra de la destrucción del medio ambiente planetario”

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Chile ¿el menos corrupto de América Latina?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: ¿Qué pasaría si el dólar pierde su valor?.

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: Verdad Enojona.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: “Pato Cojo”

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El desolador futuro de los jóvenes

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Oscuros Secretos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: la crisis del Ébola

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Latinoamérica se orienta al BRICS frente a la injerencia norteamericana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Estampida hacia el barranco.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Ruina Aclara las Ideas.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Experimento fallido.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El rey Midas se murió de hambre.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha. EEUU: Los que siembran vientos cosechan tempestades

[AUDIO]¿Vendrá la 1ª Guerra Mundial del Siglo 21?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Herencia de Judas

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Preguntas en torno al avión derribado en Ucrania

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Rusia y Latinoamérica

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: hacia un verdadero colapso

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: Deseos

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: La actualidad en Irak

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Peligro Creciente

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Comedia Humana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Sindicatos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Europa Senil.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Bisagras de la Historia

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: El Verbo.

Crónica Ruperto Concha: Bomba Demográfica

 

Crónica de Ruperto Concha: El Ojo del Huracán.

 

Crónica de Ruperto Concha: El Colapso del dólar

 

Crónica de Ruperto Concha: Mentiras fáciles

 

La Vergüenza

 

Ucrania y Venezuela

 

 

Destino US post Snowden

 

Planeta agonizante

 

Belicismo

 

“Demografía”

 

Decadencia de los Imperios

 

“Lo que dice la ciencia”

 

“Terrorismo”

 

“El Dinero”

“Corea”

 

“Dinero y Guerra”

 

EEUU: Hacia Un Estado Policial

 

“Papa Francisco I”

 

Hugo Chávez caudillo más allá de lo imposible

 

“Reordenamiento”

 

“Malas Señales”

Ajedrez Mundial

 

 

 

Estas leyendo

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La sombría crisis económica se solapa bajo el discurso de Obama.