INDH investiga nueva denuncia de violencia policial en Tirúa

Integrantes de la comunidad Antonio Paillao, denunciaron que fueron víctimas de una violencia desmedida por parte de efectivos policiales, quienes habrían disparado perdigones a los comuneros, en el marco del desalojo llevado a cabo en el Fundo Canihual, en la comuna de Tirúa. El hecho es el segundo caso que se registra en el sur, en menos de un mes, los antecedentes fueron analizados por el INDH quien solicitó los antecedentes respectivos a Carabineros.

La directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fríes informó que familiares de Martín Marileo y de Gaston Antileo, denunciaron ante el organismo que en momentos que se encontraban recolectando leña en el fundo Canihual, habrían sido agredidos por efectivos de Carabineros, recibiendo el impacto de perdigones en la zona superior de sus cuerpos.

Actualmente, ambos están internados en el hospital regional de Concepción y uno de ellos debió ser intervenido quirúrgicamente para extraer los perdigones de su cara.

La representante del INDH manifestó que se encuentran recabando todos los antecedentes, oficiando a Carabineros para conocer su versión de los hechos.

Lorena Fríes dijo estar preocupada porque esta situación se viene repitiendo con frecuencia y recordó los casos ocurridos en las manifestaciones estudiantiles, las protestas en Aysén y el caso de Enrique Eichin, que también perdió un ojo.

La directora concluyó que estos ejemplos son una muestra del proceder irregular de Carabineros: “Aquí hay una irregularidad de parte de Carabineros, porque está claro que dentro de su manual los perdigones están destinados a una acción de defensa y jamás pueden apuntar desde la mitad del cuerpo hacia arriba. Por lo tanto, nosotros tenemos una situación, hemos dicho que Carabineros tienen que cambiar su cultura institucional en este tipo de problemas, donde se vuelven parte del problema y no parte de la solución”.

En tanto, consultadas fuentes de Carabineros para conocer su versión sobre estas denuncias, señalaron que no se iban a pronunciar respecto del tema y que todos los antecedentes ya fueron puestos a disposición del Ministerio Público.

Pero este no es el único antecedente de violencia de este enero. Un segundo caso relata el episodio en el que el comunero Guido Carihuentro Millaleo, detenido el primero de enero, resultó herido luego de ser acusado de invadir un fundo en la zona de Freire.

Lorena Fries precisó que ese caso también será investigado, y que la intervención de la institución se limitó a mediar para que contara con una atención médica oportuna.

En esa oportunidad, los médicos del hospital regional de Temuco tomaron la decisión de trasladar a Guido Carihuentro de urgencia hasta Santiago, pero según denunció su esposa, la machi Denis Márquez, al llegar a la capital fue internado en el establecimiento hospitalario de la Penitenciaria, el que no habría contado con las medidas necesarias para tratar su delicada condición de salud.

“¿Cómo no iba a haber un paramédico que viera esa parte? ¿Cómo tanto así? lo encontramos muy injusto, encontramos que se cometió una negligencia, que según creemos nosotros es incorrecto”.

Lorena Fríes puso énfasis que el recinto hospitalario de la Penitenciaria tiene carencias que impidieron dar la asistencia médica que necesitaba el comunero y por ello, se determinó su traslado al hospital del Salvador.

Sin embargo, la unidad de Comunicaciones de Gendarmería de Chile, a través de un correo electrónico señaló que “el hospital penal institucional cuenta con las condiciones de infraestructura hospitalaria y personal adecuado para la atención de las personas que allí asisten”, desmintiendo las aseveraciones de la directora del Instituto de Derechos Humanos.

Estas leyendo

INDH investiga nueva denuncia de violencia policial en Tirúa