La CUP (candidatura de Unidad Popular) cierra las puertas a la lista única presentando una candidatura rupturista para las próximas elecciones en el Parlamento

El acto ha tenido lugar al Casino de la Alianza de Poblenou de Barcelona y ha contado con las intervenciones de diversas personalidades y activistas que apoyan a la candidatura.

“Hacen falta elecciones inmediatas, con carácter plebiscitario y constituyente”, ha aseverado esta tarde el diputado de la CUP David Fernàndez ante las asistentes –que han desbordado el Casino la Alianza de Poblenou de Barcelona– en la presentación de una candidatura rupturista para las próximas elecciones. Ha advertido que no encontrarán nunca a su formación en los cálculos electoralistas y ha rechazado la propuesta de lista única del presidente Artur Mas que, según él, no refleja la pluralidad de la sociedad catalana.

Con la imagen de la ya icónica sandalia que mostró a Rodrigo Rato detrás de él, Fernàndez ha querido recalcar que “si ahora nos encontramos ante una oportunidad histórica, es gracias a la lucha popular” y es en esta en quien depositan toda la confianza. Para distanciar la propuesta rupturista de la otros partidos, el diputado ha afirmado que, para ellos, “independencia no es una palabra solemne pero vacía de contenido” y ha defendido la necesidad de una independencia política respecto al estado español y económica respecto a los mercados. De la misma forma, ha afirmado que no los harán “escoger entre liberación nacional y social, puesto que no hay una sin la otra”. Fernàndez también ha tirado un mensaje respecto a las posibles alianzas: “estos son tiempo de generosidad, de humildad y de puertas abiertas, pero sin renuncias, subordinaciones, ni dependencias”.

Pluralidad de voces

El acto ha contado con las intervenciones de otras personalidades y activistas que apoyan a la candidatura rupturista. Carme Abril, de las CUP Tierras del Ebro afirmó que “ha llegado el momento de dejar atrás la mentira de la cultura del 78” y que la Constitución española priva los catalanes de su derecho a decidir como pueblo, mientras permite que “los derechos sociales pasen a ser una mercancía de la empresa privada”. Por eso, ha asegurado que hace falta una transformación “dentro y fuera las instituciones, de abajo hacia arriba”. Abril ha afirmado que “la cultura de la delegación ya no nos sirve, lo hemos demostrado de muchas maneras, pero sobre todo desobedeciendo, que es como se conquista la libertad”. Tanto ella como Antonio Baños han coincidido en señalar la necesidad que la política la hagan los pueblos. El periodista se ha referido también a la recurrente dicotomía entre eje nacional y eje social, sentenciando que el único eje es la lucha popular. Baños también ha asegurado que sólo el pueblo catalán se puede liberar a sí mismo, “sin esperar ni a Madrid, ni a Bruselas, ni a Wall Street”.

El abogado laboralista Vidal Aragonés ha defendido la candidatura rupturista como una propuesta plural y que apenas se está configurando, apelando a la adhesión de otras organizaciones. “Pedimos generosidad, habrá que hacer renuncias pero no renunciaremos ni a los derechos nacionales ni a los derechos de la clase trabajadora”, advirtió. Aragonés ha acusado a CiU (Convergencia y Unión, derecha) de querer solucionar sus problemas organizativos con una lista única y ha afirmado que ellos no renuncian a la lucha institucional, que quieren el poder real y convertir el Parlamento en un altavoz de la lucha social. El abogado ha asegurado que la candidatura apuesta por un modelo económico opuesto a “la actual economía de casino, que se plasma en el Barcelona World” y que es contraria al pago de la deuda pública.

Ni reformas ni rebajas

Pau Lloch, miembro de la candidatura unitaria Crida per Sabadell (Llamamiento Por Sabadell), por su parte, ha aprovechado su turno para hacer todo un alegato anticapitalista; ha asegurado que “la reproducción de la vida se encuentra actualmente sometida en la lógica del beneficio empresarial” y que ya no tenemos que hablar de la contradicción “capital–trabajo” sino de la contradicción “capital–vida”. “Queremos la emancipación, no queremos escuchar ninguna propuesta más de reforma”, concluyó Llonch. Por otro lado, el activista social Gabriela Serra, ha explicado que lograr la independencia es como construir un castillo humano y, siguiendo con el paralelismo, ha asegurado que el que preocupa a la candidatura no es tanto la enxaneta (el último de quienes suben al castillo) como las piñas (grupo que sostiene el castillo), porque “habrá que aguantar mucho”. “No son tiempos fáciles, sobre todo para quiénes somos radicales, pero no nos sirven los atajos y no estamos de rebajas”, ha asegurado la veterana activista. Sierra, que ha reconocido que no viene de una tradición independentista, ha asegurado que no se construirán los Países Catalanes si no hacemos de cada uno de nuestros barrios, pueblos y ciudades países libres.

Entre las asistentes al acto, había representantes de otros partidos y organizaciones de la sociedad civil. Entre otros, estaba la presidenta de Òmnium, Muriel Casals, y el vicepresidente del ANC (Asamblea nacional Catalana), Jaume Marfany, así como el diputado de ICV-EUiA, David Companyon. Este proyecto de candidatura de cara a las previsibles elecciones en el Parlamento de Cataluña ha sido impulsado por la CUP, Crida Constituient (Llamamiento Constituyente) y otras organizaciones y movimientos sociales independentistas, anticapitalistas y ecologistas con la voluntad que se sumen más colectivos favorables a los diez puntos rupturistas, que se presentaron el pasado 15 de diciembre.

www.directa.cat

Estas leyendo

La CUP (candidatura de Unidad Popular) cierra las puertas a la lista única presentando una candidatura rupturista para las próximas elecciones en el Parlamento