Crónica de Ruperto Concha: El Calumniador

Sobre la gran jefa alemana Angela Merkel, la opinión casi siempre se piensa no más, pero no se dice. Pero cada vez más asoman voces atrevidas que lo están diciendo no más: Que consideran que con Ángela Merkel Alemania se está volviendo un país insoportable y pernicioso.

Fíjese Ud. que el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, esta semana opinó abiertamente que el problema que hoy tiene Europa no es ni Grecia ni el recién elegido gobierno izquierdista. No, no, no. El problema es Alemania con su Dama de Hierro, la señora Merkel. Según Joseph Stiglitz, todo estaría muchísimo mejor si Alemania se sale de la Eurozona, si volviera a utilizar su tan germánica moneda, el Marco, y dejara que los demás busquen y encuentren soluciones a su propia medida.

Según Joseph Stiglitz y otros importantes analistas, la Unión Europea de hoy no es más que una andrajosa ruina de lo que era en la década de los 90, con un próspero y estable sistema político-social, con una riqueza conjunta muchísimo mayor que la de Estados Unidos, y una población de 400 millones de personas, que la hacía la tercera región más poblada del mundo, detrás de la China y la India.

Pero fue entonces que comenzó a cumplirse el fatídico anuncio que el líder soviético Mikhail Gorbachov les había hecho al presidente Ronald Reagan y a los demás líderes occidentales.

Gorbachov les anunció que los dejaba ante el peor de los peligros, porque los privaba del formidable puntal en que se habían estado apoyando. El puntal que era la Unión Soviética, que bajo la etiqueta de ser el enemigo, en realidad había sido el más poderoso socio histórico.

Y, claro, sin ese puntal histórico, el derrumbe no tardó en hacerse sentir, con sus trajes de gala del Neoliberalismo.

La Unión Europea post Guerra Fría presentó vertiginosamente los síntomas de una grave enfermedad. Por una parte, dejó que su estructura ya no se pareciera a ningún gobierno republicano tradicional. De hecho, se dotó de una estructura de gobierno prácticamente igual a la de una enorme sociedad anónima, una empresa en que las decisiones se tomarían por acuerdo del directorio y se aplican a través de funcionarios a sueldo.

La única concesión a una idea democrática fue el implante cosmético del Parlamento Europeo, algo tan inocuo y desprovisto de atribuciones reales, como cualquier implante de silicona.

Embriagada por su riqueza y por su condición de socio principal del Imperio del Siglo Americano, Europa se lanzó a absorber más y más naciones de la región oriental europea, con lo cual las empresas iban obteniendo mano de obra de nivel europeo, pero a precios de inmigrante.

Con la irrupción del Euro, la nueva moneda, Europa logró rápidamente posicionarse como una divisa internacional capaz de competir eficaz y amigablemente con el dólar, aunque dejando desde el principio muy en claro, que la estrategia europea descartaba por completo la posibilidad de reemplazar al dólar.

De hecho, los líderes que integrarían la Eurozona, señalaron claramente que el poder implícito de tener la moneda de todo el comercio mundial exige que los que emitan esa moneda tengan además, fíjese Ud., el ejército más poderoso del mundo.

Obviamente, al decir eso, los nuevos líderes de Europa Neoliberal estaban simplemente repitiendo y confirmando la tesis imperial enunciada por la agrupación Calavera y Huesos, Skull and Bones, como Proyecto del Nuevo Siglo Americano.

El principal vocero de ese grupo conservador, ultra reaccionario, fue el político americano-israelí Robert Kagan, asesor del presidente George W. Bush y del líder conservador John McCain.

Este Robert Kagan está casado con doña Victoria Nuland, embajadora de Estados Unidos ante Europa, y subsecretaria de relaciones exteriores del presidente Obama.

Esta dama fue la que afirmó “fuck the European Union”, o sea, “al fornique la Unión Europea”, para desdeñar cualquier protesta o desacuerdo de Europa por el derrocamiento del presidente de Ucrania, Víctor Yanukovich.

¿Se fija Ud?… Ya se estaba haciendo sentir una enfermedad histórica.

A la sombra de esa definición sumisa al poderío militar, el Euro, la economía entera y la política europea se situaron en función subalterna o al menos complementaria, de los intereses de Estados Unidos bajo la doctrina neoliberal.

Así, estaban las cosas cuando se produjo la crisis de 2008, que llevó a la depresión a los países con la llamada “economía neoliberal”, que muchos otros economistas están llamando “economía de casino de juegos”, porque en realidad se basa más que nada en apuestas especulativas, basadas en la “tinca” y no en una supuesta ciencia económica.

Las exportaciones de Europa eran dominantes sobre un 26% de los mercados mundiales, y con eso le dejaban ganancias suficientes para hacer que el público europeo tuviese un poder comprador enorme.

Pero al producirse la crisis, Europa perdió la mayor parte de sus mercados. Y de lo que le quedó, el 80% era el mercado de Estados Unidos. Si perdía ese mercado, Europa caería instantáneamente en bancarrota. Por lo tanto, les quedó muy claro que las decisiones de ahí en adelante serían las que se tomaran en Washington… Y “fuck” para el que se pusiera indócil o rebelde.

Así, pues, Europa asumió su obsecuencia por las decisiones de Washington, tanto en lo económico como en la estrategia geopolítica. Así comenzó la economía de austeridad y la política de sanciones contra Rusia, según lo estaba exigiendo Estados Unidos.

Estados Unidos había optado por enfrentar la crisis emitiendo sucesivas mareas de dólares, emitidos y prestados por la Reserva Federal sin más respaldo que los bonos del gobierno. O sea, la promesa de que en algún momento en el futuro el gobierno pagaría esa deuda.

Durante su gobierno, el presidente Obama invirtió 4 billones de dólares, o sea 4 millones de millones de dólares, en cubrir las deudas de las entidades financieras. En general, el gobierno de Obama llevó a su país a una deuda oficialmente reconocida de 18 billones. 18 millones de millones de dólares, que ni Washington ni nadie sabe ni cuándo, ni cómo y con qué la pagarán.

Pero como sea, ese endeudamiento monstruoso y esas cantidades gigantescas de dinero al menos sirvieron para bajar en parte los efectos del descalabro económico. Aunque sea tímidamente, la economía norteamericana tiene un pequeño crecimiento. En comparación con Europa, Estados Unidos tiene un desempleo real de sólo un 23%, con sólo un 5,6% de cesantes recibiendo auxilio de cesantía.

En cambio Europa aparece aplastada en un estancamiento al borde de la recesión, y sometiendo a la gente a un desesperado régimen de vida, y sin que la férrea austeridad dé ninguna muestra de estar alcanzando algún resultado positivo.

Y fue en esas circunstancias que el domingo pasado, en Grecia, resultó vencedor el partido socialista Syriza, abiertamente izquierdista y rebelde a los mandatos de la Unión Europea.

El nuevo líder de Grecia, Alexis Tsipras, declaró nulas las principales reformas de austeridad impuestas por la Unión Europea. Paró de inmediato las privatizaciones que estaban gestionándose, elevó los sueldos y salarios de todos los trabajadores, y declaró que Grecia pagará sus deudas, pero lo hará según sea posible, y ya no aplicará las reformas exigidas por Bruselas, que demostraron ser inútiles para la economía y dolorosas para la gente.

La cúpula de la Unión Europea, y en particular la alemana Angela Merkel, rechazaron tajantemente que Grecia modifique los términos aceptados por los gobiernos anteriores, y por supuesto rechazó de plano la posibilidad de que se condone una parte de la deuda de Grecia.

En realidad, la dureza de Alemania y Bruselas va más allá de las demandas de Grecia. En estos momentos, España y Portugal también están sumidos en el fracaso económico y dependen absolutamente del socorro financiero que le preste la Unión Europa. Y todos los países de Europa Oriental están estancados al borde de la recesión, incluyendo a Polonia que ha tenido un relativo repunte.

Por eso es que Alemania y Bruselas temen que acceder a las demandas de Grecia pueda llevar a que varios otros países de la eurozona pasen a pedir lo mismo.

Mientras tanto, ya la Unión Europea no está en condiciones de conceder nuevos aportes a Ucrania, que de hecho está ya en quiebra, y que está mendigando 17 mil millones de dólares adicionales a los casi 20 mil millones que ya ha recibido.

¿Se fija Ud?… Para la encanijada nomenclatura europea, el caso de Grecia es como la primera grieta en el hielo, que anuncia que se viene encima la quebrazón generalizada. Y como demostrando los peores augurios, ayer se produjo la primera concentración popular en las calles céntricas de Madrid, donde una multitud estimada en varios cientos de miles de manifestantes, bastante más de 300 mil, acudieron a darle su apoyo al nuevo gobierno de Grecia…, y al joven líder izquierdista Pablo Iglesias, de 36 años, cabecilla del movimiento Podemos, que según las encuestas, cuenta ya con apoyo popular suficiente para derrotar al partido oficialista, el Partido Popular, y al neosocialismo liberal del Partido Socialista Obrero.

La magnitud de esa movilización de masas hace prever que en las próximas elecciones también España termine declarándose en rebeldía. En tanto, ayer sábado, en Londres, también miles de personas realizaron una protesta, bloqueando los accesos a la alcaldía de la capital británica, exigiendo que se aplique una política para regular los precios de arrendamiento o compra de viviendas que ya se han vuelto impagables para la gente de clase media.

También la agitación interna en la Unión Europea es una reacción exasperada y creciente contra las políticas anti rusas y las sanciones económicas que en gran medida están rebotando en pérdidas para la misma Europa.

Tan intensa es ya la resistencia a las sanciones anti rusas, que en las últimas sesiones del Consejo de Europa, esta semana recién pasada, donde supuestamente se anunciarían nuevas y más duras sanciones contra Rusia, los gobernantes no lograron llegar a acuerdo y se limitaron a emitir una vaga declaración de que iban a estudiar cuáles pudieran ser esas sanciones, y eso sin dar ningún plazo para terminar esos supuestos estudios.

El diario Financial Times, de Estados Unidos, informó que, según fuentes diplomáticas confiables, es muy difícil que se llegue a renovar las sanciones contra Rusia, cuya vigencia, por lo demás, expira en julio y tras la cual supuestamente se normalizarían las relaciones entre Europa y Rusia.

Además, esa fracasada sesión sancionadora dejó mal parado al actual presidente del Consejo de Europa, el polaco Donald Tusk, quien había señalado que la totalidad de los gobiernos europeos estaban respaldando la convocatoria para definir las sanciones.

Sobre eso, el recién elegido gobierno de Grecia desmintió ásperamente al polaco, acusándolo de inventar el supuesto apoyo unánime, en circunstancias de que Grecia, por ejemplo, se opone tajantemente a que haya sanciones contra Rusia.

Y por su parte el Ministro de Hacienda de Rusia, Antón Siluanov, señaló a la prensa que si Grecia lo solicita, Rusia de buen grado le proporcionará inmediato apoyo financiero y comercial.

La prestigiosa publicación Foreign Policy, de Estados Unidos, reportó el viernes pasado cómo, tanto en América como en Europa y Asia, los más importantes estadistas se están planteándose que este año estaría comenzando a perfilarse lo que puede ser el diseño de una Nueva Era, a nivel mundial.

De hecho, cita al viceprimer ministro de Eslovaquia, Miroslav Lajcak, quien instó en un consejo de analistas en Washington a estudiar los desafíos, las condiciones y los riesgos que todas las naciones, incluyendo las grandes potencias, tendrán que enfrentar en un futuro tan inmediato que de hecho es un presente que ya está emergiendo.

El viceprimer ministro dijo que es indispensable tratar de ver con lucidez cómo será esta nueva era, y, urgentemente, comprender cuál es el lugar que ocupará Rusia en la nueva era, y cómo nosotros entraremos en esa nueva realidad.

Señaló que el absurdo regocijo de la subsecretaria de Estado norteamericana, Victoria Nuland, porque supuestamente la gente común de Rusia está sufriendo pobreza e impacientándose con el gobierno de Vladimir Putin.

Eso, señaló el viceprimer ministro, es sólo una visión miope. De hecho, el apoyo popular al presidente Putin se mantiene por encima del 83%.

En cambio los occidentales, dice, debemos encarar el problema de cómo parar la guerra civil en Ucrania, y no meternos en una escalada de enfrentamiento agresivo contra el presidente Putin.

Por su parte, la directora del Brooking Center de estudios sobre Estados Unidos y Europa, Fiona Hills, dijo que seguir insistiendo en sanciones hirientes u ofensivas, o soñar con enviarle armamento al ejército de Ucrania, sólo puede llevar al desastre.

Es seguir soñando con que el presidente Putin y la nación rusa puedan llegar a sentir miedo y se rindan de puro susto que tienen.

Por su parte la Comisaria de Relaciones Exteriores de Europa, Federica Mogherini, dijo que es preciso entender que Rusia es un vecino grande e importante, que va a seguir estando allí, no sólo mientras dure la crisis de Ucrania, que seguirá allí después de la crisis y durante los importantes años de todo futuro previsible.

De hecho, se sabe que en los últimos meses el secretario de estado John Kerry y el canciller ruso Sergei Lavrov, han tenido varias reuniones secretas, y nuevamente se reunirán privadamente durante las negociaciones sobre seguridad antiterrorista que se desarrollarán en Munich, Alemania, el próximo fin de semana.

Como fuere, ya los principales medios informativos de Europa y Estados Unidos, basándose en fuentes militares, han comenzado a mostrar una realidad sobre Ucrania y la guerra civil, que hasta ahora se había ocultado o tergiversado.

Es impactante que se haya podido conocer, por ejemplo, el informe entregado en Kiev por el Jefe de Estado Mayor del Ejército Ucraniano, el general Viktor Muzhenko, el jueves recién pasado, en que asevera que no hay tropas rusas operando en territorio de Ucrania, y que los únicos rusos que están combatiendo allí son residentes o parientes de familias que viven en el este de Ucrania.

El general Muzhenko admite que hay numerosos efectivos extranjeros que están participando en los combates, tanto por Kiev como por los rebeldes, y que entre esos extranjeros claro que hay numerosos soldados que son profesionales contratados a través de empresas privadas internacionales.

Es decir, el propio general jefe del Estado Mayor ucraniano desmiente así las afirmaciones del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien ha insistido en que él “tendría pruebas” de la participación del ejército ruso en apoyo a los rebeldes federalistas.

Ahora, tras la intensa operación lanzada por el gobierno de Kiev para recuperar las zonas controladas por los rebeldes, el contra-ataque rebelde ha sido imparable. Se han recobrado ya 3 pueblos grandes que habían estado ocupados por el gobierno, y en estos momentos hay una masa de entre 8 mil y 10 mil soldados ucranianos que se encuentran embolsados, rodeados por fuerzas rebeldes y en una situación insostenible.

Según el alto mando rebelde, si las tropas de Kiev no se rinden, habrá una masacre allí que ellos quisieran evitar.

Según el teniente-general estadounidense Ben Hodges, jefe de las fuerzas de Estados Unidos en Europa, el ejército ucraniano está perdiendo la guerra, sufriendo una derrota tras otra, y eso se debe a la indisciplina, la caótica línea de comandos, y un equipamiento completamente inadecuado.

Así pues, ya hasta los políticos y los militares están empezando a darse cuenta de que la Historia de la Humanidad está sufriendo otra vuelta de tuerca. Un nuevo giro que debe afectar a nuestra civilización.

Y uno de los síntomas esperanzadores es que los periodistas parecen estar de nuevo ocupando sus puestos de batalla para que la gente sepa lo que se oculta y descubra las calumnias y difamaciones que tratan de manipular la opinión de la gente.

Es una lucha cruel y difícil. En México, en los últimos 3 lustros, ya van 82 periodistas asesinados y otros 7 desaparecidos. En Francia, fíjese usted, tras las alaracas oficiales por la matanza en el semanario Charlie Hebdo, supuestamente en defensa de la libertad de expresión, esta semana, oiga, la policía se llevó preso a un mocosito de 8 años, de nombre Ahmed, por sospechas de terrorismo pues se negó a repetir que él es Charlie también.

El niñito, de familia musulmana, dijo que odiaba a los insultan al profeta Muhammad. ¿Se da cuenta Ud. de qué porquería es lo que está ocurriendo en Francia?

Si Ahmed hubiera sido un niño cristiano, ya lo estarían acogiendo en la santidad de los mártires.

Bueno, y en Estados Unidos, que siempre denuncia las violaciones de otros gobiernos a la libertad de información y de opinión, esta semana también se condenó al joven periodista Barret Brown a 5 años y 3 meses de presidio, más una multa monstruosa de 890 mil dólares, por haber recolectado información que algunos hackers habían obtenido de sitios del gobierno.

El periodista Brown no realizó el hackeo, y la información que usó era verdadera. Es decir, él estaba realizando exactamente su trabajo periodístico. Y por ello ha sido condenado a más de 5 años de presidio y a pagar una multa que es lejos más de lo que un reportero común puede ganar en toda su vida de trabajo.

En fin, el periodismo es una profesión que exige harta pasión, harta vocación, pero que, en lo económico, exige tener poquita ambición.

Y Ud. lo sabe, el diablo se llama así porque esa palabra en griego, diábolos, significa el Mentiroso, el Calumniador.

¡Hasta la próxima, amigos! Cuídense, es necesario. Hay peligro….

Imagen: LaMula.pe

+ CRÓNICAS:

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Descalabro económico de Occidente.

Crónica de Ruperto Concha: De Nueva York a París, la policía como ejército de ocupación.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: ¿Van las cosas peor que antes?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: ¿Puede alguien sentirse inocente?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: ¿Es Rusia la que está en Crisis?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: “la sombra de la destrucción del medio ambiente planetario”

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Chile ¿el menos corrupto de América Latina?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: ¿Qué pasaría si el dólar pierde su valor?.

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: Verdad Enojona.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: “Pato Cojo”

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El desolador futuro de los jóvenes

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Oscuros Secretos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: la crisis del Ébola

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Latinoamérica se orienta al BRICS frente a la injerencia norteamericana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Estampida hacia el barranco.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Ruina Aclara las Ideas.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Experimento fallido.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: El rey Midas se murió de hambre.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha. EEUU: Los que siembran vientos cosechan tempestades

[AUDIO]¿Vendrá la 1ª Guerra Mundial del Siglo 21?

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: La Herencia de Judas

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Preguntas en torno al avión derribado en Ucrania

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Rusia y Latinoamérica

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: hacia un verdadero colapso

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: Deseos

[AUDIO]Crónica de Ruperto Concha: La actualidad en Irak

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Peligro Creciente

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Comedia Humana

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Sindicatos

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Europa Senil.

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: Bisagras de la Historia

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: La sombra de Ucrania.

Crónica de Ruperto Concha: El Verbo.

Crónica Ruperto Concha: Bomba Demográfica

Crónica de Ruperto Concha: El Ojo del Huracán.

Crónica de Ruperto Concha: El Colapso del dólar

Crónica de Ruperto Concha: Mentiras fáciles

La Vergüenza

Ucrania y Venezuela

Destino US post Snowden

Planeta agonizante

Belicismo

“Demografía”

Decadencia de los Imperios

“Lo que dice la ciencia”

“Terrorismo”

“El Dinero”

“Corea”

“Dinero y Guerra”

EEUU: Hacia Un Estado Policial

“Papa Francisco I”

Hugo Chávez caudillo más allá de lo imposible

“Reordenamiento”

“Malas Señales”

Ajedrez Mundial

Estas leyendo

Crónica de Ruperto Concha: El Calumniador