En Penco

Inexplicable represión en Barrio Chino enciende protestas en Lirquén

Fuera de todo contexto, inexplicable desde cualquier punto de vista, fue la represión vivida por locatarios y turistas que se oponen a la construcción de una delegación municipal sobre el estacionamiento en el Barrio Chino de Lirquén este jueves. Es una salida de madre del alcalde de Penco y la gobernación penquista, que nadie logra entender hasta hoy.

En pleno verano, en medio de una campaña de promoción turística de la comuna, enfrentar de esta forma represiva y brutal un problema tan domestico como la ubicación de una delegación municipal, resulta como algo no solo contradictorio o carente de racionalidad, sino que además es contraproducente y sin duda se revertirá principalmente en contra de figura de la primera autoridad comunal.

Que el “Guanaco” (carro lanzaguas) y el “zorrillo” (carro lanzagases) se conviertan en los carros alegóricos de Lirquén durante la semana pencona, será un hecho que se recordara por años en esta caleta-puerto, pues este hecho alimenta aún más un movimiento segregacionista que pretende convertir a Lirquén en comuna, separándose de Penco, idea que ha ganado adeptos como forma de oponerse al proyecto Octopus, cuyo terminal de carga estará precisamente en Lirquén.

El envió de fuerzas especiales de carabineros al Barrio Chino vino a alimentar aun mas este sentimiento romper con Penco y si desde el municipio tuvieron alguna oportunidad para corregir tamaño disparate político cometido este jueves, el envío de fuerzas especiales este viernes a reprimir el corte de ruta, vino a profundizar aún más la brecha abierta, problema que repercutirá no solo a la primera autoridad pencona, sino que para todos aquellos que pretenden mantener a Lirquén dentro de la comuna de Penco.

Desde el año 2011 existe un terreno dedicado a estacionamiento para los automóviles que llegan hasta el polo gastronómico del Barrio Chino de turística, el cual es vital para las decenas de locatarios y comerciantes del sector.

Hoy ante el aumento de las criticas por el abandono de Lirquen por parte de la administración municipal de Penco, el alcalde se apresura en la construcción de una delegación municipal en el actual estacionamiento del Barrio Chino, sin consensuar la ubicación de esta, ni con los vecinos, ni tampoco con el consejo municipal. Debido a esta medida que pretendía posicionar nuevamente a la municipalidad de Penco en Lirquén, es que se generan estas protestas que se incrementaran por diversas vías, no solo callejeras, sino también jurídicas e institucionales.

{youtube}bV0qS5gzZ0Y{/youtube}

Estas leyendo

Inexplicable represión en Barrio Chino enciende protestas en Lirquén