Talcahuano: Agresiones físicas, amenazas y abusos a trabajadores en puerto de San Vicente.

Talcahuano: Agresiones físicas, amenazas y abusos a trabajadores en puerto de San Vicente.

Son los trabajadores agrupados en el SINTRAC quienes están denunciando hace al menos un año a la empresa de capitales chinos CHEC Chile SPA por las pésimas condiciones en que realizan los trabajos de reconstrucción del terminal SVTI, del Puerto de San Vicente en Talcahuano. Las denuncias incluyen no solo nulo respeto a la legislación chilena con los obreros chilenos, sino también condiciones de esclavitud de los obreros chinos que pasan las 24 horas del día durante meses en el lugar donde se emplazan las obras.

 

Las agresiones.

 

“Han habido agresiones constantes y me refiero a agresiones físicas de supervisores chinos a trabajadores chilenos. Zamorrean a los trabajadores, los tironean, les quitan sus herramientas de trabajo. Hay casos de agresiones directas, como el caso de un compañero que es carpintero y le arrojaron un palo de 5*5 en la cabeza, que si no es por el casco se la parten. Hay un delegado sindical del sindicato SITRAMICH -Jonathan Lizama-, que fue golpeado por un traductor chino, le apretó el cuello y le dio patadas en el suelo, habiendo Prevencionistas de SVTI cerca, incluso una de ellas le llamó la atención al supervisor chino… Lo peor de todo es que SVTI toma la determinación de dejar fuera de las faenas al delegado sindical y resulta que el trabajador chino sigue trabajando.” Señala Víctor Ovalle, del sindicato SINTRAC en Talcahuano. Las prevencionistas tras el episodio habrían cambiado varias veces el relato de los hechos dejando en la impunidad el nefasto accionar, indica el dirigente. A estos antecedentes se suma que han ocurrido episodios en que los supervisores han empujado desde altura a trabajadores cuando se molestan porque no les gusta determinado trabajo, tras lo cual toman las herramientas y hacen ellos mismos lo que exigen.

Es en esta realidad en que se inscribe el suceso que dejó a un trabajador chino con tres dedos menos, y a su compatriota responsable de la agresión muerto, producto de un suicidio. “Era un hombre al que no se le hizo un tratamiento psicológico necesario, que dormía en las instalaciones y deambulaba en los sectores por aquí y por allá, haciendo cualquier cosa, lo dejaban cortar el pasto… Pero a ese hombre nunca se le dio un tratamiento psicológico o un tratamiento adecuado” Víctor agrega que los trabajadores chinos, tras el incidente, siguen bajo las mismas condiciones inhumanas que había antes del suceso. “Nosotros denunciamos en la huelga anterior que a los chinos no se les sacaba de las instalaciones a distraerse, a pasear, a conocer un poco. Se les mantiene las 24 horas del día encerrados acá, y los únicos que salen, son los de administración, y el resto no, a excepción de cuando la PDI solicitó sus antecedentes.”

 

Los abusos y amenazas

 

El delegado del SINTRAC de Talcahuano señaló a Resumen “después de la negociación [estuvieron en huelga durante el mes de agosto del 2014] empezaron los despidos; varios tenían contrato a plazo fijo, pero se venció y siendo buenos elementos, con buen desempeño se les despidió igual” El dirigente declara que la práctica habitual de la empresa consistía en renovar los contratos a plazo fijo, evitando que cumplieran los 3 contratos para que el último no se tomara como indefinido. Para esto utilizarían varias modalidades, entre ellas, servirse del Multirut para contratar a los mismos trabajadores bajo las razones sociales CASE Constructora y CASE Prestadora de Servicios. A ello se suma que tras la huelga, “los despidos siguen hasta el día de hoy. Contratan a las personas por un mes, terminó su contrato y lo echan afuera altiro”. La rotación de personal figura como una característica principal de CHEC Chile SPA.

“A la gente se les está obligando a hacer sobretiempo los fines de semana. Es tan grave la situación, que hay trabajadores, como los enfierradores, a quienes se les pedía que vinieran a trabajar hasta los domingos. Tu comprenderás que algunos podrían venir para ganar algo de plata extra, pero no todos los domingos del mes. Entonces empezaron las amenazas de por medio.” Víctor relata que los mismos trabajadores por temor a perder el empleo y a los maltratos, propusieron ellos mismos trabajar una hora más diariamente para no trabajar los domingos. Estas horas extra incluso se estarían firmando en una hoja aparte a la asistencia, cuestión sumamente irregular.

Hay una serie de anomalías, accidentes laborales y retrasos en la obra que han aplazado entregas de trabajos y que colocan más presión en el ambiente de trabajo, afirma el dirigente.

 

El tema eso si no radica en la nacionalidad. De hecho, en la empresa hay varios “compatriotas” chilenos que “están en un cargo un poco mayor y ellos están ejerciendo amenazas sobre trabajadores chilenos.” señala Ovalle. En esta lógica de imposiciones y amenazas se les está obligando a “devolver” días de trabajo -dos sábados- que ellos no solicitaron como libres y que corresponden a la celebración del año nuevo chino (18 y 19 de febrero). “Hemos vuelto un montón de años atrás en donde reinaba la ley del látigo y la obligación.” agrega que “tenemos despidos casi todos los días, y especial persecución con quienes participaron en la movilización”

 

Los sueldos.

 

Los bajos salarios fueron una parte importante de la movilización que tuvo como protagonistas a los trabajadores en agosto pasado. No obstante no lograron muchas mejoras. Según Víctor, “todos los salarios están bajo el promedio de la zona. Acá un maestro carpintero está ganando con suerte 400 mil pesos. El promedio está entre 500 y 550 mil pesos. Hay trabajadores especialistas, M1, que conocen su materia que están con un sueldo de 370 mil, más un bono de 30 mil pesos.” Este último bono estaría sometido a arbitrariedades tales como “si le caíste bien al supervisor chino durante el mes. No hay nada que regule ese sistema de evaluación. Si tu te retiraste antes de tiempo, o tuviste que hacer algo, o te accidentaste, lisa y llanamente te quitan el bono”

 

Es sumamente llamativa y perniciosa la actitud de SVTI frente a las irregularidades de la empresa china. Asimismo llama la antención la actitud contemplativa de una Inspección del Trabajo que permite todo tipo de abuso con los trabajadores. En tanto, los trabajadores de SINTRAC y SITRAMICH plantean recurrir a tribunales por todos estos antecedentes con la intención de sentar jurisprudencia y dejar un historial de los abusos de la transnacional china, que acaba de adjudicarse obras en el Terminal Portuario de San Antonio.

 

Vea También:

Obreros de CHEC Chile SPA inician huelga y denuncian trabajo esclavo de chinos

Estas leyendo

Talcahuano: Agresiones físicas, amenazas y abusos a trabajadores en puerto de San Vicente.