Sobre secuestro de la locomotora Deutz de Osorno:  Trenes, Memoria y Quijotes (+Video)

Sobre secuestro de la locomotora Deutz de Osorno: Trenes, Memoria y Quijotes (+Video)

Por Daniel Mathews para resumen.cl

¿Qué hacemos con las viejas maquinas cuando el transporte se moderniza? El discurso de la modernidad es el de abandonemos todo, perdamos nuestra historia, no recordemos al abuelo. Con eso se desacraliza el mundo y lo único sagrado es el dinero. Por eso el filosofo Jorge Millones dice: “lo sagrado, es sobre todo, no olvidar, es conmemorar, ir con la memoria y volver a recorrer los antiguos laberintos para encontrarnos cara a cara con el tiempo que ya pasó. De esta manera y casi como jugando, es que se van creando los rituales. Lo sagrado no se ubica en un mundo extraterreno, sino que es posible ubicarlo en algún lugar que le designemos aquí y ahora”.

La historia del ferrocarril Deutz “Virgen de la Esperanza” es un poco de eso. Construida en 1968 para una mina española, vino a Chile cuando quedó vieja por allá y aquí tuvo una corta vida para quedar detenida el 2008. Para la modernidad 40 años es vida más que suficiente para cualquier maquina. Construida a principios del siglo XX la estación de Osorno es hoy poco menos que un basural habitado por indigentes. No es imaginable que parta de ahí cualquier maquina.

Pero esto no es aceptado por todos. En el número 50 de la revista española Tren apareció una nota titulada “Una historia de supervivencia” donde se narra que: “En la actualidad la D2 se halla apartada en la estación de Osorno donde un aficionado chileno, Nelson Beseler, se encarga de cuidarla y ha creado un grupo en facebook para promover su preservación”. No está demás decir que Beseler es hijo de un trabajador ferroviario y tiene un especial cariño a estas maquinas. El grupo reúne a 281 miembros preocupados de desfacer los entuertos modernos.

El 15 de diciembre del 2012 a las 4 de la tarde llegó Beseler a la estación de Osorno con una decisión: llevarse la maquina donde la puedan cuidar. Lo acompañaba su amigo Alvaro Parraguez, joven ingeniero en construcción. Limpiaron el interior, que era usado como baño, revisaron algunas conexiones, instalaron lo que faltaba, echaron combustible y se la llevaron a Valdivia. En esa ciudad existe un Patrimonio Ferroviario donde podía ser conservada y convertirla en parte de un museo.

El Presidente del Patrimonio Ferroviario también tiene una historia familiar que lo liga a los trenes. El papá de Enrique Rivera coleccionaba trenes a escala y él ya sabía manejar estas maquinas a los 16 años. “El paisaje del sur sin maquinas a vapor ya no es el mismo” dice. Pero ahora está acusado de haberse robado la Deutz. El 12 de febrero del 2013 salió en el Diario Austral la nota “Locomotora robada en Osorno aparece en ex estación de Valdivia”. El Mercurio le ha dado a Rivera el título de Robin Hood de los trenes. Y Juan Pablo Lorenzini, fiscal de la EFE lo ha denunciado penalmente. Pero según la legislación chilena el delito de robo necesita ánimos de lucro y lo que ha habido en este caso es gasto más que ganancia. Gastaron unos 150 mil pesos en llevarla a Valdivia y hasta ahora tienen un gasto de 500 mil en mantenimiento.

En todo caso Robin Hood fue un rebelde romántico y –seguramente sin saberlo- El Mercurio ha acertado. Alguna vez tenía que resultarle.

Ver Video:

Estas leyendo

Sobre secuestro de la locomotora Deutz de Osorno: Trenes, Memoria y Quijotes (+Video)