Un criminal engrillado en Chillán: alguna vez tenía que pasar.

Un criminal engrillado en Chillán: alguna vez tenía que pasar.

El ex agente de la DINA Fernando Gómez Segovia, el que fuera jefe de la Brigada Centro-Sur de la DINA, también conocida como Brigada Michimalongo, fue traído ante el tribunal de la Corte de Apelaciones de Chillán. El otrora implacable represor, designado por Manuel Contreras para que actuara como amo y señor de la zona de jurisdicción que correspondía a la III División del ejército, debió concurrir a confrontar careos con sus antiguos subalternos en el órgano represivo.

La diligencia forma parte de la investigación judicial en la causa por el secuestro y homicidio calificado de Rolando Angulo Matamala, Ogan Lagos Marín y Bartolomé Salazar Veliz, signada con el Rol N° 96-2010 de la Corte de Apelaciones de Chillán. Los tres asesinados eran militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y fueron detenidos y ejecutados por efectivos de la DINA en la provincia de Ñuble el 27 de abril de 1974.

El implacable Fernando Gómez Segovia, ex coronel de ejército, se encuentra actualmente cumpliendo condena de cinco años y un día en el Penal Punta Peuco, por el secuestro calificado de Pedro Juan Merino Molina, militante comunista detenido en Lota en septiembre de 1975. Pedro Merino fue trasladado hasta el feudo nazi fascista de Colonia Dignidad (actual Villa Baviera) y luego llevado a Santiago por los agentes DINA y hecho desaparecer desde el campo de prisioneros de Cuatro Álamos.

El arribo del condenado Gómez Segovia, custodiado y engrillado, en las merecidas condiciones de criminal rematado, fue acompañada por la funa masiva realizada por familiares y compañeros de los caídos. En el careo, debió confrontar las declaraciones de sus ex subalternos quienes han relatado los métodos de tortura y eliminación de los prisioneros utilizados por el antiguo jerarca represivo.

Gran parte del poder y capacidades criminales desarrolladas por Gómez Segovia y su grupo desde septiembre de 1973 en adelante se debió a la participación y cooperación activa en las labores represivas, de tortura, de asesinatos, que cumplieron los alemanes del enclave de Colonia Dignidad. Partiendo de la vivienda que utilizaba Gómez Segovia en Parral y del cuartel principal de la Brigada Centro Sur, ambos de propiedad de los nazis.

Fotos de Samuel Jeremías Muñoz. Diario Itihue, de San Carlos.

Estas leyendo

Un criminal engrillado en Chillán: alguna vez tenía que pasar.