[Fotos de la Intervención] Violeta penquista

[Fotos de la Intervención] Violeta penquista

Violeta Parra es tremendamente americana. Es parte de ese grupo de escritores, músicos, artistas migrantes que viven dos mundos en paralelo. El rural, con sus tradiciones, su forma de relacionarse con la naturaleza y la gente. El urbano con sus técnicas musicales o poéticas, con su modernidad. Sin combinar estos dos elementos no se puede entender a Arguedas en el Perú, a Rulfo en México, a Atahualpa Yupanqui en Argentina, a García Márquez en Colombia. En resumen, no se puede entender la cultura continental. Sus mayores riquezas.

Tampoco se puede entender al hombre de la calle, al que camina a mi lado sin saber mi nombre, sin que yo sepa el suyo. Todos perdemos nuestras raíces en el agro, todos somos comuneros mapuches, quechuas, nahualts. La vida comunal es lo que nos permite superar nuestras pobrezas en la ciudad. Si alguien no tiene se le da, si alguien está construyendo su casa se le ayuda. Violeta Parra, Rulfo, somos todas, todos.

¿Por qué en México o Perú fueron narradores y en Chile y Argentina cantantes y compositores? Es difícil saberlo. Pero Violeta Parra, como Arguedas, no solo fueron creadores. Con un profundo respeto al saber popular también fueron recopiladores. De poesía, si. Pero en el caso de Parra también de arpilleras, cerámicas, todo un saber que se está perdiendo.

Y, como todos ellos, también se comprometió en las luchas de su pueblo. Acompañó a Allende en sus primeras giras. Sus hijos lo acompañaron en la triunfal. Pero sobre todo acompaño a la lucha de los de abajo, de los que construyen el país: “ya no son los españoles/ los que les hacen llorar/ hoy son los propios chilenos/
los que les quitan su pan”.

_MG_3166Pero Violeta Parra es tremendamente penquista. Fue con la Universidad de Concepción que hizo el museo de arte popular que después la propia UdeC se encargó de desmantelar, fue la creadora además de la Feria del Arte Popular de Concepción, que pervive hasta hoy, aunque no fiel a su origen. Porque el cariño que Violeta dio a Concepción no fue reconocido ni por la Universidad, ni por el Municipio. Pero si por la gente.

Algo de ese reconocimiento lo quisieron dar cuatro jóvenes que “rebautizaron” la Avenida Ohiggins, principal Avenida de la capital regional
y le pusieron Violeta Parra ¿Qué hicieron las instituciones? ¿La municipalidad ofreció ponerle el nombre a alguna calle? No, sería iluso. Quienes intervinieron fueron los carabineros que los metieron presos a los muchachos. Desde Resumen un abrazo solidario.

Fotos: Weichafe Comunicación Popular

10838055_790815714306401_8953113089170801869_o

11096575_790815644306408_5916219785169123522_o  11127235_790815537639752_3753462301242949321_n 11080313_790815787639727_5501158744458531875_o

Estas leyendo

[Fotos de la Intervención] Violeta penquista