Chile: El naufragio de la democracia secuestrada

Chile: El naufragio de la democracia secuestrada

Andrés Figueroa Cornejo/resumen.cl

En Chile la representación ejecutiva de las clases dominantes está compuesta por los grandes capitales (donde se encuentran los propietarios y accionistas de más del 90% de todos los medios de comunicación de masas), la oficialidad de las Fuerzas Armadas, las jefaturas del sistema de partidos políticos, la nomenclatura del clero católico y los intereses estratégicos del imperialismo norteamericano (tal como en México, Colombia, Perú, Honduras, Puerto Rico, sólo para mencionar los más evidentes de la región).

En el sistema-mundo, Chile es plataforma financiera y de servicios; extractivismo primario exportador minero, forestal, marino; agroindustria alimenticia, retailer y pieza clave del liberalismo de vanguardia. Los modos a través de los cuales el capital obtiene sus principales ganancias están asociados a la sobreexplotación humana, al saqueo de recursos naturales, al sistema financiero, las privatizaciones, el subsidio estatal y el ahorro previsional administrado privadamente por las AFP, y la deuda generalizada y con promesa de morosidad. El golpe de Estado de 1973 no restituyó ni el proyecto ni a la clase dominante que precedió al gobierno de Salvador Allende. Por el contrario, el país andino se convirtió en el campo de pruebas de la nueva fase y ofensiva económico-política del capitalismo desplegado posteriormente entre los 80 y 90 del siglo XX en casi todo el planeta. De un período nacional-desarrollista, Chile pasó a transformarse en el paradigma del liberalismo y sus relaciones sociales que actualmente hegemonizan a escala mundial en sus diversas variantes y cuyos polos dominantes se encuentran en los Estados-empresariales de Estados Unidos-Canadá, China, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia, India y Brasil.

En general y a nivel global, el capital financiero funciona como el momento tutelar de la reproducción del capitalismo sobre sus demás momentos (producción, intercambio (comercio) y consumo (distribución)). El momento financiero como centro de mandos de la acumulación del capital, dinamizado por las nuevas tecnologías en tiempo real (como ocurre en las bolsas y en la estructuración bancaria o industria de la deuda infinita e impagable), genera las mayores utilidades, la deuda, la concentración con tendencia monopólica del capital, y las crisis. Porque las crisis de sobreproducción y sobrecapacidad productiva están articuladas desde el capital ficticio, el endeudamiento y las burbujas financieras. Asimismo, el momento financiero del capital no corresponde a una parte de la totalidad del planeta capitalista. Es el momento que organiza la totalidad del movimiento del capital y sus industrias más rentables, como la armamentista, el narcotráfico, la red de trata de personas, la prostitución infantil, la energía (petróleo, agua, extractivismo), la deuda, la producción alimenticia y el conocimiento de punta (ciencia y tecnología).

Hoy Chile es presa de un fuerte decrecimiento debido a la caída internacional de los precios de los commodities y del cobre, su dependencia respecto del dólar norteamericano, la postergación de inversiones y donde, por su condición de economía periférica, cualquier crisis en los centros del capitalismo, en particular del imperialismo norteamericano, se multiplica como maldición sobre sus costas.

 

Las encuestas, Bachelet y las expresiones de la crisis

 

Como en la democracia nepotista, antipopular, elitista y secuestrada chilena no existen consultas político-populares de ninguna especie, entonces abundan las llamadas encuestas de “percepción” de la población. Adimark es una empresa de “estudios de mercado” que consensuadamente por y para los pocos de arriba, tiene prestigio y credibilidad.

De acuerdo a la encuesta de abril de 2015 de Adimark (http://www.adimark.cl/es/estudios/index.asp?id=280) , a casi 5 meses del estallido de los casos de corrupción que involucran a miembros de todo el sistema de partidos políticos dominante (Nueva Mayoría y Alianza, PRO incluido), o los dos rostros intercambiables del partido único que administra los intereses del gran capital), los resultados pusieron a la presidenta Michelle Bachelet con un 31% de aprobación y un histórico 64% de rechazo. El gobierno fue aprobado por un 26% y deplorado por un 70%.  En el ítem de Corrupción de organismos del Estado, la encuesta arrojó un 14% de aprobación y 84% de rechazo.

Nueva Mayoría obtuvo una aprobación del 24% y un 67% de desaprobación, mientras que la Alianza tuvo un 17% de aprobación. O sea que el conjunto de partidos políticos, oficialismo y oposición burguesas, sumaron un magro 41% de aprobación entre la población. Por su parte, ambas cámaras, parlamento y senado, lograron romper su propio récord con casi un 80% de rechazo.

Como efecto de la colaboración en los desastres naturales en el norte del país, los bomberos, carabineros y el ejército alcanzaron una aprobación de alrededor de un 90%. Es preciso puntualizar que la nota positiva se debió a la ayuda a la gente en las catástrofes mencionadas y no a causa de la represión contra el pueblo movilizado ni contra la resistencia Mapuche.

En materia de trabajo, la desaprobación de la gestión gubernamental tocó el 61% de rechazo; en economía un 65% de rechazo; en transporte colectivo un 72% de desaprobación; casi un 70% de rechazo en el ámbito Mapuche; en gestión ambiental sacó un 62% de desaprobación; en el Transantiago casi un 80% de desaprobación; un 74% de rechazo en el sector de la salud y un 65% de desaprobación en educación.

El relato convenido por el poder como un todo para caracterizar su propio drama es de “crisis de confianza en la clase política”, delimitado convenientemente a los casos de corrupción de Soquimich, Penta y Caval. O sea, según las mismas leyes de la tiranía luego refinadas por los gobiernos civiles, su crisis sería primero moral y luego correspondería a una “clase” política. Sin embargo, la supremacía sin discusión de los intereses económicos del gran capital –transnacional y combinado con capitales de origen nativo- sobre cualquier cargo público que reclama el voto, no es un acontecimiento, una anécdota o un incidente. Es el modo hegemónico a nivel planetario a través del cual se desenvuelve el capitalismo en su presente fase. Con el fin violento del período nacional-desarrollista en América Latina, y en Chile en particular, los gobiernos civiles votados (salvo en Venezuela de Chávez y Maduro, y Bolivia de Morales, procesos devenidos de sendos levantamientos populares, como el ‘caracazo’ y la ‘guerra del agua’) que el marco de acción decisional de los ejecutivos y legislativos se encuentra acotado a la sola administración de un mismo sistema económico, político, cultural y social. Como la inflación, el voto ha sido devaluado estructuralmente porque así lo demanda la ganancia del capital.

Asimismo, los pocos dueños de todo hablan de “clase política”, cuando incluso en términos burgueses, la política en sistemas de representación electoral debe asociarse al derecho de cualquier persona a participar en igualdad de condiciones en la disputa de cargos públicos. Decir “clase política” es plantear explícitamente la existencia de una arquitectura social de castas inamovibles dentro de la cual la política es la especialidad de un grupo de autoproclamados administradores del Estado. Semejante discurso sólo ahonda aún más la distancia entre los funcionarios públicos elegibles y las grandes mayorías. Es cierto que la dictadura del capital históricamente ha requerido de una representación leal a sus intereses en el Estado cuya sola realidad ya expresa una sociedad dividida entre una minoría opresora y una mayoría oprimida. Lo particular en la actual coyuntura chilena es la revelación y el sinceramiento público de la lucha de clases y las relaciones de fuerza y de poder como las contradicciones reales que definen la política.

¿Por qué? Porque el relato encarnado en la figura de Michelle Bachelet respecto de reformas cosméticas en materia de derechos sociales (trabajo, educación, salud, impuestos, derechos indígenas, atención a las regiones e incluso “proceso constituyente”) no habría sido necesario sin las grandes protestas estudiantiles que arrancaron en los albores del siglo XXI y tuvieron su pico en el 2011. Fue la juventud sin porvenir, los secundarios de lo que va restando de la educación municipal destruida sistemáticamente por su apropiación privada, junto a un sector aspiracional de los universitarios; fue la lucha consistente del Pueblo Mapuche; fue la multiplicación del ambientalismo contra el extractivismo destructivo; fue el protagonismo de la mujer en todo el movimiento popular; fueron las grandes protestas en distintas regiones por el abandono estatal; fueron las huelgas de los trabajadores/as del subcontrato, los puertos y las forestales fuera de la legalidad, en conjunto, los procesos que ofrecieron las pistas programáticas de Bachelet (que ganó la presidencia con un 26% del electorado habilitado para sufragar, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=176975).

No obstante, y pese a que las luchas arriba mencionadas fueron convertidas en promesas electorales por cumplir, el descrédito popular de la democracia secuestrada chilena ya estaba instalado. A su vez, y como señala Antonio Gramsci, las expresiones políticas de las clases dominantes suelen “meterse al bolsillo” las demandas de las clases subalternas, de acuerdo a las relaciones de fuerza. Esto es, junto con intentar cooptar por todos los medios a los liderazgos colectivos, el poder recoge las reivindicaciones del pueblo en lucha y las retorna descafeinadas, vaciadas de transformación radical. A fin de cuentas, en tiempos de paz inestable, el objetivo del poder bajo el capitalismo es la gobernabilidad necesaria para su reproducción. Y en Chile actual, es la gobernabilidad para beneficio del capital inversionista y el acatamiento a las reglas del juego impuestas por la OCDE, el FMI y el Banco Mundial. Eso ha hecho Bachelet con cada una de las vociferadas reformas, mutadas finalmente en papel mojado. Por eso los trabajadores/as organizados continúan exigiendo un nuevo código laboral; por eso los estudiantes convocaron a una segunda protesta nacional por una educación gratuita y pública para el 14 de mayo próximo (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=197756); por eso los Mapuche radicalizan su combate antiguo; por eso el ambientalismo consecuente sigue dando batallas por el agua y la sobrevivencia de las comunidades víctimas del extractivismo. Los casos de corrupción solamente coronan una verdad que el pueblo conocía desde hace tiempo. La presidenta nunca ha salido de la célebre frase que el escritor italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa puso en boca de su personaje Tancredi: ‘Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie’.

Contra la peste del olvido en Chile, urge precisar que Michelle Bachelet es hija del general de brigada aérea, Alberto Bachelet, muerto de un ataque al corazón mientras era torturado por agentes de la Inteligencia de la dictadura pinochetista por ser un oficial que no estuvo de acuerdo con el golpe de Estado. Michelle Bachelet durante la Unidad Popular de Allende, influida por el después detenido y desaparecido diputado y miembro del comité central del Partido Socialista, Carlos Lorca, comenzó a militar en esa tienda desde muy joven. Durante su exilio, prosiguió sus estudios de medicina en la entonces República Democrática de Alemania o Alemania Oriental donde se casó con Jorge Dávalos en 1977, también miembro del PS. Con Dávalos tuvo dos hijos (Sebastián y Francisca) y su matrimonio acabó en 1984. Bachelet volvió a Chile en 1979 y entre 1985 y 1987 sostuvo una relación emocional con el combatiente y uno de los voceros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=113276), Álex Vojkovic, quien murió en un extraño accidente automovilístico el 16 de octubre de 2014. Vojkovic realizó la vocería de la organización revolucionaria cuando ocurrió la internación de armas en la zona de Carrizal Bajo y el fallido intento de ajusticiar al tirano en 1986. En aquella época Bachelet estaba adscrita al Movimiento Democrático Popular (MDP), única agrupación que congregaba a todas las fuerzas de la izquierda radical contra la tiranía y que propagaba todas las formas de lucha. Su constitución fue tardía y relativamente breve, y se diluyó ante el debate de participar o no en el plebiscito de 1988, parte de la agenda de la propia junta militar gobernante. En la realidad, el “triunfo del No” a la extensión del mandato del régimen militar fue el resultado de un pacto interburgués digitado por el imperialismo norteamericano. Para el Pentágono la dictadura ya era un estorbo y un peligro ante las masivas protestas populares. Necesitaba que Chile volviera a los gobiernos civiles a condición de que se mantuviera el capitalismo de vanguardia del país y no fuera tocado Pinochet ni su entorno (pacto cumplido al pie de la letra por la inmensa mayoría de los mandarines de la oposición liberal posteriormente agrupada en la Concertación de Partidos por la Democracia, hasta el presente).

Sin embargo, y como sobran los casos en Chile, América Latina y el mundo, la historia y decisiones políticas de Michelle Bachelet sufrieron una sustantiva vuelta de tuerca política. En 1996, la actual mandataria estudió en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos en Chile (dirigido por oficiales que, a su vez, estudiaron las políticas de guerra en contra del pueblo en la Escuela de las Américas, hoy Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad, http://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_del_Hemisferio_Occidental_para_la_Cooperaci%C3%B3n_en_Seguridad) y luego en el Colegio Interamericano de Defensa en Washington (http://es.wikipedia.org/wiki/Colegio_Interamericano_de_Defensa), conducido directamente por instructores de las FFAA usamericanas. De esta última institución, tres de sus alumnos han terminado en la presidencia de sus países: Bachelet, Lucio Gutiérrez de Ecuador y el actual presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. ¿Sus conductas en común? Intensificación de las políticas capitalistas antipopulares, fidelización con el imperialismo norteamericano y corrupción. Casi está de más ilustrar la amistad y subordinación de Bachelet con el presidente Barak Obama.

Siempre dentro del mismo ámbito, en 2009, la presidenta chilena obtuvo la Insignia de Oro de Americas Sociaty ‘en reconocimiento de los logros sociales y económicos del gobierno chileno en tiempos de crisis global’. El acto se efectuó en el Council of the Americas presidido por el influyente archimillonario sionista David Rockefeller. El evento fue co-auspiciado por la minera canadiense Barrick Gold, la cual posee un puesto en el Council junto al Banco de Chile de la familia Luksic y la Celulosa Arauco de la familia Angelini. Otros miembros incluyen a CorpBanca, vinculada al empresario Álvaro Saieh, y El Mercurio SAP de Agustín Edwards Eastman, íntimo de Rockefeller, y uno de los artífices fundamentales del golpe de Estado de 1973.

Por ello no resulta extraño que el anuncio de cambios en el gabinete de gobierno realizado por Bachelet el pasado 7 de mayo de 2015 fuera mediante una entrevista con Mario Kreutzberger, ‘Don Francisco’, uno de los grandes sionistas en Chile y más allá, a través del canal 13 de televisión cuyo accionista mayoritario es el grupo Luksic. Todo cuadra y nada es accidental. Las señales “de confianza” fueron dadas hacia los intereses del gran empresariado, al capital financiero, al imperio norteamericano y al sionismo. Para los poderosos, garantías, para el pueblo chileno, circo.

Finalmente, el pirotécnico cambio de gabinete anunciado se tradujo el lunes 11 de mayo en un ‘parto de los montes’. Hubo cinco salida de ministros y 4 enroques entre los que ya estaban. ¿Lo predecible? El militante demócrata cristiano Jorge Burgos en la cartera del Interior; el socialista Marcelo Díaz, ex embajador en Argentina, a la vocería gubernamental; el PPD Jorge Insunza en la secretaría general de gobierno; y, tal vez el cambio más relevante para mayor tranquilidad del empresariado (y que significó la inmediata reacción positiva de la bolsa), la ubicación en el Ministerio de Hacienda del PPD Rodrigo Valdés, ex presidente del BancoEstado, asesor de Hacienda durante el gobierno de Ricardo Lagos, con un pasado de altas responsabilidades en el Banco Central, el Fondo Monetario Internacional, Barclays Capital y BTG Pactual. Esto es, un incuestionable amante del liberalismo reinante.

Las modificaciones formales de Bachelet terminaron por ratificar, sobre cualquier duda, el contenido de clase de su administración con superior nitidez. Los pocos de arriba, felices.

 

La iglesia y la lucha de clases

 

Chile está entre los cinco países con mayor población católica de América Latina. El Papa Francisco es jesuita y los jesuitas en Chile han jugado un rol importantísimo a nivel educacional, el cual se ha traducido en el egreso de sus establecimientos de estudio de relevantes figuras políticas (desde la Democracia Cristiana, la pinochetista UDI, hasta la izquierda revolucionaria (en sus aulas se educó hasta el periodista que suscribe este artículo)), como de distintos ámbitos de la vida nacional.

El número uno de la oficialidad de la Iglesia Católica chilena es, hasta ahora, Ricardo Ezzati, quien ha padecido el cuestionamiento de una relevante fracción de la Iglesia Católica y de los católicos en general (http://www.theclinic.cl/2015/03/26/revuelta-en-la-uc-contra-ezzati-por-profesor-jesuita-despedido-60-academicos-arremeten-con-una-carta/), a causa de sus posiciones ultra conservadoras en todos los campos de la política pública, la protección de sacerdotes pedófilos y el castigo a la Iglesia de la opción por los pobres.

El buró de la Iglesia Católica es parte del directorio que comanda desde arriba, junto al gran empresariado, las FFAA y el sistema de partidos políticos dominante, guardianes ejecutivos del actual orden de las cosas en el país. Sin embargo, ocurre que las políticas del Papa Francisco tienen como fundamento una urgente renovación con el fin de salvar la crisis mundial de la Iglesia asociada a un ramillete de variables donde sobresalen los innumerables casos de pedofilia sacerdotal y el distanciamiento sideral entre la curia y los pueblos. De allí el perfil del Papa Francisco, su conducta y discurso tendientes a la actualización e influencia en los problemas más acuciantes del planeta. Al interior de esa estrategia de sobrevivencia y reposicionamiento de una de las instituciones más antiguas del mundo, Ricardo Ezzati no tiene cabida. Esto es, el daño que ha provocado y que provoca Ezzati al diseño político de la dirección del Vaticano, lo convierte en un obstáculo preciso de sortear lo antes posible.

La Iglesia Católica no es impermeable a la lucha de clases. En su interior, de manera histórica y sobre todo en América Latina, la Iglesia e incluso los jesuitas en particular, ha estado cruzada por las contradicciones propias de una sociedad dividida en clases sociales de intereses irreconciliables. ¿Cuántos sacerdotes han sido parte protagónica de insurrecciones, guerrillas, del poder popular, de las resistencias contra las tiranías, etc. en el continente? ¿Y en Chile? Innumerables. Aun, han practicado el internacionalismo popular, pagando con su vida la lucha por la liberación de los pueblos.

Entonces, por un lado, parte significativa de la Iglesia Católica oficial chilena debe estar reclamando con fuerza el alineamiento con la estrategia vaticana en curso con el fin de recobrar la autoridad moral sobre la sociedad chilena, y por otro, desde hace un tiempo que sacerdotes y seminaristas han retomado la tradición de conjuntar su compromiso con el Cristo trabajador y mapuche y humillado/a y empobrecido/a y en combate y el paraíso en la tierra.

Quien escribe el presente texto también es cristiano. Del Cristo de los de abajo. Y sabe cómo rima ese Cristo con la ética libertaria y rebelde. Como sabe que la pureza profiláctica o la ortodoxia o los manuales o los remedos históricos son materiales inútiles si no se adecúan a la realidad y dinámica concreta de los pueblos en su carrera por la conquista de una sociedad liberada del capitalismo inhumano.

Ezzati ya es el pasado hasta para los creyentes más moderados/as.

 

¿Y la organización de los trabajadores/as y los pueblos?

 

Al sur inmensamente mayoritario de la sociedad de clases, como en casi todo el mundo, la fragmentación premeditada o inconsciente del movimiento popular en Chile traba su densidad y protagonismo. Son incontables las agrupaciones anticapitalistas que intentan y edifican poder y luchas limitadas territorial y sectorialmente. La superación del “tribalismo” anticapitalista no sólo demanda un proyecto político de poder unitario y poscapitalista, una estrategia, las tácticas, una línea política de orientación colectiva (http://kaosenlared.net/chile-que-es-una-linea-politica-para-la-transformacion-social/). Todavía se trata de empeños en ‘Intranet’, desbrozados, compartimentados, ensimismados. Tan cierto como que no existe todavía el instrumento político de la revolución en Chile, es la ausencia de ataduras férreas entre las diversas expresiones del combate contra el capitalismo. La acción y reflexión conjunta de los denominados ‘movimientos sociales’ es la condición sin la cual no es posible constituirse en actor y sujeto de transformaciones estructurales. En verdad, no hay ‘movimientos sociales’, sino que un movimiento popular descoyuntado.

Siempre existe lucha de clases, lo que falta es conducción, victorias parciales, dirección unitaria de la totalidad de las batallas político-sociales. El sindicalismo que procura destruir el economicismo funcional, el antipatriarcado, el ambientalismo consecuente, la pelea dura de los pueblos originarios, los pobladores sin casa ni derechos sociales, los endeudados desde muy jóvenes, los estudiantes, el activismo de los Derechos Humanos, todas las caras resueltas contra la infamia, la alienación y la miseria más o menos encubierta, etc., tal como el enemigo de la humanidad que en Chile mantiene una unidad granítica, deben convertirse en una fuerza social total. De sus hijos/as mejores devendrán, por autoridad ganada en la práctica y las políticas correctas, la organización revolucionaria. De menos a más, de lo simple a lo complejo, de la unidad en la acción hasta la unidad política y orgánica. Desde la convicción de poder, la formación política, la práctica coherente y cada cual en su sitio.

Si bien la ética de quienes aspiran a cambiar la vida radicalmente está sintetizada esencialmente en los intereses históricos de los trabajadores/as y los pueblos, esa misma ética se sostiene sobre la solidaridad militante, la reciprocidad, la conducta insobornable, el colectivo sobre el individualismo, la democracia sobre el caudillismo, los intereses del pueblo sobre cualquier bandera, la crítica y autocrítica permanente, el amor y la disposición de combate, y la mismidad entre los público y lo privado.

Y un asunto añoso que resulta estratégico: el internacionalismo concreto y no sólo declarativo. Ante los poderes mundializados del liberalismo y el capital insaciable, ni siquiera los proyectos socialdemócratas son posibles en un solo país. La emancipación humana poscapitalista, por necesidad material, exige la coordinación metálica con los movimientos populares y las organizaciones revolucionarias del mundo. Y no por razones de ‘retaguardia’. Sino que por razones de sobrevida y garantía de duración y profundización de la sociedad futura en términos ampliados geopolítica y económicamente. Por cuestiones ligadas a la hegemonía de la humanidad sobre el capitalismo.

Toda la imaginación política e insubordinada al ruedo. No importa el tiempo que tome. Importa que se viva como un aquí y un ahora.

Estas leyendo

Chile: El naufragio de la democracia secuestrada