Suspensión de Octopus: “El proyecto Improvisa Otra Vez”

Suspensión de Octopus: “El proyecto Improvisa Otra Vez”

Por Víctor Díaz Grandón /Presidente Comité Bulnes Sin Termoléctricas

Octopus Biobio Genera es como aquel alumno porro que no estudió para el certamen y cuando está cerca de rendir la prueba, como no tiene ni idea de la materia y de cómo responder a las preguntas del examen, pide más plazo al profesor para intentar responder satisfactoriamente y tratar de aprobar la exigencia.

Esta solicitud de los gestores, de suspender el proyecto para responder más de mil observaciones formuladas por la comunidad de Bulnes, llama poderosamente la atención por las siguientes razones:

El nivel de desconocimiento de OCTOPUS BIOBÍO-GENERA en materia de producción de electricidad, queda en evidencia y en particular con el pretendido proyecto de instalar una gigantesca central termoeléctrica en el corazón agrícola de Bulnes. El mal concebido y además mal llamada central El Campesino es de una falta de seriedad profunda, porque primero fue planteado como dos unidades de generación eléctrica de 540 MW cada una y enfriadas por agua, posteriormente quienes impulsan el proyecto dijeron que va a ser solo una central de 640 MW y se va a enfriar por aire de manera experimental en Chile.

Por si no fuera poco en el año 2013 el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado para el puerto que abastece de gas a la central fue retirado y al año siguiente fue nuevamente presentado por separado: El puerto de gas en Lirquén y la central termoeléctrica en Bulnes . Y como si todavía no bastase con la falta de seriedad, hoy se conoce que el proyecto que lidera Juan José Gana, se va a suspender por seis meses para responder las más de mil observaciones que le formuló TODA la comunidad de Bulnes al mal concebido, ajeno y extemporáneo proyecto El Campesino. Si existen más de mil observaciones, todas técnicas y profundas, planteadas por la comunidad a través del proceso que dispuso del servicio de evaluación ambiental (SEA) del Biobío, es porque la comunidad no sólo está alarmada por la instalación de un proyecto termoeléctrico en la comuna, sino que además lo RECHAZA transversalmente, desde el más modesto hasta la más alta autoridad comunal. El RECHAZO es en todo los tonos y en todas sus letras producto de que este un proyecto contaminante, innecesario, mal estructurado y sobretodo ajeno a Bulnes.

Cuando se llega a improvisar en cualquier iniciativa, se encienden las alarmas y se piensa con razón de que existe un problema mayor, tal vez insalvable. Las alarmas se encienden cuando se constata que es imposible responder ante un requerimiento. Las alarmas se encienden porque existe ya la certeza de que será IMPOSIBLE, por lo menos en un plazo determinado, cumplir con los requerimientos, en este caso responder ahora a más de mil observaciones técnicas de toda la comunidad de Bulnes. Es altamente posible que con este galopante nivel de improvisación que demuestran los gestores de la central El Campesino y la flagrante falta de experiencia de ellos, finalmente empuje a que este proyecto nunca sea aprobado. Si hoy OCTOPUS está solicitando sólo para responder mil observaciones presentadas por los habitantes de Bulnes, proceso que no requiere mayor complejidad, entonces quiere decir que para la compleja tarea de levantar la eventual planta termoeléctrica necesitaran mucho más de los tres años que ellos indican.

En materia de licitación también llama la atención el sistema que hoy impera. Esto es que se le adjudiquen cuotas de generación eléctrica a una iniciativa como OCTOPUS que no es más que un proyecto de papel, sin respaldo alguno y, como se ha mencionado, sin experiencia en la generación eléctrica. Lo alarmante de esto es que la licitación le fijó plazos a OCTOPUS. Este plazo es estar instalados y produciendo de aquí a enero de 2019. Claramente que con esta suspensión de seis meses, el plazo no va a poder cumplirse.

Este tipo de actitudes e improvisación –en proyectos de alta complejidad como es la generación eléctrica- crea profundas desconfianzas en cómo operan las instituciones en nuestro país. Hoy las personas tienen el perfecto derecho a preguntarse si las instituciones funcionan y de qué forma funcionan.

 

Foto: Quetzal Gris

 

Infografía Resumen Gráfico / Descárgala

16744233314_e45a6d4fda_k

Estas leyendo

Suspensión de Octopus: “El proyecto Improvisa Otra Vez”