Histórico bloqueo en San Juan por una primavera sin Barrick ni cianuro

Histórico bloqueo en San Juan por una primavera sin Barrick ni cianuro

[resumen.cl] Durante la jornada de ayer, asambleístas de Jachal (San Juan, Argentina) realizaron bloqueos de caminos hacia la minera Veladero de Barrick Gold, la misma que hace solamente algunas semanas contaminó con más de un millón de litros de cianuro los ríos de deshielo de la provincia, los que además presentaron altos niveles de metales pesados como arsénico, aluminio, manganeso, boro y cloruros. Luego de los bloqueos de los vecinos, se denunció que guardias de la empresa custodiaban los caminos e intentaron romper los bloqueos, amenazando a los manifestantes. Posteriormente, la policía llegó arrestando a 23 personas. Se denunció que hubo heridos en el procedimiento: una mujer con politraumatismo de cráneo, con fisura de muñeca y varias con hematomas por la represión policial. Durante el mediodía de hoy, los 23 detenidos por bloquear el acceso a la mina fueron liberados, mientras cientos de personas en Jáchal esperaban afuera de la comisaría para garantizar su libertad e integridad física.

[lavaca.org desde Jáchal y Tudcum] Vecinos de Jáchal e Iglesia iniciaron este miércoles en el único camino de acceso a la mina Veladero en la zona de Tudcum, el primer bloqueo en la historia sanjuanina, con una descascarada Ford F100 modelo 1978, aclarando que la medida se realiza por tiempo indeterminado hasta que Barrick Gold frene su producción en ese emprendimiento de extracción de oro y plata, en el que el 13 de septiembre último se produjo el derrame de un millón y medio de litros de agua con cianuro.

Los vecinos decidieron bloquear el acceso a Veladero, pero permitir que los vehículos puedan irse. Al atardecer llegaban decenas de vecinos al corte, en un páramo con fondo de Cordillera nevada, cielo rojo y viento helado, a 2.500 metros de altura. También llegó personal de la policía provincial:

-Venimos por requerimiento de la superioridad. Al estar cortando un camino privado, ustedes están cometiendo un delito. Se les van a tomar fotografías- explicó un oficial robusto mientras uno de sus colegas fotografiaba y otro filmaba a los vecinos. Los más jóvenes, preventivamente, usaban barbijos ante los paparazzi policiales.

Respuesta de los asambleístas:

-Estamos defendiendo pacíficamente la salud nuestra, la de ustedes, la de nuestros hijos y también de los hijos de ustedes. El delito es contaminar y enfermar a la gente.

Quien deberá decidir sobre estos debates es el juez Pablo Oritja, el mismo que investiga el derrame de cianuro y que ayer conformó una comisión en la que integrantes de la asamblea Jáchal No Se Toca, que  intervendrán en la realización y control de los análisis de agua y suelos.

En Tudcum las dos principales pancartas planeaban:

  • Barrick mató la esperanza de los productores.
  • Gobernantes, ha llegado la hora de los verdaderos patriotas.

Durante la primera jornada al menos tres camionetas de la empresa y dos camiones cambiaron su rumbo al no poder ingresar, y ocho 4×4 salieron de Veladero, todo sin conflicto.

El des-progreso minero

La posibilidad del corte de ruta se venía debatiendo en las últimas semanas. Pasado el mediodía se concretó la partida de dos vehículos hacia Tudcum, a la entrada de la mina Veladero. A las 14.15 siete personas llegaron en la Ford F100 modelo 1978 que alguna vez fue roja, y la cruzaron frente a la entrada de la minera Barrick Gold junto a un cartel en el que se leía: “Acceso único a Veladero-Lama”. Otro cartel mostraba el típico humor canadiense, según el cual Veladero es propiedad de Minera Argentina Gold.

Los vecinos bajaron una bandera argentina, cinco gomas de auto usadas y algunos aerosoles con los que pintaron por ejemplo la palabra “Ex” en el cartel que informa: “Camino privado minero”.

Mientras dos periodistas de lavaca.org registraban el episodio inédito, se acercaron a los asambleístas tres integrantes de la empresa Securitas con gesto asombrado, walkie talkies y cascos amarillos.

-Queríamos preguntarles ustedes de dónde son.

-De Argentina- contestaron mientras acomodaban gomas, banderas y conos anaranjados.

Los guardias se retiraron hablando por los walkie talkies.

Ramón: “La Barrick gobierna San Juan. Han hecho todo lo que han querido. Pero lo único que nos están dejando es empobrecimiento, contaminación y enfermos”.

Los vecinos han calculado que Jáchal es el departamento sanjuanino con mayor nivel de desocupación de la provincia: 3.000 personas, según informan.

Primavera sin cianuro

De pronto se notó que una serie de vehículos pasaban por un camino alternativo. El grupo desarmó el corte y partió hacia Tudcum, ya con dos vehículos más en la caravana.

Silvestre Sánchez, ex empleado de Barrick y conocedor del terreno como pocos, detectó cuál era el lugar en el que ya no hay caminos alternativos, y allí se reinstaló el corte. Entre las presentes, Sofía Gatica, de Madres de Ituzaingo. “Si pudimos parar a Monsanto en Malvinas Argentinas (Córdoba) podemos parar a Barrick Gold. Ya vamos por la tercera Primavera sin Monsanto. Tenemos que hacer la primera Primavera sin Barrick Gold”. Sobre su candidatura reciente en un partido de izquierda: “No me interesó, no le puse fichas. Me di cuenta que era para que ganen otros. Lo mío es esto” sostiene, mientras se enfunda para protegerse del frío.

Diferentes tandas de policías seguían acercándose:

-Lo único que queremos es brindarles seguridad a ustedes- dijo el oficial Ortiz.

-La seguridad sería que Veladero no trabaje más. Que demuestren que no contaminan. Porque lo que han hecho hasta ahora es una violación a los derechos humanos y a la vida- contestó Miriam Corso, docente de Jáchal.

-Pero este es un camino privado- retrucó el policía.

-Por favor, están defendiendo a una empresa extranjera que dice que nuestros caminos son de ellos.

-No se haga problema, madre, que solo estamos para que no haya problemas- dijo otro policía, hipótesis que el tiempo se encargará de verificar.

Lo que se hunde

Siguieron llegando vecinos desde Jáchal, a unos 60 kilómetros, mientras ramas y gomas alimentaron hogueras para aliviar el frío. Florencia: “Esto significa que el cuerpo va más allá de las palabras. Aquí hemos pasado a la acción. Tal vez tiene que ver con la juventud. Muchos no somos de la generación silenciada, sino de una generación nacida en democracia. Pero San Juan es un feudo. Lo que tenemos que lograr es que la propia gente que trabaja en la mina vea que no estamos contra ellos, sino contra una actividad que perjudica a toda la sociedad. Estar aquí no es cómodo. Sería mejor estar en casa, con wi fi. Pero hay que estar aquí”.

Ian Thomson, otro vecino, médico: “Es cierto que hay un aumento de la patología de cáncer. Uno no puede decir cuál es la causa, o darla por probada”.

“Pero la cantidad de mujeres con cáncer en Jáchal es enorme” completa Miriam. Las conversaciones son un modo de describir la realidad, y entrar en calor. Mariela Jofré: “Soy productora agrícola de alfalfa y cebollas, pero la actividad está cada vez peor y muchas provincias, como Mendoza, San Luis, La Rioja, no compran productos de esta zona porque los consideran un peligro. Así se está hundiendo la actividad productiva”. Alguien avisa que en estos días llegarán a sumarse al corte las asociaciones de productores sanjuaninos.

En los diarios provinciales, las páginas de publicidad más importantes no son para los candidatos a gobernador, sino para el saliente mandatario José Luis Gioja, candidato a diputado y promotor del modelo minero en la provincia.

Rodolfo Quilpay, 73 primaveras, explica que una cosa es lo que se vota en el cuarto oscuro, y otra lo que ocurre en la realidad. “En Iglesia, mi pueblo, el más cercano a Veladero, las calles están rotas, no hay hospital, no hay producción, hay contaminación, no hay agua. Pero si no hacemos nada nosotros mismos, nadie va a hacer las cosas por nosotros”, reflexiona acercándose al fuego bajo la luz de una enorme media luna en la noche estrellada, mientras ya suman 40 los vecinos decididos a no dejar que les sigan contaminando la vida.

Estas leyendo

Histórico bloqueo en San Juan por una primavera sin Barrick ni cianuro