[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: a la democracia la atacó el virus de Zika y se está poniendo microcefálica

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: a la democracia la atacó el virus de Zika y se está poniendo microcefálica

Por Ruperto Concha / resumen.cl

Una vez más, y sin ninguna alegría, he tenido la experiencia de ver que mis previsiones se han cumplido tanto en el inicio de la campaña electoral de Estados Unidos como en el fracaso de las negociaciones de paz para Siria y el aparente incremento de las amenazas de guerra mundial.

Y, a todo esto, en Nueva York los estrategas máximos del complejo financiero Citi Corp cerraron la semana afirmando, fíjese Ud., que la economía mundial aparece entrampada en una espiral de agonía. ¿Qué tal?

Comencemos por la Campaña Electoral en Estados Unidos.

Como había previsto en mi crónica del domingo pasado, el Caucus de Iowa, con que se inauguró la campaña electoral, culminó para los demócratas con un virtual empate entre la precandidata Hillary Clinton y el precandidato Bernie Sanders. De hecho, causó asombro la fuerza con que Sanders logró pulverizar los 31 puntos que le llevaba de ventaja la Hillary Clinton hace apenas dos meses.

En estos momentos las encuestas apuntan que en el siguiente Caucus, pasado mañana, el martes, en New Hampshire, Bernie Sanders le va a ganar a Hillary Clinton por un margen abrumador. En la última encuesta, publicada el viernes, se perfilaba que Sanders podría aventajar a la Clinton por nada menos que 20 puntos. Habrá que verlo, por cierto.

En cambio, por el lado de los republicanos, en forma completamente inesperada, y contradiciendo a todas las encuestas, el senador Ted Cruz, que iba 5 puntos por debajo de Donald Trump, resultó vencedor sobrepasando a Trump por algo más de 3 puntos.

Sin embargo, este resultado fue denunciado por Donald Trump, al descubrirse que Cruz había enviado correos a los republicanos que apoyaban a otro candidato, engañándolos con la falsedad de que ese candidato se había retirado y no había que votar por él. Ted Cruz reconoció los hechos y pidió disculpas por haberse dejado tentar, pero igual nomás se declaró vencedor.

Sin embargo puede haber sido una victoria a lo Pirro, pues ahora las encuestas sobre el Caucus del martes próximo, le dan a Donald Trump una victoria de más del 30%, frente a un 22% de Ted Cruz y un 19% a Marco Rubio.

Y un resultado complementario que es muy importante: La encuesta reveló además que si Hillary Clinton quedase como candidata, ella perdería en New Hampshire frente al candidato Ted Cruz; empataría con Marco Rubio, y perdería ante Donald Trump que la aventajaría por 20 puntos o más.

Como sea, para el público estadounidense la denuncia de una trapacería mentirosa capaz de alterar el resultado del Caucus en Iowa fue el tema de un durísimo editorial en el principal periódico de Iowa, el Register of Des Moines, en que la periodista Beverley Harris hace un llamamiento a que la gente, en especial los que participan en las asambleas, se mantengan muy alerta, y usen sus teléfonos para grabar, filmar, fotografiar, y comunicar a la prensa cualquiera cosas sospechosa.

En su editorial, la periodista toca un punto que en estos momentos está impactando a nivel mundial: el asunto del secretismo y el ocultamiento, como tendencia de prácticamente todos los gobiernos y todos los partidos políticos.

Beverly Harris pregunta: ¿Por qué se ocultan los problemas? ¿Por qué no se le da una oportunidad a la ciudadanía que sin duda alguna tiene centenares de personas que son más cultas, más inteligentes y más honradas que los dirigentes políticos?

Y, respecto del Caucus del martes próximo en New Hampshire, la periodista denuncia que el congreso estadual metió un artículo en una ley cualquiera, por el cual calificaron que las plantillas de votos y los votos mismos han dejado de ser material para información pública. O sea, ahora ya ningún ciudadano, ningún periodista o ningún activista político, podrá exigir que se aclaren dudas mostrando los votos que se dice que están. No, señor. Ahora eso es secreto. La gentecita común y corriente no tiene por qué estar intruseando.

Es decir, allí también los parlamentarios se preocupan de ponerle un buen blindaje al secretismo que mantiene las cosas en secreto.

El secretismo, la oscuridad, una especie de esmog opaco que mantiene desinformada o simplemente engañada o embaucada a la gente ciudadana. Y que, por cierto, trata de castigar con ferocidad a los que se atreven a destapar lo que se esconde detrás de los sepulcros blanqueados.

Gente como el soldado Bradley Manning, por ejemplo, que entregó a Wikileaks la filmación del bestial asesinato de civiles en Al-Taniyah, Irak, por helicópteros de Estados Unidos que repitieron sus ataques, rematando a los heridos, incluyendo un niño pequeño y dos periodistas de la agencia noticiosa Reuters. Catorce víctimas fatales.

Manning fue condenado a 35 años de presidio, acusado de traición y poner en peligro a sus compañeros de armas. O sea, a juicio de la fiscalía militar norteamericana, revelar las brutales equivocaciones y las matanzas de civiles, pone en peligro la vida de las fuerzas militares estadounidenses.

En fin, mientras Manning cumple su condena en una prisión militar en Kansas, donde se está sometiendo a un tratamiento hormonal de cambio de sexo, pese a lo cual no se le permite dejarse crecer el pelo.

Bueno, al otro lado del Atlántico, desde 2012, el periodista australiano Julian Assange se encuentra virtualmente prisionero en su asilo al interior de la embajada del Ecuador en Londres, bajo amenaza de ser detenido en cuanto salga se esa sede diplomática.

El viernes pasado, una Comisión de las Naciones Unidas, compuesta por juristas y académicos expertos en materias de Derechos Humanos y Detención Arbitraria, emitió la decisión unánime de que la detención de Julian Assange es arbitraria, ilegal y viola los acuerdos de Derechos Humanos suscritos por Gran Bretaña y Suecia.

Es decir, ambos gobiernos están jurídicamente obligados a corregir la situación de Julian Assange, particularmente por el hecho de que el asedio policial que le ha impedido salir del edificio, constituye indudablemente una forma de tortura, como lo especificó el jurista Baltazar Garzón, quien como juez protagonizó la orden de arresto contra Augusto Pinochet en Londres.

De hecho, resulta casi cínico el que Suecia mantenga su petición de extradición de Julián Assange a su país, a fin de ser interrogado sobre dos denuncias de supuestos abusos sexuales, que por cierto no han sido comprobadas, y, que al mismo tiempo, Suecia se ha negado a aceptar que Assange pueda ser interrogado en la embajada, como han ofrecido el gobierno ecuatoriano y el propio periodista.

Esa negativa, que apunta específicamente a trasladar al periodista a Suecia, refuerza las sospechas de que en realidad las acusaciones de abuso sexual, que son ridículamente increíbles, en realidad funcionan como una tapadera para deportarlo a Estados Unidos, donde sufriría una parodia de justicia similar a la que sufrió Manning, y que amenaza también al analista Edward Snowden, acogido a asilo político en Rusia.

Así, el secretismo y la tapadera del Caucus, viene a coincidir con el fallo de la comisión de las Naciones Unidas y con la escandalera de informaciones falsas o carentes de fundamento que funcionarios de gobierno y los grandes medios vinculados a las transnacionales están lanzando sobre la gente común.

El ya célebre Paul Craig Roberts, ex subsecretario de hacienda del gobierno del Presidente Reagan, en Estados Unidos, publicó también el viernes un artículo en OpEdNews y Asia Times Online, bajo el título de “Sin Verdad no hay Libertad”.

Y allí se centra fuertemente en el manejo de técnicas oscurantistas y desinformadoras principalmente siguiendo las estrategias financieras de los conglomerados de la industria bélica y sus ramificaciones bancarias.

Según Craig Roberts, existe en estos momentos un contubernio abocado a incrementar monstruosamente las inversiones de Estados Unidos y otras naciones en compra de armamento y aparatos militares desaforadamente caros, como fue el caso de los fallidos aviones F-35, que siguen sin estar en condiciones de operar, al cabo de casi una década de ensayos y con un costo de centenares de miles de millones de dólares.

Craig Roberts enfatiza que existe una campaña globalizada que está en la práctica inventando una Tercera Guerra Mundial. Y que, al inventar la fábula infundada del peligro de guerra, está logrando que ese peligro se haga realidad. Es decir, un contubernio que apuesta a ganar billones, millones de millones de dólares, sin atender al riesgo de aniquilar el planeta.

Y, oiga, como reforzando la denuncia de Paul Craig Roberts, también esta semana la BBC de Londres lanzó una flamante teleserie, a todo dar, con efectos especiales sobrecogedores… ¿Y sabe Ud. cuál es el tema?…

Exactamente ese: Que Rusia, que el diabólico presidente Vladimir Putin, lanza un ataque devastador sobre Europa y amenaza con disparar misiles con bombas atómicas sobre Londres y otras grandes ciudades europeas.

¿Se da cuenta Ud. de cómo han comenzado a manipular los mecanismos del miedo de la gente desinformada?… ¿Cómo están inventando referentes terroríficos y absolutamente calumniosos sobre la nación rusa, la misma nación que salvó a Europa de las fuerzas nazis y fascistas?

Y, bueno, aquella criminal fantasía terrorífica y calumniosa, se produce justamente cuando la Organización Rand, de Estudios Militares y Estratégicos, acaba de emitir un informe basado en juegos computacionales de altísimo nivel, analizando la información de los servicios de inteligencia sobre armamentos y preparación militar de los países de la OTAN, de la China y de Rusia, en modelos de situación de guerra.

Estos modelos planeaba diversas variantes, diversas estrategias de guerra en el caso de que Rusia lanzara un ataque sobre Europa.

Bueno, el resultado en todas las variantes mostró que Rusia derrotaría completamente a la OTAN, en toda Europa, en una campaña fulminante que duraría sólo 36 horas.

Por supuesto, detrás de ese informe de la Organización Rand se esbozaron de inmediato medidas necesarias para reforzar el poderío de la OTAN cuanto antes. Y, por supuesto, claro, eso implica hacer nuevas inversiones de cientos de miles de millones de dólares, en la industria bélica de Estados Unidos, y bueno, con alguna modesta participación de las industrias europeas de armas.

A esas noticias hay que agregar el fracaso de las recién lanzadas negociaciones de paz para Siria, en Ginebra, Suiza. Las delegaciones apoyadas por Arabia Saudita y Turquía, afirmaron que no aceptarían iniciar negociaciones si los representantes de la etnia kurda eran invitados, y si el Ejército Leal de Siria no detenía de inmediato sus avances sobre los emplazamientos que habían caído en poder del Estado Islámico o de otras organizaciones rebeldes.

Según ellos, los avances militares del Ejército leal, con apoyo de la aviación rusa y fuerzas de apoyo de Irán, estaban provocando una tragedia humana en las ciudades sitiadas.

Pero lo que no decían, es que el Gobierno de Damasco y sus aliados han comprometido acoger de inmediato a toda la población civil que sea evacuada de aquellas ciudades. De hecho las fuerzas leales ya han permitido el libre paso de caravanas con ayuda humanitaria, y han ofrecido formalmente liberar de cargos a todos los militantes que hagan entrega de sus armas.

Por supuesto, los rebeldes que en su mayor parte están integrados por ramas de Al Qaeda, Al Nusra y otros grupos de ferocidad islámica que recién están surgiendo, no están dispuestos a desaprovechar lo que estiman como una coyuntura providencial para que las fuerzas leales renuncien a sus posiciones y paren los combates en que los terroristas están siendo derrotados.

Una vez más, Estados Unidos y sus socios de la OTAN, más los príncipes petroleros, hacen un llamamiento a que Rusia termine sus ataques aéreos contra posiciones terroristas que son calificadas como de la “oposición moderada”.

Más aún, Estados Unidos y Europa reiteraron que la crisis en Siria no puede resolverse militarmente, sino por una negociación diplomática y política. Pero, al mismo tiempo, Arabia Saudita y Turquía anunciaron, por su cuenta, la posibilidad de invadir Siria con poderosas fuerzas terrestres.

A Arabia Saudita no se la está tomando muy en serio, y está claro que una derrota militar en Siria podría provocar el derrumbe inmediato de la monarquía.

Pero en Turquía, el hombre fuerte Tadyip Erdogán ya tiene a su país en una situación de guerra civil, con miles de muertos en la región sureste, donde habita la mayoría de los kurdos.

A la vez, la aviación turca está lanzando los llamados “bombardeos alfombra” sobre aldeas kurdas en el norte de Irak, en donde se refugian los mismos combatientes que están enfrentando al ISIS, al Daesh islámico.

Pero, claro, puesto que son sólo kurdos, esas masacres no llegan a la prensa occidental.

Bueno, no sólo no llegan a la prensa occidental. Tampoco parecen llegar al cerebro de muchos líderes políticos, como es el caso de la señora Presidente de Chile, doña Michelle Bachelet, quien recibió muy afectuosamente la visita del mandatario turco Tadyip Erdogan, al que, con cariño, calificó como “defensor de los Derechos Humanos”.

Mientras tanto, afuera de La Moneda, los propios guardias personales de Erdogán se sumaron a nuestros carabineros en la noble tarea de repeler y golpear a la gente que expresaba su rechazo al mandatario turco. Algunas escenas de video resultan realmente chocantes cuando muestran a los matones turcos arremetiendo contra la gente para arrebatarles sus letreros, dándoles empellones y algunos golpes.

Posteriormente, Erdogán hizo una corta visita a Ecuador, donde las protestas fueron aún más fuertes que en Chile, incluso abuchearon a Erdogán cuando trató de hablar en el Congreso. Allí también se tomaron videos de los guardaespaldas turcos atacando a mujeres, tratando de taparles la boca y arrastrándolas hacia afuera.

En Ecuador, la policía intervino, frenando a los guardaespaldas aunque además, claro, hicieron salir a las personas que protestaban a viva voz. Pero luego, el Presidente de la Cámara de Diputados, denunció la situación como un agravio al Estado soberano de Ecuador, y el canciller citó y amonestó al embajador de Turquía.

En cuanto a Tadyip Erdogán, se limitó a decir, muy molesto, que al igual que en Chile, en Ecuador había mucha gente mal educada e insolente.

¿Por qué habrá pensado doña Michelle Bachelet que Tadyip Erdogán es un defensor de los derechos humanos? Eso es raro.

Bueno, hay otras noticias de la semana. Corea del Norte al parecer lanzó no más su cohete al espacio orbital. En Japón, comenzó a aplicarse una tasa de interés negativo. O sea, los depósitos bancarios o de ahorro no sólo no ganarán interés, además que tendrán que pagarle al banco o al estado.

Y, en el Mercado Mundial del Oro, el COMEX, el último informe, al 2 de febrero, indicó que se habían vendido 13,3 toneladas de oro, pero que las existencias reales de oro en el inventario, en las bodegas, son de sólo 4 toneladas y media. O sea se vendieron más de 9 toneladas de un oro que no hay. Es decir, si los que compraron oro quisieran recibir no simples documentos, no papelitos, no, sus monedas, cospeles o barras de oro metálico y de verdad…

Bueno, simplemente el COMEX quedaría en default, quedaría en evidencia de haber vendido un oro que no existe, lo que, a ojo de comprador, se parece muchísimo a una estafa.

Así, parece que a la democracia la atacó el virus de Zika, y se está poniendo microcefálica… El peligro de guerra sigue creciendo, al compás de la avidez de las transnacionales de la guerra…

Y en cuanto al infierno que dicen que está por ahí en el otro mundo, ¿no será que se está corriendo para acá, quizás por efecto del cambio climático?

¡Hasta la próxima, amigos! Cuídense, es necesario, mientras todavía se puede.

Estas leyendo

[AUDIO] Crónica de Ruperto Concha: a la democracia la atacó el virus de Zika y se está poniendo microcefálica