Madeline Hernаndez
Inicio » Sexuales y Reproductivos

Por el derecho a decidir

08 abril 2016

Por: Cassia Ávalos y Bárbara Zacconi *

El aborto es uno de los temas que más da que hablar, muchas personas opinan sobre éste pero pocas se informan antes de debatir sobre el tema.

Partamos por definir lo que es el aborto, como se aplica en Chile, bajo qué circunstancias se puede hacer y por último, cual es la opinión que tiene la sociedad sobre éste.

El aborto es la interrupción del embarazo, ya sea en forma voluntaria o involuntaria. Nuestro país se está orientando hacia la legalización del aborto solo en casos extremos, tales como mal formaciones del feto, peligro de muerte de la madre, violación o incesto. En Chile esta intervención médica es completamente ilegal, considerando el aborto un delito. Teniendo como consecuencia la creación de los abortos clandestinos. ”Las leyes contra el aborto se encuentran en el Código Penal, Artículos 342 A y 245, bajo el título de “Crímenes y Delitos contra el Orden Familiar y la Moralidad Pública, caracterizándose como una de las más restrictivas del mundo”. (Biblioteca del Congreso Nacional de Chile)

Se puede ver la consecuencia de esto en las cifras de abortos clandestinos en los sectores sociales en Chile. Hay un estudio que afirma que ”El total de egresos hospitalarios por cualquier tipo de aborto informado en el sector público y privado entre 2001 y 2008, 12% a 19% estarían asociados con abortos clandestinos. Y esto significa que en Chile ocurrirían entre 8.270 y 20.675 abortos clandestinos por año, con datos de 2008. ‘‘(Elard S. Koch).

¿Que son los abortos clandestinos?

Puede denominarse a la práctica de abortos realizados en pobres condiciones sanitarias que conllevan a cientos de muertes al año por infecciones o algunas otras complicaciones, todo esto por la falta de estándares médicos requeridos.

Vivimos en un país laico, la defensa de la democracia dice que ningún dogma o religión determinada se debe imponer al conjunto de la sociedad. Sin embargo, la iglesia católica aún interviene con sus ideologías contra el aborto. Llamando a que sus miembros no se sometan a ningún tipo de aborto ni que lo lleven a cabo, salvo en que tales circunstancias, la madre haya sido víctima de una violación o corra de peligro de muerte. Denominado Aborto Terapéutico. Exactamente, lo contemplado que tiene Chile a la hora de legalizar el aborto.

Las clases sociales también son influyentes en la hora de hablar del aborto, ya que la diferencia entre las clases más altas contra las personas que tienen menores ingresos y forman parte de clase baja, el área de la salud tiene un significativo cambio de atención.

Un estudio de la Defensoría Penal Pública sobre mujeres que han necesitado de sus servicios por el delito de aborto, muestra esa variedad de prácticas y establece que los rangos de precio oscilan entre los 40 mil y 4 millones de pesos. Y claramente esta es una diferencia importante de dinero, que pocas personas de clase baja podrían costear. Por lo tanto, entre una intervención de 40 mil pesos y una de 4 millones de pesos, la diferencia está en las malas condiciones médicas y sanitarias, los cuidados post-aborto y precauciones. Contra la atención más especializada y profesional, tanto como para realizar el aborto como para tomar los cuidados requeridos. Sin embargo, la vida y la muerte también pueden convertirse en un precio.

Los autores del estudio de la Defensoría Penal Pública concluyen ”…que de las 293 causas terminadas entre 2006 y 2014, sólo hubo condenas en el 29 por ciento de los casos”. “El sistema de justicia penal ya parece haber decidido no castigar a la mujer que aborta, al menos no con una pena privativa de libertad, pues la mayoría de los términos son salidas alternativas y penas remitidas” (Francisca Werth W. y Jorge Moraga T).

Dentro de la sociedad chilena el sector más afectado es el de las mujeres de escaso recursos económicos y poca educación son las víctimas de procedimientos insalubres, por lo general se realizan en lugares no apropiados y por personas no especializadas.

Pero si bien las muertes por esta causa han disminuido notablemente, aún mueren 15 mujeres al año por realizarse un aborto en condiciones inseguras. Muertes producto de la criminalización de esta práctica, pues un aborto seguro es una simple intervención ambulatoria.

La dictadura militar derogara el artículo 119 del Código Sanitario, que solo se consideraba legal el aborto terapéutico entre el año 1931 y 1989. “Artículo 119.- No podrá ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea provocar un aborto.” (Biblioteca del Congreso Nacional de Chile).

Actualmente es una discusión sobre el aborto está convirtiéndose en un centro de conversación es la protección de la vida del feto y el derecho de las mujeres a decidir sobre su fertilidad. Todos tienen diferentes opiniones sobre la interrupción durante el embarazo. Las cuales se pueden encontrar de acuerdo o en desacuerdo, generando esa controversia entre todas las personas independientemente de su clase social.

Las mujeres más perjudicadas con la penalización del aborto son las jóvenes y con menos recursos para vivir. Sin embargo, se indica que las personas pobres suelen ser más conservadoras o retrógradas y que sus opiniones no se abren más allá de lo moral tradicional. Pero esto no significa que la pobreza va ligado completamente con el aborto. Ya que también hay una cantidad de mujeres con una fuente de ingresos más estable y con mejores condiciones de vida que hacen la intervención durante su embarazo. Por lo tanto, el aborto es un tema que llega a todos los sectores, tanto pobres como ricos, personas jóvenes o personas mayores.

Pero esto, como mencionamos trae mayores consecuencias a las personas con menos recursos, practicando el aborto en sus diferentes métodos en barrios más pobres. Cada uno de ellos, poniendo en riesgo la vida de las mujeres que lo aplican.

Los métodos más usados por las chilenas a la hora de abortar son el Mifepristone y Misoprostol. Ya que es más accesible que los demás métodos, esta son pastillas que realmente son efectivas. Pero estas pastillas pueden traer complicaciones gravísimas. Y esto se ha visto mediante estudios de un Ginecólogo infanto-juvenil que dice…”El principal es que las contracciones sean muy intensas y puede romperse el útero y generar una hemorragia interna y producir la muerte de la paciente. ‘‘(Jorge Sandoval).

A pesar de que este medicamento se vende con receta retenida, se puede encontrar con facilidad la venta por Internet, porque resulta no estar con una restricción en algunos países.

El aborto podemos considerarlo como problema de la salud pública. Dadas a las condiciones en las cuales se realizan y con quienes se realizan. La muerte por causa del aborto inseguro es completamente prevenible. Las complicaciones más frecuentes del aborto son ”…la hemorragia que puede provocar anemia aguda con choque hipovolémico el cual requiere transfusiones, con riesgo de transmisión de infecciones tales como la hepatitis C o el SIDA”. (Hospital Clínico UC)

Sin embargo, a pesar de todo, este gran problema social no logra evolucionar ni progresar, ya que se sigue viendo como un tema tabú, no es de fácil acceso si no se tiene dinero, peligra la salud de las mujeres tanto física como psicológica.

Se debe saber que el cuerpo es nuestra primera posesión, algo tan nuestro que es lo único que lógicamente nos acompaña por el resto de nuestras vidas. Pero, ¿tenemos realmente la libertad de decidir lo que queremos hacer con él?

No solo podemos mencionar que las mujeres deben tener el derecho a abortar por decisión propia, si no que podamos tener una libertad reproductiva. Con la despenalización del aborto, cosas claves cambiarían en el enfoque de género hacia la mujer, como el conflicto de desigualdad entre géneros, la calidad de vida social y sanitaria de las mujeres. Una visión de independencia y autonomía en la imagen de la mujer, donde no se pasen a llevar nuestros derechos humanos y tengamos una libertad de decisión que no esté proporcionada por otras personas. Las cuales por años han controlado a generaciones y generaciones las decisiones que ellas podían tomar y fueron en vano, ya que sus decisiones ya estaban tomadas. Y no por ellas.

  • Cassia Ávalos y Bárbara Zacconi son estudiantes de 4 medio A del Liceo Rosa Ester Alessandri Rodríguez de la comuna de Independencia, Santiago.

Fotografía: Madeline Hernández. [FOTOREPORTAJE] 25 de noviembre: Día internacional por la eliminación de la violencia hacia las mujeres en Resumen Media > Resumen Gráfica el 26 noviembre 2015