TomaEscPParra

Apoderados se toman Escuela de Punta de Parra y exigen que se cumpla promesa de nuevo establecimiento

10 mayo 2016

[resumen.cl] A partir de este lunes 9 de mayo, los apoderados de la Escuela de Punta de Parra decidieron tomarse el establecimiento denunciando una serie de deficiencias en la infraestructura y una plaga de ratones, lo que tiene en pésimas condiciones a los estudiantes del lugar. Decididos a que la escuela sea recuperada, los apoderados no piensan abandonar el lugar hasta que haya compromisos concretos y coherentes con lo que plantean sus demandas: una escuela nueva en el mismo terreno en que yace la actual.

TomaEscPParra2En el lugar, Sandra Hernández tesorera del Centro de Padres de la Escuela Punta de Parra señaló “llevamos 2 días de toma, la escuela está en mal estado y por eso llegamos a esto”. La apoderada indica que hay muchas promesas que no se han cumplido respecto a la solución para la escuela. “No nos escuchan, es como si no existiéramos para ellos”. Explica que la infraestructura del recinto ya no da para más, tiene paredes podridas, “se está cayendo y aparte tenemos plaga de ratones”. Debido a este último hecho los pequeños estudiantes sufren de continuas enfermedades. “Los ratones pasan por las salas, hay malos olores en las salas […] los niños se afiebran, se enferman del estómago. Quizás hasta las comida han estado contaminadas, uno nunca sabe” indica Sandra y afirma “esto no da para más”

Los apoderados han tenido una serie de reuniones con las autoridades del municipio y no se ha llegado a buen puerto, pues las ofertas para la solución al problema serían trasladar a los niños a otros recintos en el centro de Tomé o bien al otro extremo de Punta de Parra, a lo que se oponen porque consideran que estarán muy lejos de sus casas -son estudiantes pequeños- y utilizarán una carretera considerada peligrosa. Además, desconfían de las autoridades y piensan que mediante esas medidas, la escuela quedará abandonada. “Nosotros queremos una escuela nueva -indica Sandra- queremos unos módulos para poder estar por mientras se arregla la escuela […] ellos le quieren sacar el corazón al pueblo, porque eso es la escuela acá”

Edwin Torres, profesor y apoderado del establecimiento añadió “lo que gatilló esta toma, lo primero, es el estado de insalubridad y el mal estado en que se encuentra la infraestructura. Pero también, esto se arrastra de hace 10 años atrás en que se prometió una escuela nueva” Consultado por la promesa de una nueva escuela Torres señala “existe evidencia que desde el 2008, se comunicó incluso en un medio de prensa, que estaba los 350 millones de presupuesto para hacer una escuela nueva. Salía el SEREMI comprometido con el presupuesto, pero después esto quedó en fojas cero: nunca hubo un proyecto, fue solo venta de humo a través de la prensa”. El 2012, año en que también se vieron afectados por una nueva plaga de ratones también se habría comprometido recursos. Los apoderados acusan que no hay una política de prevención frente a estos acontecimientos y muestra de ello es el acercamiento de diversas autoridades tras la toma de los apoderados. “Esta iniciativa parte de los apoderados: ahí se cansan y se empiezan a tomar acciones, porque se ha estado en todas las reuniones formales, se ha seguido los conductos regulares y jamás la comunidad ha sido escuchada: esto ha sido efecto de la sordera y el abandono de deberes de parte de las autoridades.”

Respecto de la solución que exigen los apoderados, Edwin señala “los apoderados se han adelantado, la gente por un tema de seguridad, la cercanía y entendiendo que tenemos un terreno para presentar una escuela modular, la gente no quiere mover a sus niños de acá. Porque también esta promesa de escuela nueva que se ha difuminado varias veces puede representar un peligro, debido a que las autoridades comunales pueden ver que quizás sale más barato pagar el traslado de los niños que la inversión en la escuela” y esgrime las razones de fondo “la gente no quiere perder su escuela, no quiere perder su identidad y quieren sentirse valorados además. Porque estos niños, a pesar de la vulnerabilidad en la que viven también han dado el ancho en cosas como el SIMCE -que tanto le gusta al gobierno- y la escuela lleva más de 7 años con excelencia académica siendo ejemplo a nivel comunal, regional y comunal”

Lienzos cuelgan de las rejas del establecimiento en Punta de Parra. Los apoderados no piensan retirarse del establecimiento sin una solución concreta y beneficiosa para el pueblo.

Existen una serie de deficiencias más entre las que estarían problemas de frío y humedad: la escuela no cuenta con calefacción que permita tener las condiciones básicas de temperatura establecidas en el decreto 548, de 1989; cuenta con fallas serias en la instalación eléctrica, las que han provocado pérdidas de equipos electrónicos del establecimiento y equipos particulares de docentes, quienes los utilizan como herramienta de trabajo para suplir la falta de dichos aparatos en el recinto y por otro lado han estado a punto de iniciarse incendios por corto circuitos provocados por goteras y fatiga de material eléctrico.

Relacionados