ChjBs7OWgAAs306.jpg:large

Protestas en la Región de los Lagos contra el bono del gobierno ante la crisis por marea roja

03 mayo 2016

[resumen.cl] Manifestaciones y cortes de ruta realizan pescadores artesanales en diferentes puntos de la región de Los Lagos, en rechazo al bono de 100 mil pesos anunciado por el gobierno a través el intendente Leonardo de la Prida, luego de que la presidenta Michelle Bachelet decretara “zona de catástrofe” ordenando restricciones a la pesca y acuicultura por la presencia de marea roja en la zona. Por otra parte, ante las masivas mortalidades de otras especies, algunas de ellas de interés económico, la comunidad señala como responsable a la industria salmonera debido a su masivo vertimiento de salmones muertos al mar durante las últimas semanas.

A causa de la prohibición de extraer y consumir productos de origen marino debido a la presencia de marea roja en la zona, los pescadores artesanales de la región han declarado que el bono de 100 mil pesos ofrecido por el gobierno es insuficiente para el coste de la vida de sus familias y proponen una bonificación cercana a 400 mil pesos. Hasta ahora, los pescadores artesanales mantienen un bloqueo en el acceso al Canal de Chacao, en el puente Pudeto en el acceso norte de Ancud y en el kilómetro 3 de la carretera rumbo a Quellón, además de la ruta hacia Maullín. Debido a esto, los servicios de transbordadores entre la isla de Chiloé y el continente se encuentran suspendidos.

Chi6t8KWMAAmKrh

Barricadas en el canal de Chacao. Vía Twitter: @ariel_chiloe 5

Chi6t7_WUAAbe0W

Barricadas en el canal de Chacao. Vía Twitter: @ariel_chiloe

Desde febrero pasado, una floración masiva de microalgas nocivas en el mar interior de Chiloé causó la muerte de una cifra aproximada a las 85 mil toneladas de salmones de cultivo. Al menos 19 centros de cultivo pertenecientes a las empresas: AquaChile, Blumar, Camanchaca, Salmones Austral, Marine Harvest, Australis Mar, Salmones Humboldt y Marine Farm fueron afectados con millonarias pérdidas, anunciando despidos masivos de trabajadores. Además, hubo una serie de denuncias de emanaciones de ácido sulfhídrico H2S, (gas que puede ser letal en altas concentraciones) desde salmones en descomposición en bodegas de lanchas en distintos puertos en el seno de Reloncaví y el mar interior de Chiloé. Como una última medida de emergencia sanitaria y como si el océano fuese un vertedero, una cantidad indeterminada, superior a las 500 toneladas de salmones muertos, fue arrojada al océano. Los procedimientos de estas maniobras realizadas por la industria estarían siendo investigados, ante la presión de la población, que demanda respuestas sobre las consecuencias de estos vertimientos en el ecosistema marino.

La comunidad movilizada culpa a la industria salmonera

Pescadores artesanales y vecinos de la región de Los Lagos han denunciado una relación entre el masivo vertimiento de cultivos de salmones muertos al mar y la floración de algas, señalando que los desechos animales de la pesca vertidos al océano, podrían aumentar la cantidad de la microalga asociada a la marea roja, responsabilizando directamente a la industria salmonera. Hasta ahora no existe evidencia clara que relacione ambos procesos, pero las investigaciones y la preocupación popular continúan.

Al respecto, el director del Laboratorio de Toxinas Marinas de la Universidad de Chile, Benjamín Suárez, señaló a Radio Universidad de Chile, que ante este evento de marea roja “estamos experimentando el fenómeno más extenso y de mayor gravedad de la historia de la isla”. El investigador agregó que “Es un problema muy complejo, casi imposible de predecir, pero ya tenemos información de las regularidades anuales de cuando estas cosas pueden ocurrir, y hay meses de mayor riesgo, justamente entre enero y mayo de cada año donde estas células proliferan y pueden, en algunos casos, dar lugar a presencia de toxicidad en los moluscos que las han filtrado y acumulado.” Según explica el investigador, se presentaron “dos olas continuadas” de marea roja: “El primer fenómeno duró seis semanas con toxicidades bien elevadas. Este es más intenso, y probablemente ya llevamos dos semanas de esto y todavía nos pueden quedar cuatro a seis hasta observar desaparición de la toxicidad, y eso es lo que estamos monitoreando diariamente. A nuestro laboratorio llegan docenas de muestras que tienen que analizarse contra el tiempo para generar la información de alerta para los servicios de salud, el Sernapesca, los productores y la población lo antes posible”.

Las mareas rojas, son proliferaciones de un elevado número de microalgas, principalmente dinoflagelados, en cantidades de miles o millones de células por milímetro cúbico, y se presentan en el mar o zonas costeras como estuarios o desembocaduras de ríos. La coloración roja del agua se produce entre otras cosas por presencia de algas rojas, con elevadas concentraciones de toxinas. Las toxinas más importantes encontradas en estas algas son: las toxinas amnésicas, las toxinas paralizantes y las toxinas gástricas.

Con respecto a esta reciente proliferación, el Dr. Leonardo Guzmán, del programa nacional de vigilancia y control de las floraciones algales nocivas (FAN) del Instituto de Fomento Pesquero señaló que “la floración que se inició a fines de enero en la región de Aysén, ocasionada por el dinoflagelado Alexandrium catenella, paulatinamente fue extendiéndose hacia el norte, abarcando el sector sureste de la Isla de Chiloé, y llegando a mediados de marzo hasta el sector de Islas Desertores en el mar interior de Chiloé. Progresivamente la autoridad de salud ha ido detectando en distintos lugares donde se desarrolla la floración, presencia de veneno paralizante en los mariscos analizados. A diferencia de años previos, ha sorprendido la extensión de la floración en la región de Los Lagos, puesto que en este momento está ocurriendo una extensa floración en la costa expuesta al océano Pacífico e ingresando por el Canal de Chacao, con detecciones de la microalga hasta el sector de Bahía Mansa en la provincia de Osorno. Es la primera vez que se detecta una floración de esta especie en el océano Pacífico, pues hasta ahora, todas las floraciones de A. catenella, sólo habían ocurrido en los fiordos y canales interiores. El encargado del programa de vigilancia señaló además que “Aunque no existen evidencias concretas, las condiciones ocurridas durante el verano, particularmente benignas, parecieran estar ligadas al Niño 2015-16, que ha mostrado una intensidad incluso superior a aquellos Niños más intensos del siglo pasado, 1982-83 y 1997-98”.

Aunque anteriormente se consideraba a la acuicultura industrial como una práctica “benigna” para el ambiente, esta es ahora reconocida como un importante fuente contaminante en el ambiente marino. El enriquecimiento orgánico del fondo oceánico es el impacto más frecuentemente reportado en jaulas de cultivo industrial de peces. Por otra parte, se ha reportado que la industria salmonera chilena utilizó 450.700 kilos de antibióticos el año 2013, 120 mil veces mas que la industria Noruega, la cifra más alta para esta industria en todo el mundo. Asimismo, el desarrollo y la propagación de patologías en amplias zonas geográficas, tales como el virus ISA, la piscirickettsiosis, estreptococosis (causadas por bacterias) y el Caligus o piojo del salmón, la microsporidiasis y la mixosporidiasis, son consecuencias sanitarias directas del manejo centrado en la producción masiva de salmones para el mercado exportador.