antartica1
Inicio » Medio Ambiente

El CO2 en la Antártica alcanza las 400 ppm por primera vez en 4 millones de años

19 junio 2016

Por Brian Kahn para Climate Central, traducido por Resumen

La última estación de monitoreo en el mundo sin registrar 400 partes por millón de CO2 también alcanzó esa marca, según confirma el NOAA. Estamos viviendo oficialmente en un nuevo mundo.

El dióxido de carbono ha estado aumentando constantemente desde el inicio de la Revolución Industrial, marcando nuevos hitos año tras año. La última estación en la Tierra sin una lectura de 400 partes por millón (ppm) la ha alcanzado.

CO2400ppmAntarctica

La concentración de Dióxido de Carbono (CO2) atravesó oficialmente la barrera de las 400 partes por millón (ppm) el 23 de mayo de 2016 en el Observatorio del Polo Sur. Fuente: NOAA

Un poco de historia de las 400 ppm. Tres años atrás, el conocido observatorio de monitoreo de dióxido de carbono en Mauna Loa superó el umbral de 400 ppm. Otras estaciones de monitoreo han alcanzado sostenidamente es límite a medida que el dióxido de carbono se esparce a través de la atmósfera del planeta en varios puntos desde entonces. Colectivamente, el mundo superó ese umbral durante un mes el año pasado.

En los remotos confines de la Antártica la estación de monitoreo de dióxido de carbono del Observatorio del Polo Sur registró las 400 ppm el 23 de mayo de 2016, según el anuncio de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por las siglas en inglés). Es la primera vez que se supera ese nivel en 4 millones de años (no, eso no es un error de redacción).

Hay un retraso en cómo el dióxido de carbono se mueve alrededor de la atmósfera. La mayor parte de la contaminación de carbono se origina en el hemisferio norte porque allí es donde vive la mayor parte de la población. Eso es en parte la causa por la que el dióxido de carbono en la atmósfera pasó el hito de 400 ppm primero en la parte norte del planeta.

Pero el continente más remoto de la tierra se ha puesto al día con sus contrapartes más pobladas.

Animación que muestra el comportamiento del CO2 en la atmósfera de la Tierra. Fuente: NASA/YouTube

“El incremento del dióxido de carbono está en todas partes, incluso tan lejos como se pueda ir de la civilización”, dijo Pieter Tans, científico de monitoreo de carbono en el Laboratorio de Investigación de Ciencias Ambientales. “Si emites dióxido de carbono en Nueva York, una parte estará en el Polo Sur el próximo año”.

Es posible que el Observatorio del Polo Sur pueda obtener lecturas por debajo de las 400 ppm, pero una nueva investigación publicada esta semana muestra que es probable que el planeta como un todo haya cruzado el umbral de 400 ppm permanentemente (por lo menos durante nuestras vidas).

Pasar el hito de 400 ppm es un recordatorio simbólico pero no menos importante de que las actividades humanas siguen modelando nuestro planeta de manera profunda. Hemos visto un aumento en el nivel del mar de alrededor de un pie en los últimos 120 años, y un aumento de las temperaturas de 1°C a nivel mundial. El hielo del Ártico se ha reducido un 13.4 por ciento por década desde 1970, el calor extremo se ha vuelto más común y los océanos se dirigen hacia sus niveles más ácidos en millones de años. Recientemente el calor ha devastado los corales y el calentamiento global ha contribuido de diversas formas en eventos extremos alrededor del mundo.

El Acuerdo de París es un buen punto de partida para frenar las emisiones de dióxido de carbono, pero el mundo tendrá que encarar esto de frente para evitar algunos de los peores impactos del cambio climático. Incluso disminuir las emisiones significa que estamos lanzando inmensas cantidades de dióxido de carbono hacia la atmósfera cada año.

Esta es la razón por la que el monitoreo de dióxido de carbono en Mauna Loa, el Polo Sur y otros lugares alrededor del mundo son una actividad importante. Puede medir cuán exitosos han sido los esfuerzos bajo el Acuerdo de París (y otros acuerdos), y si el mundo está alcanzando sus objetivos.

“Que tengamos un acuerdo no significa que el problema (del cambio climático) esté resuelto”, señaló Tans.

 

Relacionados