cumbre otan en polonia
Inicio » Internacional

Críticas a la escalada de tensión con Rusia ante la cumbre de la OTAN en Varsovia

09 julio 2016

Thilo Schäfer / La Marea

Miembros del Gobierno alemán exigen que se rebaje “el ruido de sables” en Europa del Este. Veteranos de los servicios secretos de EEUU advierten a la canciller Merkel antes de la cumbre de la OTAN en Varsovia que el presidente Putin sufre presiones por parte de sus generales.

La última vez que se reunieron los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 países miembros de la OTAN fue hace dos años en Cardiff, la capital de Gales en el Reino Unido. La elección de Varsovia como sede de la cumbre de la Alianza Atlántica de este año tiene un valor mucho más simbólico. Polonia, al igual que sus vecinos en Europa del Este, acapara la atención de la organización militar, que está protagonizando una peligrosa escalada de tensión con Rusia. El papel de Moscú en la separación de Crimea de Ucrania y los movimientos separatistas en el Este de ese país han encendido las alarmas en Polonia y las tres repúblicas bálticas, Lituania, Letonia y Estonia.

Desde hace meses, la OTAN está llevando a cabo maniobras militares en la región que son vistas por Rusia como una provocación. El tema principal de la cumbre de Varsovia, que comienza este viernes y termina el sábado, es precisamente la situación en Europa del Este, marcada por el pulso con Moscú. Los líderes, entre ellos el presidente de EEUU Barack Obama y el presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy, deben decidir un aumento de las tropas de la OTAN en el Báltico.

Sin embargo, recientemente han aumentado las voces críticas con la escalada militar de la Alianza en Europa del Este, sobre todo en el seno del Gobierno alemán. “Lo que no deberíamos hacer ahora es incendiar aún más la situación, con el ruido de sables y expresiones bélicas”, dijo el ministro de Exteriores germano, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier en junio. Sus palabras fueron una clara crítica al curso de la canciller Angela Merkel, de la Unión Democristiana (CDU), que es partidaria de la política de mano dura contra el Kremlin, incluyendo las sanciones económicas. El vicecanciller y presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, fue algo más conciliador, aunque en el fondo ratificaba las críticas del ministro de Exteriores. “Sabemos que el aislamiento no sirve para nada. A final sólo sirve el diálogo”, dijo.

Merkel, no obstante, no parece estar impresionada por los reparos de sus socios en el gobierno de gran coalición. En un debate previo a la cumbre de la OTAN en el Parlamento alemán el jueves, la canciller confirmó la participación del ejército germano en los nuevos contingentes de la Alianza en el Báltico. “Los países del Este necesitan ahora la reafirmación del apoyo de la OTAN”, afirmó Merkel en el Bundestag.

La canciller alemana tiene un papel clave en la cumbre, por lo cual ha sido objeto de más presiones. Un grupo de exoficiales de las Fuerzas Armadas, del Gobierno y los servicios secretos de EEUU, incluyendo la CIA, ha dirigido una carta abierta a Merkel para pedirle que contribuyera a rebajar la “belicosidad” de la OTAN frente a Rusia. La directiva de la organización Veteran Intelligence Professionals for Sanity (Profesiones de la Inteligencia Veteranos a favor de la Racionalidad) advierte en el escrito que las recientes maniobras de la OTAN en la zona tienen un peligrosísimo potencial para provocar reacciones no deseadas por parte rusa.

“[El presidente ruso Vladimir] Putin no tiene la opción de reconfirmar a sus generales que lo que ven y lo que escuchan es pura retórica y postureo de la OTAN. Ya está notando una presión creciente para actuar con fuerza y de forma inequívoca”, reza la carta.

Muchos partidos de izquierda en Europa del Oeste, algunos tradicionalemente anti-OTAN, exigen directamente la disolución de la organización transatlántica que se creó al principio de la Guerra Fría. Sarah Wagenknecht, vicepresidenta de Die Linke en Alemania, sugirió en el citado debate parlamentario sobre la cumbre que se sustituyera la OTAN por una nueva alianza que incluyera a Rusia. Incluso Merkel admitió al final que la escalada de maniobras y contingentes militares en el Este no puede ser la solución del conflicto con Moscú: “Estamos de acuerdo en que la seguridad duradera en Europa sólo es posible con Rusia y no contra Rusia”.

Relacionados