mural historia Coronel

Realizan Mosaico/Mural en ex comuna minera: Coronel se niega a perder su historia

18 julio 2016

Escrito por Pepereveco / resumen.cl

La pérdida de patrimonio histórico, el olvido de la historia y la pérdida de identidad, parecen ser la consigna recurrente de los pueblos que alguna vez marcaron acontecimientos en el devenir de la región del Bío-Bío y de Chile. Sin embargo, a pesar del atropello neoliberal y su cultura del consumo e individualismo, de cuando en cuando surgen ideas que se plasman en testimonios de aquellos tiempos en que se construía colectivamente la emancipación de una clase que cargó en sus hombros la construcción y el progreso del país.

Eso es lo que transmite el recientemente estrenado mural-mosaico, en el costado norte del Gimnasio de la Corporación de Desarrollo Social de la Cuenca del Carbón (CODESCAR), heredera del Sindicato N° 1 de Trabajadores de Carbonífera Schwager. En este mural se narra, mediante imágenes, la historia que originó lo que hoy se conoce como la comuna de Coronel, que se empina por sobre los 120 mil habitantes y su formidable desarrollo habitacional e industrial, destacando como una de las ciudades más contaminadas por efecto de centrales termoeléctricas, ganándose el apelativo de “zona de sacrificio”.

El territorio en el que se emplaza Coronel, originariamente fue la frontera entre españoles y mapuche, marcado por fieras batallas entre las cuales destacan las de Lagunillas y Marihueñu. En una de éstas pierde la vida el Cacique Galvarino luego de un sufrido martirio. Lugar de tránsito hacia el sur, Arauco, poco a poco será reconquistado por las huestes españolas, quedando destinadas al trabajo agrícola y recolección en la costa coronelina.

Esta población, desperdigada en el territorio, será la que comience a laborar en los distintos centros de extracción del negro mineral, que en el transcurso del tiempo dará paso a los ingenios mineros carboníferos con una actividad industrializada hasta el cierre definitivo de esa actividad. Así, también, se origina la cultura de la gente del carbón, caracterizada por la precariedad en las condiciones de vida, las acciones colectivas de la vida cotidiana y la solidaridad que emerge a causa de las tragedias no pocas que marcan vidas y obliga a ser comunidad.

En este ambiente, el mundo del carbón, descollan personajes que harán frente a las condiciones de explotación y malos tratos por parte de las compañías carboníferas, reivindicando dignidad humana y promocionando en los trabajadores luchar por mejores condiciones laborales y reconocimiento del trabajador como elemento fundamental para el progreso. El nombre de Luis Emilio Recabarren y su lugarteniente padre del movimiento obrero del carbón, Carlos Barrientos Cárdenas, serán los propulsores de la organización de los mineros en la cuenca del carbón que, al alero de la Federación Obrera de Chile, darán sus mejores batallas por la emancipación de la clase obrera.

Carlos Barrientos Cárdenas, organiza y lleva adelante junto a mujeres y mineros del carbón la huelga grande de 1920. Cerca de tres meses paralizadas las faenas mineras, resistiendo la embestida de las policías de las Compañías, de Lota y Coronel, y de la policía regular del Estado de Chile, más capear la falta de alimentos, solventada sólo por la solidaridad de sus familias campesinas de la zona, da por resultado salir victoriosos en las negociaciones de su pliego de peticiones.

Al año siguiente, el 17 de Octubre de 1921, es asesinado Carlos Barrientos Cárdenas cerca de la sede del Consejo Nº2 de Puchoco Schwager, de la Federación Obrera de Chile. Nunca se supo de su asesino ni los motivos por los cuales se llevó a efecto tan miserable acto, arrebatándole la vida a los 28 años de edad. Este luchador de la clase obrera, es reivindicado en el mural-mosaico y su figura ocupa el merecido reconocimiento para no olvidar su memoria. mural historia Coronel 2

La Carbonífera Schwager cierra definitivamente la actividad extractiva en 1994. Tres años más tarde lo hará la mina Lota de la Empresa Nacional del Carbón. Así, comienza la lenta muerte de una zona y su cultura forjada en los negros subterráneos. Después de un fracasado proceso de reconversión de la ex-zona minera del carbón, sus trabajadores mineros deben conformarse con esmirriadas pensiones y trabajos de emergencias proporcionados por el Estado.

Coronel, sin embargo, comenzó a desarrollar una serie de acciones que le permitirían convertirse en la zona industrial que es hoy. Perdió acceso al mar, pero ganó un Terminal de Carga Portuario; va por la tercera Central Termoeléctrica; una gran extensión de terrenos al norte donde se emplazan Parques Industriales; hace poco, la instalación de un Centro Comercial frente a Camilo Olavarría y un Mall entre Población Berta y Nuevo Amanecer; el corredor de Transporte Público aún en proceso; la llegada del Biotren.

Cualquiera podría pensar que Coronel ha desarrollado a su población en la misma medida que la infraestructura; sin embargo, la mantención del desempleo de dos dígitos es estructural. Sufre los males de las grandes ciudades: contaminación, inseguridad, deficiente atención en salud, grandes extensiones poblacionales, falta de servicios públicos en los sectores extremos, atochamiento vehicular, crecimiento explosivo del parque vehicular, y un sinnúmero de otras.

La falta de fuentes laborales, para absorber mano de obra desocupada, obliga a una buena parte de sus trabajadores a buscar en otras zonas del país, especialmente en faenas mineras del norte, el ansiado sustento familiar. Súmele, la alicaída actividad pesquera artesanal y la falta de recursos marinos y la contaminación del mar. Esta zona industrial no está pensada para el desarrollo de la gente, sino para el beneficio de las instituciones financieras e inversoras. Cuento conocido.

Coronel, se niega a perder su historia. Testigo de esto será el mural-mosaico, visita obligada para los escolares y turistas. No estará demás saber leerlo y compartirlo para no olvidar a quienes hicieron de su vida una entrega sacrificada, desde el origen hasta nuestros días, cada vez más sufridos para la clase trabajadora.-

Relacionados