FunaAFPHabitatConce11Julio
Inicio » Opinión » Resumen Video

#NoMásAFPs ¿Qué es un sistema de reparto?

09 agosto 2016

[resumen.cl] Desde hace décadas la población chilena sufre el sistema de AFPs. Hace unos años, trabajadores organizados en gremios y sindicatos fundaron la Coordinadora Nacional No+AFP bajo la cual instalaron, junto con la Fundación SOL y el CENDA, la idea de reemplazar el sistema de AFPs por un Sistema de Reparto, tripartito y solidario.

¿Qué es un sistema de reparto? Un sistema de reparto es un sistema de seguridad social mediante el cual los trabajadores activos cotizan en un fondo común que permite pagar las pensiones de los trabajadores pasivos y de quienes jubilan. Es en el fondo, un sistema de seguro solidario para la vejez. A diferencia del sistema de AFPs que basa su funcionamiento en el ahorro individual, un sistema de reparto se basa en la solidaridad.

Gracias a la pirámide demográfica chilena, hoy disponemos de más trabajadores activos por cada trabajador pasivo, lo que las proyecciones señalan se mantendrá por varias décadas. Las cifras en este sentido, plantean que los trabajadores que se jubilan alcanzan al 2,8% del total, mientras que la tasa de ingreso laboral llega al 6,6%. Es decir, la razón demográfica en la que se han basado los detractores del Sistema de Reparto, demuestran que quienes las citan ignoran o enmascaran las cifras reales.

La propuesta de los trabajadores dista mucho entonces, de una AFP Estatal, que basa su funcionamiento en la misma lógica de capitalización individual de cualquier AFP. El sistema de Reparto propuesto, avanza también en correcciones y mejoras al sistema antiguo de pensiones chileno. Al respecto, desde todos los sectores se plantea la necesidad de que hayan aportes del trabajador, el empleador y el Estado a lo que se agrega el concepto de universalidad: una pensión digna que contemple a todos los trabajadores, sin distinción.

Es decir, un sistema de reparto, solidario, tripartito y universal.

Todas las propuestas del gobierno y de la Asociación de AFPs no rompen con la lógica del sistema. De hecho, por mantener la capitalización individual, el Estado gasta millonarios recursos en pagar pensiones que debieran pagar las AFPs. Elevar la edad de jubilación, elevar el porcentaje de cotización, inyectar más recursos al sistema siguen significando un descarado traspaso de fondos de los trabajdores, al sistema bursatil nacional e internacional. El sistema de AFPs no es un sistema de pensiones y quien trate de transformar la paja en oro a través de conocidos conjuros solo extiende el sufrimiento y la miseria de los trabajadores chilenos.