paro pesca
Inicio » Nacional

Altas expectativas sobre la 1era jornada de protesta para anular Ley de Pesca

01 septiembre 2016

[resumen.cl] Pescadores de numerosas caletas del país han convocado a una jornada de protesta para este 7 de septiembre con el propósito de anular la Ley de Pesca, conocida como “ley Longueira”, en referencia a Pablo Longueira, ex ministro de Economía y uno de sus promotores. El anuncio fue hecho este miércoles en Caleta Portales, donde se reunieron representantes de Arica, Iquique, Caldera, Mejillones, Coquimbo, Valparaíso, Quintero, San Antonio, Tumbes, Coliumo, San Vicente, Talcahuano, Coronel y Chiloé. También delegados de caletas de la región del Maule y la Araucanía, y trabajadores del Terminal Pesquero santiaguino, según informó Radio del Mar.

La jornada de protesta ha sido convocada por las organizaciones opositoras a la Ley de Pesca desde su origen, tales como el Consejo Nacional por la Defensa del Patrimonio Pesquero (CONDEPP), pero también por la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales (CONAPACH), que durante la preparación de la Ley, y hasta hace poco, se mantuvo proclive a ésta. Los antecedentes indican que las bases de los sindicatos miembros de esta Confederación han presionado a sus dirigentes para sumarse al denominado “Frente Amplio Nacional para Anular la Ley Longueira”.

La actual Ley de Pesca no solo es ilegítima por la corrupción y los sobornos implicados en su tramitación y aprobación, sino que es también nefasta para la sustentabilidad de la actividad pesquera nacional, pues permite las mismas acciones que han llevado a la actividad al borde del colapso total. Tal es el caso de:

-la no prohibición de los métodos industriales de pesca, como el arrastre y el cerco;

-la mantención de cuotas de captura a partir del cálculo del Rendimiento Máximo Sostenible (RMS), es decir, capturar lo que el Consejo Nacional de Pesca determina como máxima cantidad de peces sin, supuestamente, dañar sus poblaciones. No obstante, este criterio es sumamente peligroso, en tanto no considera la posibilidad de que éstas puedan ser afectadas por variables no consideradas, tales como alteraciones climáticas o contaminación de su hábitat;

-la no implementación de un plan de recuperación de las poblaciones de peces, que necesariamente implica una moratoria en su captura y la puesta en marcha de un plan social y económico para los trabajadores del mar destinado a solventar sus requerimientos.

Los trabajadores del mar tienen bastantes expectativas respecto a la posibilidad de anular esta ley y, por otra parte, son grandes los desafíos para plasmar una legislación que permita el desarrollo una actividad pesquera sustentable y próspera. Y, en este sentido, es indispensable entender a los trabajadores de la pesca como imprescindibles para el aprovisionamiento de un alimento fundamental en nuestra dieta y, por ello, la implementación de un criterio precautorio en la captura, sin poner en riesgo la reproducción de las poblaciones de peces y la actividad productiva.

También se debería propiciar la asociatividad, buscando integrar a diversos sectores de la comunidad costera en las labores de pesca, procesamiento y distribución de productos marinos, conformándose cooperativas que sustituyan al empresariado, el cual ejerce el control sobre todas estas fases productivas.

Estos proyectos que aspiran a pescar para vivir, no tienen cabida en la política pesquera actual, manejada desde las asociaciones empresariales pesqueras. Es urgente replantearse la política de administración pesquera y esta podría ser una instancia determinante.

Relacionados