rodeo
Inicio » Nacional

El Rodeo, crueldad para el gusto de 8 mil huasitos

19 septiembre 2016

[resumen.cl] Si bien en las fechas próximas al 18 de septiembre se acrecientan las manifestaciones de oposición al rodeo, la temporada de éste se extiende desde agosto hasta abril del año siguiente, realizándose unos 320 espectáculos en este lapso. Este año, junto con realizar las habituales denuncias, las agrupaciones de defensa animal consiguieron la prohibición del rodeo en las comunas de Recoleta y Nuñoa. La concelaja de esta última, Alejandra Quevedo, declaró que “hoy celebramos y brindamos por este tremendo avance, por ver la medialuna vacía, porque comienza un cambio cultural, en que cada vez son mas chilenos los convencidos que la entretención humana no puede basarse en el sufrimiento y tortura de otros.”

El rodeo proviene de un ejercicio tradicional en los campos y haciendas en que los peones e inquilinos debían reunir el ganado vacuno para después separarlo según diversos propósitos, tales como el sacrificio, la marcación, o la castración. La faena de reunir y separar el ganado implicaba el desarrollo de una serie de habilidades por parte de los campesinos, quienes incorporaron también el sentido competitivo y lúdico a estas prácticas. Con el paso del tiempo, éstas fueron valorizadas por las clases propietarias, impulsando un proceso de profesionalización del rodeo, el cual, según Javiera Muller Blanco, se manifestó en la conformación de rodeos oficiales, donde solo podían competir caballos “de raza pura chilena” y la incorporación de normas propias de los deportes ecuestres ingleses.

rodeo2

Fuente: memoriachilena.cl

De este modo, desde el 22 de mayo de 1961, el rodeo ha sido regido por la Federación del Rodeo Chileno y el 10 de enero de 1962 se le reconoció como disciplina deportiva, por el Consejo Nacional de Deportes y el Comité Olímpico de Chile, permitiendo a sus organizaciones recibir diversas contribuciones establecidas en el ordenamiento jurídico, tales como aportes fiscales o bien donaciones de privados, quienes acreditándolas, pueden acceder a exenciones tributarias que van desde el 35% hasta el 65% del monto entregado.

No pudimos encontrar un informe que registrara cabalmente cuánto dinero, el Estado, ha destinado, o dejado de percibir, en beneficio del rodeo. Sólo contamos con las cifras recogidas por la Asesoría Técnica Parlamentaria de la Biblioteca del Congreso Nacional y la ONG Animal Libre. La primera afirma que sólo el 2014, los proyectos de rodeo beneficiados con la ley de donaciones deportivas, recibieron $193.612.467 de particulares. Por su parte, la ONG Animal Libre ha determinado que, a través de 130 Municipalidades, 11 Gobiernos Regionales de Chile (GORE) y 4 Gobernaciones, entre el año 2009 y 2014, el Estado ha destinado $4.088.461.543 al ejercicio del rodeo.

Las grandes cantidades de dinero entregadas están amparadas por la consideración del rodeo como deporte. Sin embargo, el ataque a seres indefensos no puede considerar el logro de habilidad alguna. La tradición y las destrezas esgrimidas por los defensores del rodeo constituyen mentiras. Nada tiene que ver con el trabajo del inquilino o el peón, que a campo abierto juntaba y separaba el ganado, con estos huasos que encierran a un novillo para ofrecer un espectáculo brutal, donde el sufrimiento prolongado de los animales es la condición de su continuidad.

El maltrato al cual se someten los novillos y los caballos ha sido documentado. En un reciente video, la ONG Animal Libre, exhibió el desplome de éstos, producto de las aplaudidas atajadas, y también las bofetadas, los pisotones y las descargas eléctricas recibidas por ellos para continuar su tortura.

Según la Asesoría Técnica Parlamentaria , hay 8.200 socios inscritos en las diversas organizaciones de rodeo del país y, aunque aseveran que su práctica es representativa de la “identidad chilena”, una encuesta nacional de 2015 determinó que ante la pregunta “¿Qué tan cercano o identificado te sientes con estas cosas que son típicamente chilenas?”, el 65% de los consultados respondió que no se sentía identificado con el rodeo.

Ahora, vale preguntarse si este espectáculo deberá continuar para dar entretención y complacencia a estos 8 mil huasitos que se arrogan la representatividad nacional.

Relacionados