diapositiva1
Inicio » Opinión

La auditoría de Contraloría General a Subpesca

22 septiembre 2016

Héctor Kol / sinrepresassinsalmoneras.blogspot.cl

En Marzo de 2016, el Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt entregó a la Unidad de Auditorías Ambientales de la Contraloría General de la República un informe donde denunciaba la reiterada violación a la Ley General de Pesca y Acuicultura y sus reglamentos asociados (Reglamento Ambiental para la Acuicultura y Reglamento Sanitario para la Acuicultura, RAMA y RESA, respectivamente) en que incurrían no sólo las empresas salmoneras, sino los servicios públicos con injerencia en la regulación, fiscalización y evaluación ambiental de los centros de engorda de salmónidos ubicados en sitios de mar en la Región de Los Lagos.

Mediante antecedentes recopilados principalmente por el Programa Marino de la Fundación Pumalín, el Comité construyó una presentación que demostraba que las salmoneras no sólo no operaban en sus concesiones legalmente otorgadas (y por las que pagan $25 chilenos al año por cada metro cuadrado) sino que además presentaban Informes Ambientales falsos (INFAs) preparados por Consultoras Privadas que levantaban información haciendo muestreos FUERA de las concesiones y que luego eran presentados como resultados del estado ambiental DENTRO de las concesiones.

Es decir, estas Consultoras Privadas, de propiedad de algunos de los Biólogos Marinos que defendieron la tesis del Fenómeno del Niño como causante único y exclusivo del origen de la Marea Roja en el mar de la Región de Los Lagos (más tarde, a Green-Peace se le ocurrió que el único responsable era el actual Ministro de Economía, Céspedes) iban a sacar muestras en la Roca de Achao y los presentaban como resultado de muestreos realizados en la Plaza de Armas de Castro, donde se encontraba la concesión acuícola otorgada.

De esa manera, denunciaba el Comité, las empresas eludían la causal de caducidad por no operar las concesiones legalmente otorgadas, ya que sus balsas-jaulas se encontraban en otros sectores donde no tenían autorización y simulaban operarlas mediante la presentación de estos INFAs falsos certificados por el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) que, además, visaba las producciones de salmones también  ILEGALMENTE obtenidas.

El Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt entregó, en particular, antecedentes sobre concesiones para salmonicultura intensiva que estaban solicitando “relocalizar” sus concesiones, es decir, cambiarlas de ubicación dentro de la Región de Los Lagos, aún cuando llevaban años sin operarlas. Y ha pedido, entonces, que se suspenda el proceso de relocalización salmonera por tratarse de concesiones en causal de caducidad y que camuflaron esta causal presentando INFAs falsos ante el órgano fiscalizador (SERNAPESCA) que los certificó como verdaderos.

Las Figuras 59 y 67 siguientes, de acuerdo a la numeración la denuncia original presentada por el Comité portomontino, muestran a dos centros de cultivo de la empresa salmonera CULTIVOS YADRÁN que al menos desde el año 2011 operan FUERA de sus concesiones legalmente otorgadas y que sucesivamente presentaron INFAs falsos que fueron acreditados por SERNAPESCA. Los centros están identificados por su Número de Registro Nacional de Acuicultura (RNA).

La Figura 67 muestra que la empresa decidió fusionar estas concesiones y “relocalizarlas” en un sector que llevan años ocupando ilegalmente y obteniendo producciones también ilegales (polígono lila) blanqueando no sólo una ocupación ilegal (una “toma”) y una producción ilegal de salmónidos, sino también camuflando la ineptitud y/o falta de servicio de SERNAPESCA y de la Armada de Chile, con obligaciones legales para evitar esta situación en particular.

diapositiva1

diapositiva2

En el caso del centro RNA 100649, de la empresa CONGELADOS PACÍFICO (también denunciada por el Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt) que opera ilegalmente en el Canal Cholgo de la Comuna de Hualaihué, la Contraloría ha constatado las irregularidades en el proceso de regulación que le corresponde a SUBPESCA, que entregó permisos sectoriales para ampliaciones de producción teniendo suficientes antecedentes que demostraban que el centro de cultivo operaba FUERA de su posición legal.

De esta manera, la denuncia presentada por el Comité reunía, en una sola presentación, las irregularidades no sólo en el ámbito regulatorio de la salmonicultura, a cargo de SUBPESCA, sino también en el ámbito fiscalizador que le corresponde a SERNAPESCA y a la Armada de Chile y en el ámbito de la evaluación ambiental de los proyectos, que le corresponde a los Servicios de Evaluación Ambiental Regionales (SEA, ex COREMAs).

El reciente pronunciamiento de la Contraloría General de la República, que los oportunistas de siempre, aquellos que monitorean los conflictos ambientales por Internet y que prácticamente han difundido la noticia como si fuera una victoria propia, es una extensión y profundización de las denuncias presentadas por el Comité de Defensa del Borde Costero de Puerto Montt, puesto que la Auditoría realizada a SUBPESCA habría incorporado lo denunciado posteriormente por CODEFF-Aysén ante la misma Unidad de Medioambiente y también se habría incorporado a esta Auditoría una denuncia presentada por la ONG REAL-Chile ante la Contraloría Regional de Magallanes por la generación de condiciones anaeróbicas en sitios ocupados por salmoneras en la Comuna de Natales. De allí, pareciera, la razón de por qué la Contraloría General, en este primer pronunciamiento con SUBPESCA como objetivo, incorpora también situaciones denunciadas en Aysén y Magallanes por las organizaciones citadas.

Evidentemente, falta aún conocer el pronunciamiento de la propia Contraloría sobre las auditorías que simultáneamente se han realizado sobre SERNAPESCA y los SEA regionales, pero este primer pronunciamiento tiene alcances que van más allá de lo que desde este blog se ha sostenido siempre: que tras la salmonicultura opera la corrupción y el tráfico de influencias.

En efecto, el periodo comprendido por la auditoría de la Contraloría va desde el año 2011 al año 2015, periodo que también estaba considerado tanto en las denuncias del Comité de Borde Costero de Puerto Montt y en las presentadas por CODEFF-Aysén. En este periodo de 5 años, los primeros 4 años corresponden a irregularidades cometidas por SUBPESCA cuando a cargo de la Subdirección de Acuicultura de SUBPESCA estaba JOSÉ MIGUEL BURGOS, el actual Director Nacional de SERNAPESCA.

Es decir, a cargo del organismo fiscalizador de las actividades acuícolas está hoy el responsable administrativo de todas las irregularidades que ha señalado la Contraloría Regional de la República en este primer pronunciamiento. Casi nada. O en otras palabras, el mismo funcionario por el que pasaron todas las irregularidades  evidenciadas por la Contraloría, es el mismo funcionario que ahora debe fiscalizarlas…

Sólo en uno de esos años auditados, el 2015, la actual Subsecretaría aparece involucrada en las irregulares señaladas por la Contraloría.

¿Seguirá Green-Peace echándole la culpa a ESTE Gobierno de las irregularidades toleradas a las salmoneras en el Gobierno anterior? ¿Sacará letreros Green-peace señalando “JOSÉ MIGUEL BURGOS TRAIDOR: CONTAMINASTE CHILOÉ” o sólo tenían financiamiento para cargarle la culpa a Céspedes? ¿Seguirán los chilotes siendo representados por un grupo que viajó 30 horas a Valparaíso para decir que los chilotes le creen a un informe falso?

foto-3

En segundo lugar, el pronunciamiento de la Contraloría puede demostrar la “nueva mano” que en materias ambientales se ha instalado en la Contraloría General, pero aún más importante que aquello es el hecho de que el trabajo serio, responsable y veraz de tres organizaciones ciudadanas, una de ellas una simple organización comunitaria funcional, con suficiente voluntad y sapiencia para trabajar más allá del efecto publicitario que permite levantar una campaña de financiamiento propio, como lo hizo Green-Peace con  el informe falso presentado en Ancud y sostenido por charlatanes locales, más allá del marco restringido de hablar de salmoneras según lo que publica SalmonExpert o AQUA.cl, más allá de todo eso, la ciudadanía puede trabajar sin depender de una página web. Sólo necesita trabajar con “los precisos”.

La salmonicultura, el Último Mito Chilote (el penúltimo es el “Puente”) se cae a pedazos porque no le es posible ya sostener una publicidad engañosa incluso a pesar de la colaboración de otros “expertos salmoneros” como la WWF.

Si la corrupción ya no es tolerable para la ciudadanía, tampoco lo es la salmonicultura y resultarán inservibles los esfuerzos de organizaciones como Green-Peace y la WWF, con o sin el acompañamiento de los ingenuos que se compran cada huevo cuadrado que llega a la Isla de Chiloé, para evitar que de una vez por todas esta Industria tóxica se hunda en los cerros de excremento que se han acumulado bajo sus balsas-jaulas.

Esa es nuestra tarea, nuestra función social: erradicar del Mar Austral a una Industria ILEGAL para bien de toda la Humanidad.

Nuestra función, en definitiva es SOLUCIONAR EL PROBLEMA…y no seguir viviendo de él. Para eso, solo tienen cabida “los precisos”en esta tarea que es, por supuesto que si, posible y necesaria de abordar.

¿Quién dijo que todo está perdido?.

Relacionados