gol-en-el-campo
Inicio » Deporte

Presentan libro Gol en el campo, paz en la tierra: una historia de política, revolución y fútbol

11 noviembre 2016

Por Valentina Riveros / resumen.cl

René Cerda Inostroza estuvo este miércoles en la Sala 12 de Mayo del Departamento de Historia de la Universidad de Concepción, presentando su segundo libro “Gol en el campo, paz en la tierra. Fútbol y dictaduras: Mundial Argentina ’78, Club de Deportes Cobresal y Democracia Corinthiana”. El libro cuenta cómo se vivió esta parte de la historia en tres distintos países de Latinoamérica y cómo el fútbol influyó en la búsqueda de vuelta a la democracia.

El fútbol, considerado como el deporte del pueblo, nunca ha estado exento de críticas, especialmente durante el siglo XXI; su tendencia a ser usado como una distracción de la crisis social y económica del país, a que las fechas en las que se transmiten los grandes campeonatos curiosamente coinciden con el apogeo de algún movimiento, ponen en duda cuál es el verdadero objetivo de su práctica. Pero la historia es distinta del 2000 hacia atrás, quizá no tan lejano, como lo es en las canchas de tierra amarilla, de barro y constantes caídas para los equipos amateur de comunas que aspiran a, alguna vez, ser parte de la primera división.

“Gol en el campo, paz en la tierra” relata esos casos, los del 2000 hacia atrás, que surgieron como una forma de control ciudadano y que no lograron su objetivo en totalidad, como lo fue en Brasil y Chile, y al mismo tiempo, contrasta aquella realidad con lo vivido en Argentina durante el ’78, un mundial que no estuvo exento de polémicas por cómo se desarrolló. Y es posible confirmar que el objetivo de René si se llevó a cabo tan solo con escucharlo hablar de la historia, de la investigación como leyendo el libro.

El joven profesor de Historia, titulado de la Universidad de Concepción, fusionó una de sus investigaciones con el deporte que le apasiona y su equipo de fútbol favorito, acercando la investigación académica a la comunidad con un vocabulario menos complejo, pero con el mismo contenido, para demostrar que tanto el fútbol como la política se relacionan entre si y que gracias a esto, es posible que la población se haga responsable de generar un cambio en su país en tiempos de crisis.

El libro se divide en tres partes, contextualizadas en diferentes periodos de cada país en los cuales el fútbol tuvo un rol esencial en la búsqueda de instaurar nuevamente la democracia. Parte con la historia del polémico mundial de Argentina en el 1978, que se desarrolló bajo el mando del dictador Jorge Videla. Los sucesos ocurridos durante este campeonato fueron bastante controversiales, ya que hasta el día de hoy existen acusaciones de soborno a los equipos forasteros, como es el caso de la derrota de Argentina a Perú por un margen de 7 goles de diferencia, que permitió que el equipo trasandino llegara a las clasificatorias para cuartos de final y luego de ello, llegar a ser los campeones del mundo.

Mientras esta actividad de desarrollaba en el país vecino, el mundo reaccionaba a la falta de criterio del dictador para realizar esta actividad pese a la cantidad de presos políticos, detenidos desaparecidos y muertos como consecuencia de ser opositores a la dictadura. Es así como nace el lema “Asesina ‘78”, que busca visualizar la problemática del pueblo argentino y cómo el mundial supone una dificultad para quienes son utilizados por Videla para mostrar una realidad distinta al mundo.

Un punto que el autor destaca, es que, al igual que en Chile, no toda la comunidad fue víctima de la extrema violencia que los opositores sufrieron, por lo que muchos ciudadanos argentinos realmente no fueron capaces de evidenciar los problemas que otros compatriotas estaban sufriendo.

La segunda parte del libro y por la que mayor interés mostró René, cuenta la historia del equipo Cobresal y cómo sus integrantes se transformaron en un punto clave para el regreso a la democracia en Chile. “Yo elijo Cobresal para el libro porque, principalmente, soy socio e hincha del equipo desde chico y porque también quería hacer ese meaculpa de cómo nace Cobresal de manos de la dictadura, financiado por la dictadura por medio de Codelco y que finalmente vive un proceso de reapropiación por parte de sus socios durante los años ’90”, comenta Cerda.

Tal como el autor relata, el equipo nortino nace como una creación de las empresas mineras para generar distracción de la realidad en los trabajadores y para, al mismo tiempo, alejarlos de instancias de organización, usando como estrategia agendar reuniones sindicales en el mismo día y horario que los partidos. Pese a eso, no pudieron lograr su objetivo, ya que los trabajadores de la mina El Salvador siempre demostraron ser personas críticas y con alta conciencia social.

La creación del equipo significó generar una nueva instancia en la que los trabajadores podían trabajar en equipo y con un objetivo en común, lo que los ayudó a unirse y aunar fuerzas para generar un cambio en la situación de injusticia en la que se encontraban. Es así como su rol en la sociedad chinela se vuelve imprescindible, siendo ellos quienes llaman por primera vez en los ’80 a una movilización nacional y en los años ’80 y ’84 hacen sus propias huelgas.

“Si bien sigue recibiendo aportes por parte de Codelco, también busca mantenerse al margen de lo que son las sociedades anónimas”, agrega René, quien hace énfasis en que, en la actualidad el equipo deportivo sigue cumpliendo un importante rol social para la comunidad, teniendo espacios abiertos para quienes desean usar el gimnasio y estadio del club y manteniendo escuelas de fútbol a lo largo del país para formar jóvenes deportistas.

La terca y última parte del libro, Democracia Corinthiana, muestra cómo los jugadores de fútbol y su trabajo en equipo se transforman en líderes para crear un movimiento capaz de traspasar las barreras limítrofes de Brasil para evidenciar la complejidad de la situación que atravesaba el país y la necesidad de volver a instaurar la democracia. Es así como los mismos jugadores ponen en práctica este sistema tanto dentro como fuera de la organización del equipo Corinthians para demostrar que su funcionamiento si es óptimo.

Una forma de lograr la dominación y que los líderes de la dictadura usaron para reprimir las instancias en que el equipo manifestaba su descontento, era privarlos de estampar mensajes relacionados con la democracia en sus poleras; pese a eso y gracias al ímpetu con el que defendían su lucha, siguieron haciéndolo, pero en otros lugares de su vestuario, como en los cintillos.

Uno de los actos que más marcó los años en que el Corinthians luchó por la instauración de la democracia por parte de los pobladores, fue la partida de Sócrates del equipo: tanto él como el equipo advirtieron que si el gobernador del país no se retiraba de su cargo, sería él quien daría un paso al costado y emprendería rumbo a Italia para formar parte del Fiorentina; al no lograr que se cumpliera el objetivo, el jugador partió a Europa.

El libro de René Cerda cumple a cabalidad su objetivo, que es evidenciar la relación que siempre ha existido entre el fútbol y la política y cómo este deporte se convierte en una herramienta popular y poderosa capaz de generar un cambio en la realidad de una nación. Sus convicciones como persona, más allá de como escritor, son reflejadas tanto en su obra como en su diario vivir: declarándose anarquista, pone en práctica sus creencias y desarrolla su trabajo a través de la autogestión, sin hacer uso de fondos privados ni estatales, sólo utilizando su imprenta, que también genera recursos para que pueda llevar a cabo sus investigaciones.

La instancia de discusión abierta generada en el lanzamiento del libro “Gol en el campo, paz en la tierra” se transforma en un espacio donde el fútbol está libre de prejuicios, en el que sus fanáticos pueden entender el contexto en el que surge como deporte y revolución y la importancia que cada adherente al deporte, cada profesional tiene al momento de verlo: el fútbol no debe dejar de ser un deporte popular, no debe convertirse en el opio del pueblo ni en una herramienta de control social, por el contrario, debe volver a ser la instancia en que todos son iguales dentro de un equipo, en un refugio que por 90 minutos se transforma en el paraíso.

Relacionados