Inicio » Derechos Humanos

Valparaíso: organizaciones funan la llegada del Buque Escuela Esmeralda

09 Enero 2017

Por Guillermo Correa Camiroaga / resumen.cl

La palabra funa tiene su origen en el idioma mapudungun y se relaciona con algo que está podrido. La acción de funar, ya sea a personas o a instituciones responsables de violaciones a los Derechos Humanos, constituye una manifestación de repudio y una condena moral que se expresa públicamente para denunciar la impunidad.

Este domingo 08 de Enero, distintas Organizaciones de Derechos Humanos de Valparaíso, convocadas por la Agrupación de Amigos de Miguel Woodward, se reunieron en el Muelle Prat para recibir con una manifestación de protesta la llegada del Buque Escuela Esmeralda.

Decenas de manifestantes se congregaron a las 10,30 horas, para funar el ingreso al molo de la Esmeralda, teniendo como plataforma de lucha en esta ocasión la exigencia de cuatro puntos principales: 1.- verdad y justicia, 2.- que digan ¿dónde están?, 3.- que se elimine la estatua de Merino y 4.-que se terminen los pactos de silencio.

En espera de la llegada del Buque Escuela, representantes de las diferentes Agrupaciones y Organizaciones hicieron uso de la palabra para explicar los motivos que los animan a seguir incansablemente luchando en contra de la impunidad, profundizando en cada uno de los puntos mencionados.

Una vez que el Buque Escuela atracó en el molo de abrigo, alrededor de la 12 horas, las y los manifestantes marcharon, en medio de los numerosos turistas presentes en el sector, coreando consignas y portando distintos lienzos, en uno de los cuales se podía leer: “ MARINOS: ASESINOS, VIOLADORES, MARIHUANEROS Y VOYERISTAS”, haciendo alusión a recientes acontecimientos ocurridos dentro de la Armada, como fue el caso del desembarco de 4 guardiamarinas que participaban del crucero de instrucción al ser sorprendidos consumiendo marihuana a bordo del Buque Escuela Esmeralda y, por otra parte, lo relativo al episodio de voyerismo ocurrido a bordo de la Fragata Lynch, donde un grupo de marineras fueron espiadas por sus compañeros de armas, violentando su intimidad, siendo, además, estas imágenes grabadas y difundidas a través de las redes sociales.

Desde el Muelle Prat la marcha se desplazó hacia la Plaza Sotomayor, para llegar hasta el frontis del edificio de la Primera Zona Naval. Allí se efectuó nuevamente otro pequeño acto de denuncia, en donde las oradoras dieron cuenta de los numerosos recintos utilizados por la Armada como lugares de detención y tortura en la Quinta Región. También resaltaron como el Buque Escuela Esmeralda se transformó, durante los primeros días del golpe de estado, en una verdadera cárcel flotante, en dónde numerosos hombres y mujeres sufrieron brutales torturas y, precisamente desde dicho lugar, en muy malas condiciones, el sacerdote Miguel Woodward debió ser trasladado al Hospital Naval, donde falleció como consecuencia de los tormentos sufridos y desde entonces permanece como Detenido Desaparecido. En otro de los lienzos que portaban los manifestantes, explicaban en forma gráfica todo el brutal recorrido sufrido por el sacerdote Miguel Woodward.

Tras ello continuaron la marcha hacia el sector de la entrada al molo de abrigo, sitio donde recaló La Esmeralda, que se encuentra ubicado a unos ochocientos metros de la Plaza Sotomayor, instalándose en las afueras de dicho lugar, precisamente por donde salen los marinos , familiares y amigos que vienen a recibirlos, para hacerles ver las frases escritas sobre los distintos lienzos y pancartas, al mismo tiempo que explicarles, mediante el uso de megáfonos, los motivos de la protesta y funa realizada en contra de la Esmeralda.

La movilización se dio por terminada, luego de la intervención de representantes de las Organizaciones presentes, coreando la ya tradicional consigna “ni blanca ni pura, fue centro de tortura”.

Relacionados