Ahora Venezuela: “Ayuda humanitaria” y el hambre como arma de Estados Unidos

Ahora Venezuela: “Ayuda humanitaria” y el hambre como arma de Estados Unidos

Por Joaquín Hernández / Resumen.cl

Por hoy, las prácticas intervencionistas realizadas por los Estados Unidos en todo el mundo y en el especial en Medio Oriente se nos hacen más cercanas y familiares puesto a los renovados intereses injerencistas de la mayor potencia militar del planeta en Venezuela, luego de haber propiciado y gatillado el surgimiento de un autoproclamado presidente (Juan Guaidó), quien hasta hace unas semanas era completamente desconocido no sólo para la opinión pública internacional, sino también para los mismos venezolanos.

Y es que nuevamente la intervención estadounidense se disfraza de “humanitarismo”, de defensa de la democracia, de hipócrita interés en los pueblos, de los seres humanos de las localidades que pretenden intervenir, conquistar.
Pero ese discurso humanitarista, en donde se denuncia una “crisis humanitaria” que debe ser resuelta, se da producto de un proceso de larga duración, de constantes sanciones, bloqueos, boicots de productos venezolanos por grandes corporaciones estadounidenses como Walmart (¿Acaso han visto un producto hecho en Venezuela en un Líder?) que ha tenido como fin fundamental producir hambre en el pueblo. Eso, ni más ni menos, producir hambre en seres humanos, en pos de obtener recursos o defender intereses geopolíticos. Así de cruel.

Estados Unidos, que desde el intento de golpe del 2002 ha tenido una política injerencista en Venezuela, ha redoblado sus esfuerzos desde la enfermedad de Hugo Chávez, y la posterior elección de Nicolás Maduro el 2013 como presidente en su primer mandato. Desde ahí, ha sido una ofensiva creciente de resoluciones y sanciones que ha tenido como fin desestabilizar el gobierno de Maduro (comenzadas el 18 de diciembre del 2014), como asimismo sabotear y boicotear la economía de Venezuela, con el fin de generar una crisis humanitaria que permita justificar una intervención de tipo militar o de misión internacional (como se realizó con Haití en el MINUSTAH desde el 2004 hasta el 2017).

El economista Francisco Rodríguez, crítico del gobierno de Maduro, es enfático en recalcar en su artículo “Crudas Realidades: Entendiendo el colapso económico venezolano” que el elemento fundamental de la crisis económica venezolana (dependiente en gran parte de la exportación del petróleo), son las sanciones impuestas por los Estados Unidos, en especial las realizadas durante el gobierno de Donald Trump, en agosto del 2017 (Orden Ejecutiva 13808). Para ello, Rodríguez se vale de una comparativa de la producción petrolera entre Venezuela y Colombia, las cuales si bien ambas tuvieron una caída luego de la baja del precio del petróleo en el 2016, la producción venezolana cae a pique con la sanción estadounidense, mientras la producción colombiana se mantiene con fluctuaciones, pero sin duda estable.

Esto es sin considerar el boicot corporativo a productos realizados en Venezuela, y el creciente congelamiento de activos soberanos venezolanos que no tienen otro fin que el de estrangular tanto al gobierno bolivariano, como asimismo a la economía venezolana, a sabiendas de las consecuencias humanas que dichas sanciones y bloqueos implican para la población del país caribeño.

Pero el hambre no es un accidente ni un daño colateral de dicho estrangulamiento económico, es su objetivo, es la táctica de desestabilización por excelencia, de generación de oposición, de destrucción de vínculos de solidaridad y del mismo orden social. Se trata, en definitiva, de una táctica de guerra de baja intensidad que perfectamente se podría comparar a los asedios a las ciudades amuralladas durante el medioevo, en donde el fin era quemar las plantaciones, interrumpir el suministro de alimentos con el objetivo de que a raíz del hambre, la ciudad sitiada sucumba en el caos y en la desesperación que producen los estómagos vacíos, los más desesperados abrieran las puertas que no aliviarían ningún mal, sino que daría origen a otros saqueos, a otros abusos.

Así lo han hecho con Cuba hace con un bloqueo de 60 años. Así lo hicieron en con Chile el 73, así lo hicieron con Irak en donde a sangre y bombardeos impusieron desde la ONU el infame programa de “Petróleo por alimentos” en 1995, así lo han hecho también en Siria, donde llevaron el hambre, la balcanización y financiaron en los primeros años el terrorismo de ISIS. Así lo hicieron con Yemen, donde al mismo tiempo entregaban “ayuda humanitaria” y armas a los al ejército invasor de Arabia Saudita.

Así también lo hicieron en Haití, en donde bajo la excusa de una “crisis humanitaria”, implementaron desde la ONU el MINUSTAH (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití), un ejército multinacional de países latinoamericanos que funcionó por más de 12 años como fuerza ocupante, apagando cualquier intento de libertad del pueblo haitiano (que hoy nuevamente se alza en contra de un corrupto gobierno avalado por EEUU).

Y hoy como siempre, luego de causar el hambre y el dolor, se levantan como los campeones de la filantropía y organizan una ayuda humanitaria que no es sino la fracción de la fracción del hambre y sufrimiento que con sus políticas de Estado han generado en el pueblo venezolano. Ayuda a 5000 personas por 10 días parece ser, a juicio de ellos, la solución a un problema que con esmero han provocado.

Y tan magra ayuda, tan insuficiente, y tan simbólica es imposible de entender a menos que busquemos otros intereses, otro plan. Y es que la supuesta “ayuda” no busca de ningún modo aliviar las condiciones de vida del pueblo venezolano (sino sería más simple y económico levantar las sanciones), por el contrario, es una provocación, un intento de tratar de no dialogante al gobierno de Nicolás Maduro. O bien inventar una agresión en la frontera a las fuerzas humanitarias de ayuda con el fin de justificar una intervención militar a mayor escala. En cualquiera de estos escenarios, la “ayuda”, como intención humanitaria, es una farsa.

Si están prohibidas las armas químicas en un conflicto militar, si están prohibidas las armas biológicas en una guerra, también debería prohibirse el hambre como un arma, puesto que no existe arma más cruel, más inhumana, más sádica en contra de los pueblos, y que además afecta casi exclusivamente a la población civil. Pero esa arma jamás será prohibida, porque es con ella que el Imperialismo Norteamericano ha ganado sus principales batallas, y ha doblegado a los pueblos que luchan por su libertad. Es la barbarie del imperialismo, es la barbarie de los que se llaman civilización y libran hipócritamente sus guerras en nombre de la democracia. No hay nada de humanitario en ellos ni en sus intenciones.

Estas leyendo

Ahora Venezuela: “Ayuda humanitaria” y el hambre como arma de Estados Unidos