Alberto Curamil desde la cárcel: "la consulta y cambio en la Ley Indígena, no es otra cosa que una nueva invasión"

[resumen.cl] Distintas comunidades mapuche se han manifestado durante las últimas semanas contra la intención del gobierno de modificar la Ley Indígena. Las comunidades acusan al gobierno de querer cambiar un artículo que protegía a las tierras ancestrales y que no se permitía su arrendamiento o venta. En este contexto el gobierno ha anunciado una consulta indígena que las comunidades califican como ilegítima ya que pretende precisamente validar arrendamientos y ventas de tierras, un elemento central para la reconstrucción cultural, política y económica del pueblo mapuche. En distintos puntos del Wallmapu se han manifestado contra esta iniciativa del gobierno. El logko Alberto Curamil, prisionero Político Mapuche en la cárcel de Temuco, Premio Goldman por el Medioambiente 2019, también mencionó su rechazo en un comunicado.

Las diversas protestas del mundo mapuche buscan manifestar el rechazo a la consulta indígena que el gobierno inició en mayo de 2019 y que se extendería por un periodo de cuatro meses en distintos puntos del país. Esta maniobra del gobierno busca modificar la Ley Indígena 19.253 para que las tierras mapuche puedan arrendarse por 25 años a las grandes empresas y así romper con la propiedad comunitaria fortaleciendo las políticas neoliberales en territorio mapuche. Esta nueva consulta está en el marco del Plan Impulso Araucanía que lidera el cuestionado ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno.

El logko manifestó en una carta desde la cárcel «No podemos entregar lo poco que hemos conquistado, si tenemos bajo nuestro control menos del 5% de nuestro territorio ¿permitiremos hoy, que sobre esa migaja además nos quieran venir a arrendar o comprar los capitalistas?». Además señaló que «el nuevo engaño de Piñera afectará a cada uno de nosotros y pondrá en grave peligro nuestra propia existencia, porque el poder juega con la precariedad y lleva a muchos a confundirse y vender o arrendar su tierra, para así tener pan por un rato y hambre para siempre, en la periferia de la ciudad.» También expresó «los alcaldes, algunos de origen mapuche y muchos de "oposición", debieran aclarar a cambio de qué están validando esta farsa. Es una vergüenza que algunos se agrupen para hablar de los derechos mapuche y en paralelo negocien "migajas de sobrevivencia"«.

El prisionero político mapuche además agregó que hace un «llamado urgente a todos los actores para informar y denunciar al gobierno chileno, en todos los espacios nacionales e internacionales sobre esta nueva práctica de exterminio ecológico, material, cultural y simbólico hacia nuestra tierra. En Chile hoy se desarrolla un proceso de "Consulta Indígena" de mala fe, sin libertad y con represión policial, plagada de mentiras y orientada a desinformar». Afirmó además que «este proceso de Consulta y Cambio en la Ley Indígena, no es otra cosa que una nueva invasión, pero ahora del capital privado hacia la tierra que nos va quedando. Para validar ese proceso, el gobierno está utilizando incluso la policía militar».

Alberto Curamil, quien se encuentra actualmente recluido en la cárcel de Temuco, fue recientemente reconocido a nivel mundial como el activista ambiental más importante de Centro y Sudamérica, a través del Premio Ambiental Goldman. Tras una intensa campaña del Curamil junto a comunidades mapuche en mayo de 2016 se canceló el proyecto hidroeléctrico Alto Cautín. A finales de ese mismo año el Tercer Tribunal Ambiental dictaminó la detención de otro proyecto hidroeléctrico: Doña Alicia. Tras estos logros Alberto Curamil fue encarcelado en el gobierno de Piñera por supuestos hechos delictuales que habría realizado el destacado activista mapuche.