Ante el desabastecimiento de petróleo en Cuba provocado por EE.UU.

Chindy Álvarez Caro - Estudiante de Medicina de la ELAM, Cuba.

Ya han pasado 60 años del triunfo de la revolución cubana y el gobierno estadounidense no deja de hostigar al pueblo cubano que con alegría y dignidad le sigue haciendo frente a uno de los genocidios más largos que la humanidad ha podido ver, el bloqueo contra el pueblo cubano.

Las relaciones entre los gobiernos cubano y estadounidense se estaban estabilizando, en ese contexto llega a la Casa Blanca el magnate inmobiliario, Donald Trump, que se ha puesto como objetivo atacar abiertamente a los pueblos latinoamericanos, y por supuesto, a Cuba.

El gobierno estadounidense ha tomado como estrategia PROHIBIR a los buques petroleros entrar a la isla, amenazándolos con multas millonarias que desestabilizan la economía de cualquier empresa, en consecuencia, desde el mes de septiembre, el país se encuentra casi sin petróleo. Cuba es productora de este crudo, pero no satisface las necesidades completas del país, por tanto es un daño directo al pueblo, ya que la gente no puede llegar a sus puntos de trabajo, y además la electricidad no puede estar activa para toda la población a la vez.

A modo de ejemplo, para que usted se haga una idea: imagínese un que un día cualquiera se levanta y como de costumbre va al paradero a esperar movilización, pero se da cuenta que no pasan buses, esto sucede en Cuba ¿y saben por qué? Es simple, porque no hay petróleo para satisfacer el transporte a nivel nacional, entonces la gente tiene que caminar hasta sus lugares de destino, y el estado se ve en la obligación de priorizar las necesidades más vitales que dependen del petróleo.

Actualmente la gente no tiene como movilizarse, pero la ausencia de petróleo no afecta tan solo al transporte, sino también otras áreas, entre ellas la vida en los albergues estudiantiles donde con frecuencia se cocina con electricidad o con gas, ¿saben cómo están cocinando ahora? A carbón, las y los compañeros que trabajan en las cocinas de las facultades están cocinando a carbón para que ningún cubano o cubana se quede sin su comida, ¡para que puedan estudiar!

En las casas de estudio de educación superior se han tomado algunas medidas en relación a la situación que vive el país, y en el caso de algunas facultades en la que las y los estudiantes son del campo, se han suspendido las clases, o se les ha trasladado hasta áreas más cercanas a sus lugares de residencia, esto es difícil de entender en Chile, entonces, para que se imagine la situación: digamos que usted estudia en la Universidad de Chile, pero vive en Talca y viaja todas las semanas, entonces no puede llegar a su casa de estudio porque no tiene transporte, por tanto, se le designa un cupo en la Universidad de Talca. Esto es posible porque la educación en Cuba es responsabilidad del estado y no de las familias, entonces el estado tiene la obligación constitucional de velar por el derecho a educarse, y no dejar a nadie sin clases.

Este es un llamado a concientizarnos, Cuba es solidaria, y hoy necesita de todas y todos nosotros. En este marco se realizará Encuentro Antiimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, del 1ro al 3 de Noviembre en La Habana, Cuba, es un encuentro de carácter internacional e histórico, y se requiere de la mayor difusión posible, puesto que el gobierno estadounidense trata de matar a un país entero a través del desespero y hambre de su pueblo. Sin embargo, pareciera que aún no tienen claro que las palabras de Maceo siguen más vigentes que nunca "Quien intente apropiarse de Cuba, solo recogerá el polvo de su suelo, negado en sangre si no perece en la lucha".

Foto: Abel Padrón Padilla / Cubadebate.