Advertisement

Ante la negligencia de los gobiernos la clase obrera responde a la pandemia Covid-19 en Italia, España y Chile

[resumen.cl] A fines de enero se supo de los primeros contagios de COVID-19 en Italia, a los pocos días se dieron los primeros infectados en España, la propagación del virus llegó con semanas de antelación (31 de enero). La situación que viven en Italia y España hoy es probablemente el futuro de lo que vivirá Chile en las próximas semanas.

Los errores que allí se cometieron permite a las naciones sudamericanas corregir ciertas acciones y contener en parte el avance de la epidemia. Algunas lo han hecho -como Argentina- otras por el contrario, repiten los mismos errores -como Chile-. Esto sumado a nuestro deficiente servicio de salud hace prever consecuencias negativas a corto plazo.

Uno de los factores que permitió la multiplicación de casos en Italia y España fueron las medidas tardías y tibias en relación al confinamiento de las personas. Este hecho se retardó básicamente porque el poder económico no estaba dispuesto a disminuir ganancias. En el caso de Italia y España, no fueron los servicios ni el comercio el problema, como si lo ha sido en Chile, sino principalmente la gran industria.

Allí fueron lxs trabajadorxs los que tuvieron que forzar los cierres de las empresas, por sobre las indicaciones de sus respectivos gobiernos.

Italia

El 11 de marzo trabajadores de las tiendas IKEA en Roma y del puerto de Génova entraron en Huelga por el Coronovirus, ese mismo día el gobierno italiano por fin tomó la decisión de cerrar los servicios y el comercio, medida tardía y además dejando fuera a la gran industria. El jueves 12, principalmente, en el Norte industrial – Piamonte, Lombardia, Emilia Romaña y Véneto – un paro regional brotó espontáneo en centenares de fábricas. El poderoso sindicato Fiom (Federación de trabajadores metalúrgicos) reaccionó duramente ante la nueva Ordenanza de Emergencia contra el coronavirus. En un comunicado planteó la necesidad de proteger tanto el trabajo como la salud de los trabajadores.

El secretario nacional del sindicato Fiom, Gianni Venturi, señaló a la agencia española EFE que las fábricas no cumplen con las recomendaciones de seguridad y prevención dictadas por el Gobierno, como por ejemplo, respetar cierta distancia entre personas o mantener limpia e higiénica la maquinaria en todo momento.

El viernes 13 las huelgas se habían extendido a la zona de Brescia. "No somos carne de matadero", dijeron los trabajadores de algunas empresas de la provincia que exigían la suspensión de la actividad durante 15 días. "Estamos discutiendo con las compañías cómo tratar esta situación. Estamos registrando huelgas en cuatro o cinco sectores", dijo el secretario de Cgil de Brescia, Francesco Bertoli.

Ademas de FIOM y CGIL, también la USB (Unión Sindical de Base) proclamó una huelga de 32 horas en los sectores industriales no esenciales, pidiendo "medidas drásticas para para salvaguardar la salud y los salarios de los trabajadores". Los trabajadores se han movilizado al grito de "contra los patrones y el coronavirus" y con el lema "salud antes que beneficios".

Estado Español

El lunes 16 de marzo, las mismas acciones de trabajadorxs se vieron en el Estado Español, especialmente, en el Pais Vasco. Ese día trabajadoras y trabajadores de la planta de furgones de la Mercedes Benz en Vitoria-Gasteiz (5 mil trabajadoxs), levantaron la huelga en resguardo de su salud y la de sus familias.

Te puede interesar: Trabajadores de principal empresa ferroviaria del País Vasco se resisten a construir el tranvía de Jerusalén

En esta misma linea, el mismo día lunes 16 de marzo, lxs trabajadorxs de los trenes CAF en la localidad guipuscuana de Irizar (País Vasco) también obligaron al cierre de la empresa, por el riesgo de contagio de Coronavirus. Estxs trabajadorxs ya habían logrado notoriedad en la prensa internacional por su oposición a la construcción del tren urbano de Jerusalén que pasaría por territorios ocupados a los palestinos.

Pero no han sido solo en el País Vasco, en Zaragoza (Aragon) la empresa Balay ha hecho una parada en esta misma linea. Ante la negativa de cierre del fabricante de electrodomésticos de dos plantas con 1.000 personas, lxs trabajadorxs han cortado la producción este martes 17 de marzo.

Tambien lxs 11 mil trabajadorxs de la automotriz francesa Renault en España en sus plantas de Sevilla, Valladolid y Villamuriel de Cerrato, de la automotriz Italiana Iveco en Barajas (2400 trabajadorxs) de los aviones Airbus en Getafe (11 mil trabajadorxs).

En el área industrial del país vasco la movilización se ha extendido a diversas fabricas de menor tamaño también: Aernnova ( 500 trabajadorxs)

La central sindical vasca LAB a través de una conferencia vía streaming reivindicó la paralización de la actividad económica no esencial para priorizar la salud de lxs trabajadorxs.

"Para LAB, la prioridad a corto, medio y largo plazo, debe ser priorizar la salud de las personas. Por ello, desde el sindicato no se entiende que no se haya parado toda aquella actividad económica que no suponga un servicio esencial para la ciudadanía"

También se sumaron a estas paralizaciones lxs trabajadorxs de correos de España, quienes señalaron en un manifiesto: «No nos negamos a trabajar, nos negamos a enfermar y contagiar», parando completamente sus actividades a contar de este lunes.

Protestas en Chile

 

Las manifestaciones de la clase trabajadora chilena comenzaron a partir de esta semana. Luego de la presión de los gremios de trabajadores de la educación y los municipios, el gobierno se vio obligado a suspender las clases en la escuelas y liceos por 14 días. Sin embargo, la medida ha sido duramente cirticada por solo haber sido aplicada en educación y además obligar a funcionarios y funcionarias a hacer turnos.

El martes por la mañana en la Región Metropolitana conductores de SUBUS declararon la paralización alegando nulas medidas sanitarias frente a la pandemia. La misma jornada estallaron las protestas en los malls del país exigiendo el cierre temporal de los megacentros comerciales. Tras ello el gobierno negoció con el gran empresariado el cierre de algunas tiendas, o que ha sido denunciado por haberlo dejado a voluntad de los empleadores.

La jornada de ayer fueron los faeneros del proyecto MAPA de Celulosa Arauco que comenzaron un corte de ruta y una toma de una grúa exigiendo la paralización de la obra a propósito de la emergencia sanitaria. Las protestas continuaron hoy y se han replicado también en las faenas mineras del norte del país.

Puedes ver: Trabajadores MAPA de Celulosa Arauco se tomaron ruta 160 presionando para hacer cuarentena efectiva en sus hogares

 

Ayer, la agrupación Unidad Social que aglutina a gremios y sindicatos amenazaron con una huelga general si no se declara una cuarentena nacional.

 

Foto: Mario Ka

Estas leyendo

Ante la negligencia de los gobiernos la clase obrera responde a la pandemia Covid-19 en Italia, España y Chile