Argentina: Sindicalismo negocia su unidad como antesala al futuro gobierno peronista

[resumen.cl] La CTA dirigida por Hugo Yasky votó ayer jueves en su congreso la reunificación con la histórica CGT tras 28 años de divorcio del sindicalismo en Argentina. La medida fue tomada en antesala a las elecciones generales y a la luz del inminente triunfo del peronismo, quien vapuleó a la derecha neoliberal de Macri en las recientes primarias.

La reunificación de la CTA con la CGT de alguna forma refleja la unidad política entre el peronismo y el kirchnerismo alcanzado en la dupla presidencial Alberto Fernandez- Cristina Fernández de Kirchner.

Fue precisamente el propio candidato presidencial del peronismo unificado, Alberto Fernández, el que cerró el encuentro sindical de la CTA, señalando «El gesto es tan grande como el que tuvo Cristina».

El diario argentino Página 12 informó que la votación, que fue a mano alzada, acordó por unanimidad las tres propuestas centrales del Congreso:

1.- "Aportar a la unidad del campo popular y la lucha de la clase obrera con mandato a la conducción de la CTA a iniciar el proceso de unificación con la CGT"
2.- "Ser parte del diálogo de una concertación social" con el futuro gobierno
3.- "Porque la independencia de clase no es neutralidad, el compromiso político de apoyar la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner".

Tras la confluencia CTA-CGT, solo la CTA-Autonoma queda fuera de esta gran unidad sindical propiciada por el peronismo, CTA Autonoma, liderada por los trabajadores estatales de la ATE, sigue defendiendo la autonomía sindical frente a gobiernos y partidos.

Algo de Historia

Nacida en 1930 la Central General de Trabajadores (CGT) era en la práctica no solo la central única de trabajadores, sino además, desde la época peronista, la central oficial o de Estado.

Si bien terminó adoptando el peronismo como, como buena parte de la izquierda argentina, su origen fue más clasista, formada por socialistas, comunistas y  desde el sindicalismo revolucionario (de ahí su nombre: CGT, como la central sindical francesa de Fernand Pelleutier a la cual querían emular los argentinos). Era la fusión de la Unión Sindical Argentina (USA), continuadora de la histórica FORA (anarquistas) y la Confederación Obrera Argentina (COA).

Tras el golpe de Estado de junio de 1945, el ministro del trabajo el entonces coronel Juan Domingo Perón, fue detenido. Perón había impulsado una serie de reformas sociales: los convenios colectivos, el Estatuto del Peón de Campo, los tribunales del trabajo y la extensión de las jubilaciones a los empleados de comercio. La Izquierdista CGT inició una fuerte movilización en pro de su liberación, que se alcanzó el 17 de octubre de ese año. También en 1945 Perón se casó con «Evita» y despliegan un discurso político hacia esos "descamizados" que liberaron a Perón de las jaulas de la Oligarquía.

Aquel año la CGT se volcará en el Partido Laborista, que será clave en el triunfo electoral de Perón en las elecciones de 1946. Al Asumir, Perón fusiona los partidos que lo apoyaron, incluido el Laborista ligado a la CGT, en el "Partido Peronista" e incorpora en su primer gobierno a dos importantes hombres de la CGT e puestos claves de su gobierno: el socialista Ángel Borlenghi, fue nombrado en el estratégico Ministerio del Interior y Juan Atilio Bramuglia (abogado de la Unión Ferroviaria) fue designado Ministro de Relaciones Exteriores.

En 1950 durante un congreso de modificación de estatutos la CGHT establece "...que la Doctrina Peronista magistralmente expuesta por su creador el general Juan Perón, define y sintetiza las aspiraciones fundamentales de los trabajadores argentinos, y les señala la verdadera doctrina con raíz y sentido nacional, cuya amplia y leal aplicación ha de forjar una Patria justa, libre y soberana".

La CGT en 1950 ya es completamente peronista, a mediados de los 60 la organización ya está controlada por la denominada "burocracia sindical" contra la cual el sector más izquierdista del peronismo (Montoneros) iniciará una campaña de ajusticiamientos a quienes considera traidores a la clase obrera. Así fue como en 1969 Montoneros ejecuta a Augusto Timoteo Vandor (secretario general del poderoso sindicato metalúrgico) y a dos de sus secretarios generales, en 1970 a José Alonso y en 1973 a José Ignacio Rucci.

Tras el golpe militar de 1976 muchos de los dirigentes de la CGT y sus militantes sufrieron el ataque de la brutalidad de la dictadura. Los grandes sindicatos son intervenidos y sus dirigentes encarcelados o desaparecidos. La CGT es primero intervenida y luego legalmente disuelta. Reorganizada en la clandestinidad hacia 1979 comenzarán convocatorias huelgas contra la dictadura militar.

Caída la dictadura, la CGT confrontará al primer gobierno democrático de Raúl Alfonsín al cual ayudan a debilitar y derrocar. Con la llegada de Menem al poder, el gobierno peronista asume políticas neoliberales dictadas a partir del denominado "Consenso de Washington", el sindicalismo argentino se dividió entre quienes siguieron leales al gobierno peronista (La CGT de los Gordos), los que pretenden confrontar al gobierno sin romper (CGT de Moyano) y los sectores que se enfrentaron al gobierno y sus políticas neoliberales, que terminaron rompiendo con la CGT y conformando el Congreso de los Trabajadores Argentinos (CTA) el año 1992.

En la CTA confluyeron una mayoría de peronistas de izquierda (posteriormente kirchneristas), socialcristianos, comunistas y trotskistas, sus bases principales estaban en el sector público. Su histórico presidente, desde la fundación 1992 hasta el 2006, fue Víctor De Gennaro de Asociación Trabajadores del Estado (ATE), un símil a nuestra ANEF, a quien le siguió Hugo Yasky, Secretario General de la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA).

Durante los gobiernos Kirchneristas, la CTA se transformo en una central oficialista, lo que provocó el distanciamiento de un sector, liderados por ATE, que conformo la CTA-Autónoma.

 

*Imagen: Alberto Fernández cierra congreso de la CTA | Página 12